martes, octubre 11, 2011

Volkswagen Typ 14A Hebmüller Cabriolet 1949 de Minichamps

En una Alemania completamente devastada tras la II Guerra Mundial, el popular Volkswagen Escarabajo ya había demostrado con creces ser el coche robusto y económico que miles de personas con limitadísimos recursos necesitaban para salir del paso. En 1948 el país comenzaba a recuperarse, la década de los 50 ya estaba a la vuelta de la esquina y ya había personas que pensaban en el coche como algo más que un medio con el que desplazarse de un punto A a un punto B.

Consciente de la gran aceptación del Escarabajo por parte del público y poniendo en práctica la famosa frase 'el show debe continuar', Volkswagen comenzó a pensar en la idea de ofrecer un Escarabajo más destinado al ocio y al disfrute, toda vez que ya habían fabricado versiones militares, civiles y comerciales.

La empresa de Wolfsburg decidió encomendar la producción del nuevo modelo a la compañia carrocera Hebmüller, fundada por Joseph Hebmüller en Wuppertal en 1889, especializada en carruajes y que desde 1919 había realizado encargos especiales para marcas como Hanomag, Opel, Lloyd, Hansa, Ford y Humbert.

El diseño que Hebmüller propuso a Volkswagen eliminaba las plazas traseras y hacía el coche aún más compacto. La forma del nuevo capó motor hacía que el coche pareciese igual tanto desde delante como de detrás. Después de un año de desarrollo ve la luz el Typ 14A, del que Volkswagen encargó un pedido inicial de 2.000 modelos. El coche definitivo era muy elegante, pues se ofrecía en llamativas combinaciones bitono. Pero el incendio y casi destrucción de la fábrica de Hebmüller dieron un poco al traste con los planes de Volkswagen. Para colmo de males, poco después de su reconstrucción, la empresa empezó a acusar problemas financieros y en 1951 se detuvo la producción, cuantificándose un total de 696 modelos construidos.

La producción del Escarabajo descapotable fue encomendada a Karmann de Osnabrück. El Volkswagen Typ 14A Hebmüller ha pasado a la historia del automovilismo como la versión más bella y exclusiva del coche más popular del mundo y hoy día es una pieza muy cotizada por los coleccionistas de clásicos y eso que mecánicamente no tenía diferencia con el Escarabajo de serie, montando el mismo motor de 25 cv de potencia.

El fabricante alemán Minichamps se da muy buenas trazas con las reproducciones de sus vehículos patrios, y buena prueba de ello es este simpático y bonito Hebmüller, una miniatura de diecast muy bien realizada en sus formas y con un excelente detallado. La llamativa combinación de color lo hace aún más vistoso. No soy un gran admirador del Escarabajo, pero en esta ocasión me parece un modelo muy a tener en cuenta por lo que ha representado.

No hay comentarios: