domingo, febrero 01, 2015

Riley Elf de Vitesse







El enorme e inmediato éxito logrado por el Mini de la BMC trajo consigo, entre muchas consecuencias, diferentes variantes de carrocería: station wagon, pick up o incluso el desarrollo de pequeños deportivos sobre su conjunto chasis motor. Cuando desde la dirección de la BMC, preguntaron a Sir Alec Issigonis, su creador, si podía fabricar una versión con maletero, éste se negó. No obstante, desde la casa matriz decidieron seguir adelante con este proyecto y contrataron al ingeniero australiano Dick Burzi para que se hiciera cargo del mismo.

El objetivo de la BMC era disponer en su catálogo de un automóvil con la misma maniobrabilidad, agilidad e inteligente distribución del espacio del Mini original pero con un aspecto más maduro capaz de seducir a todo ese público que encontró en el Mini un auto demasiado juvenil para ellos. Partiendo de la base del Mini y haciendo uso de sus aletas y puertas y ventanas se le añadió un tercer volumen a su carrocería, terminado en dos pequeñas aletas muy al estilo de la época.

El nuevo automóvil sería vendido bajo las marcas de más representación del Consorcio BMC, Riley y Wolseley, naciendo así los Elf y Hornet. El Riley Elf incorporó en su frontal la clásica parrilla de la marca, con un módulo vertical en el centro y dos horizontales a los lados del mismo. El interior se planteó como un auto de gran lujo: asientos de cuero, salpicadero e inserciones en madera y gruesas moquetas de lana. En el apartado mecánico las primeras versiones equipaban el motor transversal BMC de cuatro cilindros de 850 cc para pasar más adelante al de 998 cc.

Pese a que Alec Issigonis se desvinculó de este proyecto por no creer en él, lo cierto es que tanto el Riley Elf como su gemelo el Wolseley Hornet, tuvieron un muy buen resultado comercial, así pues aquellos conductores que buscaban un auto con todos los lujos pero con un tamaño más contenido y más maniobrable, optaron por ellos. El Riley Elf estuvo a la venta hasta 1969.

Esta miniatura está fabricada por Vitesse, un clásico fabricante de modelos a escala 1/43 oriundo de Portugal pero que desde el año 2000 se integró dentro del fabricante chino Sun Star. Este Riley Elf pertenece a su serie 'British Classic Cars' y lo que más me gusta es su magnífico molde, con muy buenas formas. El acabado lo califico como bueno a secas, si es cierto que es una miniatura ya con unos años encima pero tiene detalles muy toscos, como es el caso de los retrovisores delanteros o los limpiaparabrisas, que no son ni siquiera piezas independientes- No obstante el conjunto tiene buena apariencia y es de las pocas miniaturas de este automóvil que hoy podemos encontrar.

No hay comentarios: