viernes, agosto 20, 2021

Daimler Double Six Vanden Plas SI 1972 de Matrix Scale Models







Una breve cronología para empezar. En 1960 Jaguar Cars compra al BSA Group la venerable firma Daimler, todo un clásico de la automoción británica y que hasta 1950 fue el suministrador oficial de coches para la Casa Real. El motivo de dicha adquisición era sencillo. El entonces presidente de Jaguar, William Lyons, necesitaba ampliar la capacidad de producción de su empresa y dado que Daimler era un fabricante de manufactura a pequeña escala, la firma de Conventry podía obtener un mayor aprovechamiento de la factoría de Daimler añadiendo a la línea de producción algunos modelos Jaguar. En un principio, Jaguar garantizó la independencia de Daimler y mantuvo los modelos entonces en catálogo, no obstante, no tardaron en llegar productos fruto de la sinergia entre ambas compañías. El primero sería el V8 250 Automatic, un Jaguar MK 2 con motor V8 Daimler, que tuvo muy buena acogida en EEUU. En 1966 Jaguar Cars pasa a formar parte del consorcio British Motor Corporation y ese mismo año se presenta el segundo coche fruto de la sinergia Jaguar-Daimler, el Sovereign, un Jaguar 420 con los distintivos estéticos de Daimler. En 1968 la BMC pasa a convertirse en la British Leyland y ese mismo año tiene lugar el lanzamiento de uno de los coches más populares y legendarios de la marca del felino, el XJ.

Jaguar también vendió la berlina XJ bajo la denominación Daimler Sovereign con sus correspondientes distintivos estéticos y, al igual que su hermano, en dos versiones mecánicas de seis cilindros, de 2.8 y 4.2 litros. En 1971, Jaguar dota a la tercera generación del deportivo E-Type del nuevo motor V12 de 5.3 litros y 272 CV. En 1972, William Lyons se retira de la presidencia de Jaguar y su cargo pasa a ostentarlo Frank Raymond Wilton 'Lofty' England. Lofty England, ingeniero de profesión, inició su trayectoria en el mundo del automóvil precisamente en la vieja Daimler entre 1927 y 1932, y también había logrado el segundo puesto en el Rally RAC a los mandos de un Daimler 30/40 HP Double Six. Dado que a partir de ese año el nuevo motor V12 de Jaguar se ofrecía también en las berlinas XJ, Lofty England estimó que la versión más lujosa del Jaguar XJ con motor V12 se denominaría Daimler Double Six como tributo y recuerdo del viejo automóvil fabricado entre 1926 y 1938

Exteriormente, el Daimler Double Six, así como su hermano menor Sovereign, se diferenciaban del Jaguar XJ por la adopción de la clásica parrilla de borde estriado, similar a la que años atrás emplearon los Daimler V8 250 y Sovereign 1966-1969. El Double Six adoptaría el acabado Vanden Plas, un nuevo guiño a los viejos tiempos de la Daimler clásica. La veterana firma carrocera fundada en Bélgica y con sede en Reino Unido desde 1913, y tras la II Guerra Mundial se integraría en el consorcio BMC. Ya dentro de este conglomerado de empresas, Vanden Plas se encargaría de realizar las versiones más lujosas de los coches del grupo, a los que se añadieron desde 1966 los de Jaguar y Daimler. El acabado Vanden Plas se distinguía por el empleo de un techo de vinilo, amén de un interior más completo y lujoso que en el resto de la gama XJ. Dicha terminación sólo se ofrecía en la versión con carrocería de batalla larga.

Con su motor V12 de 5.3 litros y 272 CV aparejado a una caja de cambios automática de tres velocidades firmada por Borg-Warner, el Daimler Double Six alcanzaba una velocidad punta de 225 Km/H. No sólo era más rápido que el Rolls Royce Silver Shadow, su principal competidor, también era más atractivo estéticamente y tenía un precio más contenido, lo que lo hacía un coche mucho más interesante. En 1973 se presenta la segunda generación del Jaguar XJ, por lo que el Daimler Double Six SI apenas estuvo un año en el mercado. En total se fabricaron 534 unidades de la versión con carrocería estándar y 351 LWB con acabado Vanden Plas.

Si bien, como gran apasionado de la marca Jaguar y del modelo XJ en particular, tengo en la colección una buena representación de los mismos, aunque sólo una unidad de la versión Daimler, concretamente el SIII de Neo Scale Models. Perdí la oportunidad de hacerme con la primera referencia del Daimler Double Six Vanden Plas SI del fabricante de miniaturas Matrix Scale Models, un modelo tremendamente interesante en un raro color rosa metalizado. Luego llegó otra referencia del mismo en dorado, que no me llamó la atención y, finalmente, a falta del rosa, he optado por la tercera variante, lanzada recientemente al mercado, en un clásico color verde oscuro, ideal para un automóvil británico. He quedado gratamente sorprendido con la miniatura y puedo afirmar sin equivocarme que se trata del mejor representante de la estirpe Jaguar XJ de mi colección a día de hoy, ya sea por las formas correctas y proporcionadas del molde, así como del magnífico acabado que imprime Matrix a todas sus creaciones. ¿Nos sorprenderá la empresa de mi buen amigo Mark Asbreuk con un Daimler Sovereign SII con carrocería coupé. No estaría nada mal. 

Nota final: el reportaje fotográfico ha sido realizado en los jardines de mi casa de campo 'El Romeral' en Chiclana de la Frontera, Cádiz, pese a que a los lectores les parezca una campiña de los Costwolds. 

domingo, agosto 15, 2021

Lincoln Continental MK III 1971 de GiM









Sin ningún lugar a dudas, el Continental es el modelo más representativo y popular de la firma estadounidense Lincoln, la división de automóviles de lujo de la Ford Motor Company. La primera generación del Continental vio la luz en 1941 pero su trayectoria se vio discontinuada al igual que la mayoría de los coches americanos de su tiempo debido a la entrada de los EEUU en la II Guerra Mundial. La segunda generación es posiblemente el modelo más ambicioso de la estirpe, tanto que incluso se prescindió de la denominación Lincoln para llamarse simplemente Continental MK II con el objetivo de competir con más fuerza con Cadillac e Imperial. Sin embargo, este automóvil no obtuvo el éxito esperado y el concepto primigenio del Continental, el del vehículo personal coupé de lujo, independiente y diferenciado del resto de la gama, fue abandonando por Lincoln, empleándose la denominación para las versiones más lujosas de la gama 1958, y a partir de 1961 para la nueva generación berlinas de la marca. A mitad de la década de los 60, con Lee Iacocca como vicepresidente de Ford, se decidió dar una nueva oportunidad al concepto Continental primigenio.

En septiembre de 1965, Iacocca sugirió al entonces vicepresidente de diseño de Ford, Gene Bordinant, colocar una calandra tipo Rolls Royce sobre el Thunderbird vigente. Justo unos meses más tarde, en marzo de 1966, Rolls Royce lanzaba al mercado su Corniche Coupé adelantándose a la idea de coche que rondaba en los planes de Ford. El nuevo Continental Mark III, denominado así para dejar bien claro que se trataba del sucesor espiritual de los MK I y II -pese a que en 1958 ya se vendió un Continental MK III- basado en la misma plataforma que los Continental berlina de 1961-1969 y de los Thunderbird de cuatro puertas de la quinta generación, todo ello para abaratar al máximo posible los costes de producción. Su principal competidor fue el Cadillac Eldorado con tracción delantera, que compartía a su vez plataforma con los Oldsmobile Toronado y Buick Riviera.

Las primeras unidades llegarían al mercado en abril de 1968 y de hecho son las más raras y menos comunes, pues todavía el techo de vinilo era una opción. Los MK III sin techo de vinilo se cuentan entre los más raros. Las ventas del Thunderbird se estaban resintiendo, pero el MK III fue un éxito comercial inmediato, pues pese a que se vendía como un vehículo de alta gama, sus costes de desarrollo eran muy contenidos al compartir muchos componentes con otros vehículos de la Ford, y ello se tradujo en muy buenos resultados económicos. Sólo estaba disponible con una opción mecánica, el V8 385 de 7.5 litros -460 pulgadas cúbicas- y 300 CV de potencia, aparejado a una caja de cambios automática C6 de tres velocidades. 

Los MK III incluían un equipamiento de lo más completo: dirección asistida, elevalunas eléctrico, faros delanteros ocultos y asientos delanteros ajustables eléctricamente de modo independiente pese a ser de banco única. El salpicadero, cuadro de instrumentos y paneles de las puertas lucían inserciones de imitación de madera, bien roble inglés o palisandro de las Indias Orientales. El reloj era de la marca Cartier y la tapicería de serie de vinilo con inserciones en textil, siendo opcional la de cuero. Como se ha dicho más arriba, el techo de vinilo de sarga de caballería era opcional al principio, pero fue de serie desde 1969. Los ejemplares sin techo de vinilo son raros, pues era una opción muy demandada debido a que el techo del MK III era una pieza independiente de la carrocería, con lo que el techo de vinilo disimulaba muy bien la soldadura de unión. Eran opcionales también el diferencial antideslizamiento Sure Track, el ABS y el control de velocidad de crucero. Los faros contaban con un sistema regulado automáticamente para bajar la intensidad y no molestar a los otros conductores. 

En 1970 se introducen unos nuevos neumáticos radiales Michelin en exclusiva para el MK III, la primera vez que el fabricante francés suministraba a un vehículo americano. Ese mismo año, la revista Motor Trend puso al MK III cara a cara con el Eldorado de Cadillac en una prueba comparativa y el modelo de Ford venció al de GM por la mínimo. A partir de este año dicha publicación instauró una suerte de competición por ver quién era 'The King of the Hill' entre ambos vehículos. 

1971 fue el último año del MK III, coincidiendo con el Golden Anniversary de Lincoln. La potencia del motor subió hasta los 365 CV. En 1972 el MK III fue sustituido por el nuevo MK IV, más grande, más barroco y más ostentoso aún, aunque esa, es otra historia que podéis leer pinchando AQUÍ. El Continental MK III más famoso de la cultura popular es el que conducía el gran actor español Fernando Rey interpretando el papel del gángster Alain Charnier en el thriller de 1971 'French Connection' dirigido por William Friedkin, curiosamente del mismo color exactamente que la miniatura protagonista de esta entrada.

Tras muchos años finaliza mi búsqueda de un Continental MK III para la colección. El ejemplar elegido es el realizado recientemente por el fabricante Great Iconic Models -GiM-, la nueva división de miniaturas de clásicos americanos de Matrix Scale Models, por lo que el modelo en cuestión tiene la misma calidad que los productos de la mencionada firma. Está realizado en resina y cuenta con una terminación de gran calidad, en línea con el resto de productos que Matrix suele ofrecer. Destaca la profusión de piezas independientes y fotograbados. El trabajo de pintura es sobresaliente. Las formas del molde parecen correctas y proporcionadas. Hasta hace bien poco el MK III más fácil de encontrar era el fabricado por la casa americana Automodello, superior en precio. Ahora se suma el de GiM.