miércoles, octubre 12, 2011

Chrysler Town & Country 1976 de American Excellence

La denominación 'Town & Country', que dice literalmente 'Ciudad y Campo', ha sido utilizada por la Chrysler Corporation desde la decada de los 40 del siglo XX para sus coches del tipo familiar o station wagon, aunque también recibieron esta denominación algunos modelos cabriolets, aunque no de manera continuada. El rasgo que caracterizó a todos los T&C era los característicos adornos en madera de la carrocería, que en un principio fueron auténticos y conforme pasaron los años, de imitación.

La gama de 1976 de Chrysler incluyó una fantástica versión familiar del buque insignia de la marca, el Imperial, que como era tradición recibió la denominación Town & Country. Era un automóvil con un aspecto muy llamativo y un tamaño realmente descomunal. La prensa especializada no dudó en afirmar de él que era "una trabajador eficiente durante el día y una estrella glamourosa por la noche" gracias a un estilo que mezclaba la elegancia con la practicidad. Por supuesto, su carrocería llevaba los clásicos paneles de imitación en madera. En su espacioso interior se podía albergar a seis adultos con equipaje, gracias a una generosa capacidad de carga de 2.800 litros, que podía aumentar si se abatían los asientos traseros. Igualmente el coche disponía en el maletero de tros dos asientos supletorios en el caso de que fuesen ocho los viajeros.

Bajo el capó latía un enorme V8 de 7,2 litros, aunque con las restricciones a las que fueron sometidos todos los motores tras la crisis del petroleo se conformaba con apenas 205 cv de potencia. Con todo, el T&C no buscaba batir records de velocidad, sino ser un automóvil cómodo con el que hacer largos viajes, de hecho, a muchos les vendrá a la mente la clásica película americana de los 70-80 con la típica familia americana viajando.

Una de las miniaturas más interesantes lanzadas este año es bajo mi punto de vista es esta llamativa ranchera Chrysler firmada por American Excellence (Neo), un modelo que hasta ahora no lo habíamos visto en la escala 1/43 y que destaca por su vistosidad y su excelente acabado, donde destacan los paneles de imitación en madera, o los múltiples elementos de metal fotograbado, como la baca trasera, las agarraderas del maletero o los logos. Una miniatura que no le debería faltar a ningún coleccionista de vehículos americanos.

No hay comentarios: