sábado, enero 24, 2015

DKW F89L de Altaya








DKW, siglas en alemán de Dampf Kraft Wagen -coche propulsado a vapor- nace de la mano del ingeniero danés Jorgen Skafte Rasmussen en 1916 establecida en Zschoppau como productora de repuestos para máquinas de vapor. Ese mismo año fabricó su propio automóvil, propulsado a vapor, como no podía ser de otro modo. En 1919 Rasmussen construye un motor de combustión de dos cilindros y dos tiempos de juguete llamado Des Knabe Wunsch -literalmente, el deseo de un niño-. A raíz de instalar una versión modificada de dicho motor en una moto, denominada Das Kleine Wunder -una pequeña maravilla- se produce el despegue definitivo de esta compañía alemana, el mayor productor de motos en los años 30, que en 1932 pasaría a integrarse en el Consorcio Auto Unión junto a Audi, Horch y Wanderer.

Es obvio el dato de que la II Guerra Mundial devastó la industria alemana tanto en el aspecto físico como en el económico, y DKW-Auto Unión no fue una excepción. No obstante, fue una de esas compañías alemanas que supo sobreponerse a la adversidad con el lanzamiento de un producto más que adecuado lanzado en el momento oportuno. 

La nueva furgoneta DKW F89L nace en 1949 bajo la denominación 'Schnellaster' -transporte rápido- y fue un vehículo pionero en el concepto de diseño 'Monovolumen', una sola unidad integrada con piso bajo y capó aerodinámico y pensada para optimizar el mayor espacio para la carga y sus ocupantes. El motor va colocado de forma transversal, las ruedas lo más pegadas a las cuatro esquinas y la tracción es delantera, concepto mecánico que el Mini de la BMC extrapolaría al automóvil de turismo. Las primeras unidades iban equipadas con el motor de dos cilindros y dos tiempos, de 700 y 800 cc, mientras que a partir de 1955 llegó un tricilíndrico de 900 cc. La F89L estuvo en el mercado hasta 1962.

Cabe destacar que en 1954, la empresa Imosa, radicada en Vitoria, inició la producción bajo licencia de la DKW F89L, siendo quizás durante décadas el vehículo de transporte y trabajo más popular de España, de hecho, el término 'DKW' -decauve- era utilizado coloquialmente por los españoles para referirse a las furgonetas en general, incluso hoy día aún se escucha.

Estas simpáticas miniaturas llevan conmigo ya cerca de una década y aún no habían aparecido en el blog, por lo que ya les tocaba. La de color marrón -metalizado- se corresponde con un modelo de carrocería minibús o kombi, como se dice en Alemania. Pertenece al coleccionable editado por Altaya 'Nuestros Queridos Coches'. El otro modelo tiene configuración de carga y luce la librea de la popular empresa 'Danone', radicada en Barcelona y productora de referencia de yogures y productos lácteos. En ambos casos se trata de miniaturas realizadas por Ixo, aunque en línea económica. De ellas podemos decir que cuentan con un molde correcto y proporcionado y con un acabado más que decente aún tratándose de miniaturas económicas. Con todo, bajo mi punto de vista creo que se trata de dos modelos que ante todo tienen un especial valor para un coleccionista español.

1 comentario:

gattamelata dijo...

Estas DKW me traen buenos recuerdos, de cuando yo era muy pequeño. Ya casi no me acuerdo del sonido del motor dos tiempos y su correspondiente humo en el escape, pero la versión Danone, tan colorista, trasporta con alegría a tiempos pasados.
Saludos