viernes, enero 30, 2015

Lincoln Continental MK II de Minichamps



 


 Con el objetivo de construir un automóvil de gran lujo que fuera el heredero histórico de los grandes autos de antes de la II Guerra Mundial y con el objetivo de hacer frente a la competencia de Cadillac y la recién nacida Imperial, la nueva marca de lujo de la Chrysler Corporation, nació Continental, una nueva marca dentro de la Ford Motor Company situada justo por encima de la hasta entonces marca de más representación de la compañía de Dearborn, Lincoln. De hecho, el ejemplo a seguir y la inspiración del primer coche que estaba en proyecto era el legendario Lincoln Continental con motor V12 de primeros años 40, cuya producción se vio interrumpida por la II Guerra Mundial.

Para el desarrollo de la división Continental en un principio se pensó en gente de fuera, pero finalmente se optó por un equipo de la casa, concretamente el de la División de Productos Especiales, integrado por los ingenieros John Reinhart (jefe de Estilo); Gordon Buehrig y Robert McGuffey Thomas (chasis); y Harley Copp (ingeniero jefe). Con Bill Schmidt como diseñador y William Clay Ford al mando de todo.

El aspecto del Continental MK II era radicalmente diferente al resto de modelos de la época, repletos de aletas, cromo y diseños extravagantes. tenía una apariencia mucho más sobria, simple, de una elegancia clásica. En su frontal recordaba un poco al Ford Thunderbird, mientras que en su trasera destacó la rueda de repuesto encastrada en el maletero, con el anagrama de la estrella de cuatro puntas y la leyenda 'Continental' coronando el abombamiento trasero. Este recurso, inspirado también por el estilo del empleado en el Lincoln Continental de 1941, pasó a denominarse 'Continental Kit' y fue usado hasta principios de los 90 en las sucesivas generaciones del modelo.

Técnicamente incorporaba todos los avances del momento: dirección asistida, servofreno, asientos y elevalunas eléctricos, y tacómetro. Sólo el aire acondicionado era la única opción disponible. En el apartado mecánica, se recurrió a un motor Lincoln V8 de 6.000 cc (368 ci) de 285 cv de potencia, que un año más tarde, en 1957, se modificó para ofrecer 300 cv. Todo aparejado a una caja de cambios automática de tres velocidades 'Turbo Drive'.

El coche debutó en el Salón de París de 1955, comenzando a venderse oficialmente un año más tarde. Un total de 3.000 unidades se vendieron en total, en los dos años que estuvo en producción. Su coste de 10.000 dólares era el equivalente a un Rolls Royce Silver Cloud o dos Cadillac. Ford estimó las pérdidas que les ocasionó este modelo en unos 1.000 dólares por cada coche.  Entre sus ilustres propietarios se encontraban Humphrey Bogart, Elvis Presley, Frank Sinatra, el Shah de Persia Mohamed Rezah Pahlevi o Elizabeth Taylor, que se lo regaló la Warner Bros. Igualmente, destacar su aparición estelar en la película 'Alta Sociedad' de Grace Kelly y Bing Crosby.

Conviene aclarar que el Continental MK II no era un Lincoln, aunque sí se vendía en los concesionarios de esta marca. No obstante, Continental como marca independiente de la Ford Motor Company sólo duró los dos años en que el Continental MK II estuvo en producción, y el nombre Continental volvió a de nuevo a Lincoln, con el MK III de 1958. Con todo, puede considerársele Lincoln pues de hecho en la línea cronológica del Lincoln Continental el MK II es considerado como tal.

Esta miniatura de Minichamps lleva en mi colección desde el año 2004 cuando la compré en una pequeña tienda de Atenas, junto a la plaza Kolonaki, pero lo cierto es que nunca le había dedicado una entrada en condiciones. Lo mismo pretendo hacer con una serie de modelos que voy a ir presentando en lo sucesivo. Esta miniatura de Minichamps tengo que decir que tiene una calidad de terminación extraordinaria. El molde tiene unas formas muy correctas y el ornamentado puedo decir que es correcto aunque con carencias, pues si bien se hace uso de material fotograbado para el emblema sobre el capó, otros cromados y piezas no están resueltos tan bien. Sí es muy bueno el interior, con la tapicería bicolor. No obstante estamos ante un Minichamps con unos años ya, pero que resiste muy bien el paso del tiempo, siendo una de mis miniaturas favoritas de mi colección.

No hay comentarios: