sábado, junio 30, 2007

BMW 535 i E34 1988 de Minichamps







La evolución de la Serie 5 de BMW se produjo de una forma racional y equilibrada, siempre presentando cambios sutiles pero sin grandes estridencias ni saltos bruscos. A finales de los años 80 el modelo E28 ya mostraba signos de obsolencia por lo que se presentó un sustituto denominado internamente E34. 

El nuevo BMW presentaba un diseño más moderno y acorde con los tiempos pero sin renunciar a la esencia que siempre había caracterizado a este vehículo. El resultado fue un sedán de gran tamaño que mezclaba a la perfección elegancia con deportividad. Pese a experimentar un cambio notable en el diseño, no se perdían elementos diferenciadores como los faros redondos gemelos o los dobles riñones en el centro del frontal. Otra de las bazas con que contaba era una nutrida gama de motores tanto en gasolina como en diésel. La gama comenzaba con el 520 con motor 2.0 y 150 cv. Le seguían el 525 (195 cv) y el 530 (200 cv). En diésel estaba el 524 TD (95 cv), que evolucionó al 525 TD de 115 cv. El motor turbodiésel de 6 cilindros y 2,5 litros evolucionó hacia la versión 525 TDS, que fue la berlina de gasóleo más rápida de su tiempo con 143 cv de potencia.

El 535, motorizado con el 6 cilindros "grande" de 218 cv, supuso el tope de gama. Este modelo representa a la perfección la filosofía de las grandes berlinas BMW, que no es otra que proporcionar un vehículo que permita hacer cómodamente los desplazamientos sin renunciar a una conducción rápida y deportiva. 

A partir de 1992, los serie 5 E34 incluyeron en su gama los nuevos motores V8 provinientes de la serie 7. El 535 pasaría de equipar el 6 cilindros grande a una versión compacta del nuevo V8 que le hacía ganar prestaciones a la par que confería al coche un empaque más señorial. Desde entonces los Serie 5 con motor V8 serían los 535 y 540. Cabe destacar como anécdota que el E34 equipado con el motor turbodiésel de 6 cilindros y 2,5 litros (525 TDS) fue la berlina de gasóleo más rápida de su tiempo con 143 cv de potencia.

El buen hacer de la marca Minichamps en lo referente a las miniaturas de BMW queda bien plasmado en este E34 de 1988. El molde es muy correcto y su decoración resulta impecable. Como es norma de la BMW a la hora de conceder licencias para realizar reproducciones a escala, el capó es practicable y permite ver un muy detallado vano motor con todos sus elementos.

No hay comentarios: