martes, febrero 19, 2008

Alfa Romeo 164 3.0 V6 Super de Minichamps








Las berlinas de gama alta y de representación nunca en la historia del automóvil han buscado tener carácter deportivo. Sí que es cierto que algunos fabricantes siempre han tenido la tendencia de incluir versiones de altas prestaciones en sus gamas de sedanes y valgan como ejemplo los BMW M. Pero dejando aparte preparaciones específicas en pocas ocasiones una berlina de cuatro puertas del segmento premium ha estado dotada de innato carácter deportivo, salvo los honrosos ejemplos de los Quattroporte de Maserati o los XJ de Jaguar. A este exclusivo club se le puede añadir el 164 de Alfa Romeo, una berlina de lujo y representación, pero con todas las concesiones deportivas de la marca milanesa.


El 164 se mostró por primera vez en el Salón de Frankfurt de 1987 y se le puede considerar el Alfa de la transición de la marca. A finales de los 80 Alfa Romeo todavía era independiente y navegaba con rumbo oscilante ofreciendo productos atractivos pero de dudosa calidad. El 164 fue el último modelo de esa época y el que el gigante Fiat aprovechó para relanzar de nuevo la marca de Milán. 

El 164 se basó en un chasis denominado 'Tipo 4', que también empleaban otros coches del ente Fiat, como el Fiat Chroma y el Lancia Thema, además de un combidado de piedra como el Saab 9000. El diseño de su preciosa carrocería era obra del maestro Pininfarina, de hecho, fue el proyecto que siguió al mítico Testarossa de Ferrari. 

El buque insignia de Alfa montaba motores de gasolina de cuatro y seis cilindros y un diésel. El modelo reducido a escala es la réplica de un 3.0 V6 Super, de 12 válvulas por cilindro y que erogaba 180 CV. 

Caben destacar dos anécodotas. Por un lado, que el 164 fue el último sedán de Alfa en venderse en los Estados Unidos. Y por el otro, que estuvo a punto de ser el modelo elegido para la celebración de las copas Procar. La Fórmula 1 siempre había incluido alguna carrera telonera. A principios de los 80 la Procar era una competición monomarca en la que se utilizaba el BMW M1. Alfa Romeo diseñó un prototipo con chasis Brabham y motor V10 central con una carrocería de Alfa 164. Finalmente la idea no fraguó y este modelo, el 164 Procar se quedó en una pieza museo.

Minichamps ha tardado casi un año en desvelar su Alfa 164 y vistos los resultados parece que la espera ha merecido la pena. Se ha notado un nuevo aumento en la calidad de fabricación de los nuevos Minichamps, aspecto que ya destacamos en el capítulo del Opel Calibra. En líneas generales se puede decir que el modelo es sobresaliente, con un precioso tono azul que contrasta con el color claro de la tapicería y el interior. reseñar que los cromados son de verdad y no pintura plateada como suele ocurrir en otras ocasiones.

No hay comentarios: