sábado, julio 21, 2007

Mercedes 300 SE Lang 'Heckflosse' W112 de Minichamps






Daimler Benz inicio a finales de los 50 un proceso de estandarización de sus productos para beneficiarse de las ventajas de la teoría de la Economía de Escala. De este modo, la nueva generación de modelos introducidos en 1959, los denominados 'Heckflosse' -Colas-, compartirían una única plataforma.

Los primeros 'Colas' en aparecer fueron los 220/220 S/220 SE W111, a los que poco después se les añadirían sus correspondientes versiones coupé y cabriolet. En 1961 llega el modelo básico W110, los 190/190 D. Puesto que el modelo llamado a reemplazar a las limousines 300 W189 aún estaba en desarrollo, Mercedes buscó una solución temporal instalando el motor de seis cilindros y 3.0 litros en una berlina W111, a la que denominó W112 300 SE.

Mercedes desarrolló una importante campaña de marketing exponiendo sus modelos con el fin de que el público pudiera diferenciarlos, de este modo el W112 difería de su hermano más sencillo W111 luciendo más ornamentos cromados y estrenando unas nuevas llantas con tapacubos de 14 pulgadas. Además añadía dirección asistida de serie, una sofisticada suspensión por gas y cambio automático. Su precio era el doble que el del 220. Un año después, en 1963, Mercedes presentó un W112 con carrocería de batalla alargada denominado 300 SEL o 300 SE Lang -largo-.

Gracias a su motor de seis cilindros y 3.0 litros M189 de 170 CV, el W112 fue durante un breve espacio de tiempo el tope de gama de Mercedes, pero tras la llegada ese mismo año del nuevo 600 W100, el auténtico sustituto del  300 W187, las ventas del W112 cayeron drásticamente, no así las de sus variantes coupé y cabriolet. En 1965, toda la gama 'Heckflosse', los W111/110/112, fue sustituida por la nueva Clase S W108/109.

La verdad es que el modelo 'Colas' no puede quejarse de su representación en el mundo de las miniaturas. Y menos aún en lo que a la escala 1/43 se refiere, ya que se puede disponer de toda su gama. Vitesse cuenta desde hace tiempo con un W111 220 SE, que fue remozado con éxito al incluirse la marca dentro de Sunstar. Ixo, basándose en el molde Vitesse, cuenta con el W110. Sparks presentó hace un año más o menos su Colas W112 de base corta. Y para completar la gama de berlinas (no hablamos de los coupés y cabrios) llega de la mano de Minichamps un W112 de base larga. En este caso el modelo ha sido puesto a la venta hace muy poco tiempo y en él vemos cuál es la intención de Minichamps, seguir rizando el rizo. En este caso hay detalles muy buenos como el anagrama del modelo en una pieza independiente en vez de pintado como ha sido norma habitualmente. También destaca el efecto del interior como si fuese la tapicería de ante. El resto de detalles son los habituales que nos encontramos en los Minichamps, muy buenas piezas independientes como tiradores de puertas, la estrella, la parrilla del radiador y faros; y un molde muy bien resuelto y proporcionado.

domingo, julio 15, 2007

Alpine Renault A310 V6 de Minichamps






No cabe la menor duda de que el nombre Alpine siempre evocará al legendario A110. Cuando éste ya presentaba cierta obsolencia, llegó su sucesor, denominado A310. El coche que se presentó en 1971 como un coupé de motor central trasero -no podía ser de otro modo- cuyas agresivas líneas rompían considerablemente con su antecesor, muy redondeado y de aires clásicos. El A 310 destacaba por su estilo futurista. 

En un principio se ofertó con el motor más potente montado en la nueva berlina Renault 16, un cuatro cilindros Gordini 17TS de 1.6 litros y 127 CV. La primera generación de este coche era fácilmente reconocible por sus seis luces frontales. En 1976, el prestigioso diseñador Robert Opron realizó un restyling al A310, que se complementó con la llegada de un nuevo motor V6 más potente, algo que este coche demandaba desde el principio pues le causaba una sustancial desventaja respecto a sus principales rivales. Se trataba de una mecánica denominada PRV -Peugeot, Renault y Volvo- desarrollado como un Joint Venture entre las tres marcas que en este caso cubicaba 2.7 litros y rendía 150 CV, lo que le permitía lograr una máxima de 220 Km/H. Tanto el cuatro cilindros como el V6 compartían catálogo.

Al final de su vida comercial se ofrecieron las versiones GT Pack, con nuevas llantas y kit aerodinámico. El motor PRV de esta serie fue modificado hasta los 2.9 litros y su potencia subió cerca de los 190 CV. Los A310 mantuvieron con su pedigree el brillante palmarés de competición de la marca Alpine, con especial éxito en las carreras de Grupo 4 de Campeonato Francés. Guy Frequelin ganó el Nacional de Rallyes de Francia con un A310.

Un coche como el A310 goza de muchas y muy buenas miniaturas, como el Phase I de Ixo, o el GT de UH. Ahora aparece la versión de Minichamps, que es un Phase II con sus típicas llantas de 'altavoz' y sus faros frontales rectangulares de doble óptica. Par empezar, vamos a destacar el error garrafal de la desproporcionada antena de radio. Por lo demás estamos ante una excelente y fina miniatura, empezando por su molde, de formas y proporciones correctas, y un muy buen acabado, con la habitual calidad de Minichamps. Resalto también el color elegido es uno de esos metalizados tan de moda en los 70 y en los 80.

sábado, julio 14, 2007

Alfa Romeo 1750 GT Veloce de Auto Art






Apareció en 1967 como sucesor del Giulia GT Sprint GT Veloce, de hecho, ése es el significado de sus siglas, 'Gran Turismo Veloce'. Compartía su mecánica con el nuevo 1750 Berlina y, motor que también se montó en la nueva carrocería del modelo Spider, siendo la primera vez que Alfa Romeo acometía una racionalización así.

Pese a que seguía teniendo el mismo aspecto que el primer Giulia Sprint aparecido en 1963, con su atractiva carrocería de Bertone, era fácilmente distinguible de todos sus antecesores gracias a un frontal de nuevo diseño con grupos ópticos dobles. Su motor cubicaba 1,7 litros sieendo 122 cv de potencia El hecho de llamarlo 1750 obedece a homenajear a un antiguo modelo de la casa, política muy común en Alfa Romeo. Esta mecánica no sólo era ofrecía mejores prestaciones que el anterior 1,6, sino que era mucho más elástica y con un manejo mucho más sencillo incluso a altas velocidades. Las versiones destinadas a Estados Unidos y Canadá se equiparon un sistema de inyección fabricado por la empresa subsidiaria Spica. Otras mejores mecánicas importantes fueron los neumáticos, un poco más estrechos pero con llantas de mayor diámetro, y un nuevo sistema de frenos de disco.

Otros de sus rasgos estéticos distintivos era el logotipo 'GT Veloce' sobre la tapa del maletero y el emblema del 'Quadrifoglio' en el pilar C, bien en verde, bien dorado, según versión. En su interior destacaban especialmente los nuevos velocímetro y tacómetro de gran tamaño, montados estratégicamente para que los reflejos no molestaran al conductor. A partir de 1970 se comienza a vender el 1750 GTV Serie 2, con algunas novedades técnicas y unas defensas más finas. A partir de 1971, sería sustituido por el 2000 GTV.

Siempre que me enfrento a la presentacion de una miniatura de Auto Art digo lo mismo, es una pena que una marca con tantísima calidad y a un precio razonable no disponga de un catálogo más amplio de miniaturas. Este Alfa 1750 es la cuarta variación de color presentada hace relativamene poco tiempo. A la gran calidad del molde, hay que añadir el rico acabado exterior con todos sus detalles (no es que estos Alfas estuviesen muy recargados) y un interior muy bueno que reproduce con celo todo lo que comentamos antes. Como signo de distinción de la marca están las ruedas delanteras con dirección, algo que da muy buena imagen a una miniatura sobre todo a la hora de exponerla en la vitrina. Como pega menor señalaremos el color, que aunque estaba en el catálogo real, no era el más típico, pero ya se sabe que pasa con algunas marcas de miniaturas y sus colores, o compras el que hay, o te arriesgas a que se descatalogue. Cabe destacar como curiosidad que el nombre del modelo ya aparece en la peana, cosa que Auto Art no solía hacer.

viernes, julio 13, 2007

Alfa Romeo GTA 1300 Junior de Minichamps







Con la hermosa genética que el genio bertone otorgó al precioso coupé Giulia Sprint nació el GTA 1300 Junior. Las siglas GTA (Gran Turismo Allegerita) hacen referencia al peso aligerado del modelo frente al Giulia Sprint normal, concretamente del 1300 Junior.


Corrían los años 60 y las carreras de turismos hacían furor y personajes de la talla de Jim Clark, Sir John Whitmore o Andrea de Adamich pululaban por los circuitos más importantes de Europa. Alfa no quiso estar excluído de esta competición y para ello creó un taller especializado, Autodelta, al frente del cual estuvo el mítico ex proyectista de Ferrari Carlo Chiti. Al volante estaba el italiano Andrea de Adamich, cuyo éxito a los mandos de los GTA le hicieron merecedor de un sillón en la Scudería Ferrari de F-1. 

El primer GTA fue el Giulia Sprint 1600, donde se aplicó el revestimiento interior de Peraluman 25 (aleación compuesta de Aluminio, Manganeso, Cobre y Zinc). En 1968 vio la luz el 1300 GTA Junior. Estéticamente mostraba grandes diferencias con respecto al modelo de serie y mecánicamente también. Su carrocería mostraba unas vías ensanchadas y símbolos estéticos que acentuaban su personalidad racing, el dragón obre el capó, el trébolde cuatro hojas, la banda blanca lateral y siempre presente el adhesivo triangular de Autodelta. El motor biárbol de 1.3 litros rendía 103 cv. En definitiva, era un coche de calle listo para homologar y meterlo en el circuito, donde ganó todo lo que había que ganar.

Minichamps nos sorprende con esta preciosa criatura, Exteriormente, al excelente molde (como es norma en la casa), se le añaden los aditamentos que lo hacen más especial, como los adhesivos, las bonitas llantas, el interior con sus barras de seguridad, el tubo de escape lateral o los detalles de la suspensión en los bajos. En definitiva otra estupenda incursión de la marca alemana en el fascinante universo Alfa Romeo.

domingo, julio 08, 2007

Fiat 131 Mirafiori de Starline Models







Tal y como lo definió la prensa especializada de la época y su publicidad, el Fiat 131 era una berlina racional para los años 70. Apareció en 1974 como sustituto de la serie 124. A lo largo de su trayectoria se ofreció como sedán de cuatro puertas, familiar o Panorama, y un atractivo coupé de dos puertas. 


Mecánicamente, estaba disponible sólo con motores de cuatro cilindros en línea de 1.3, 1.6 y 2.0 litros cuyas potencias variaron según el año y la versión. Estilísticamente era un coche de aspecto clásico sin ninguna estridencia. La versión representada es un Mirafiori de 1974 con carrocería coupé, sin duda la más atractiva de todas. Mirafiori es el nombre de la principal factoría de Fiat, en los alrededores de Turín.

El modelo Starline es una versión básica, mientras que como tope de gama estaba el Abarth, con vías ensanchadas, un equipo aerodinámico específico, llantas de aleación y una mecánica de 2.0 litros. El coupé era un coche de precio asequible muy valorado por los conductores jóvenes que buscaban una versión más personal de la berlina utilitaria. 

Como curiosidad diremos que el 131 se vendió en EEUU bajo la denominación Fiat Brava, y la empresa turca Tofas lo produjo con el nombre Murat bajo licencia incluso mucho después de que la Fiat lo dejara de fabricar. En España se llamó Seat y fue uno de los últimos modelos que se vendieron de la época italiana de la empresa española.

Esta es la segunda miniatura de la marca Starline que añado a mi coleción y he de decir que es una marca que me ha sorprendido gratamente. Tiene un acabado sobresaliente en todos los aspectos que se ve potenciado por el competitivo precio con que se venden. Este modelo en cuestión todavía no se puede encontrar en las tiendas oficialmente como Starline, pero la marca ya lo ofrece en una colección de venta en los kioscos italianos llamada 'Fiat History'.

sábado, julio 07, 2007

Opel Manta A de Minichamps







Desde siempre, Opel ha contado en su gama de productos con bonitos automóviles coupé y el Manta es una buena prueba de ello. Manta es el nombre de un pez de la familia de los escualos y todos los amantes de los coches deportivos conocen muy bien este sustantivo. Fue introducido en septiembre 1970 y estaba basado en el Opel Ascona, curiosamente, este coche tardaría aún unos meses en ver la luz. El Manta nació con el objetivo de competir con el Capri de la Ford. De hecho su competencia no sólo fue en el mercado sino en los circuitos. 

La primera generación del Manta, el modelo A, tenía una carrocería muy atractiva con un muy bonito diseño de inspiración norteamericana. Llamaban especialmente la atención sus faros traseros gemelos redondos similares a los del deportivo Opel GT, y, por supuesto, inspirados en los del Corvette americano de Chevrolet. De hecho, Opel supo aprovechar muy bien la sinergia entre ambas marcas para relacionar el Manta con el Corvette en muchos aspectos. Sin ir más lejos, un prototipo de 1961 del Corvette se denominó 'Manta Ray'.

 Tres eran las opciones mecánicas que Opel ofrecía para el Manta, un tranquilo 1.1 litros para aquellos que sólo buscaban la estética, seguidos de un 1.6 y un 1.9 más temperamentales. Todos estaban disponibles bien con cambio manual de cuatro velocidades o automático TH-180 de tres.

El Manta A fue de los pocos Opel vendidos como tal en el Reino Unido. Ello se debió principalmente a que este país era un importante nicho de mercado del Ford Capri, modelo con el que rivalizaba íntimamente el Opel. No obstante, nunca alcanzó allí el éxito del coupé de la firma del óvalo azul. También se vendió en los Estados Unidos. 

El Manta A fue sustituido en 1975 por el B. El Manta A se ofrecía en versiones SR Rallye, Berlinetta, Luxus y GT/E. Otras ediciones célebres realizadas de fora externa por preparados entusiastas fueron los GT/ E Black Magic, el Turbo Manta británico desarrollado por Broadspeed con 156 CV y el TE2800 con motor seis cilindros del Opel Commodore GSE, con 145 CV de potencia.

Minichamps presenta por primera vez una miniatura de la primera generación del Manta de Opel. Destaca la finura de la misma, con un excelente acabado exterior lleno de detalles como piezas independientes, cromos, y calcas. El molde está muy acertado.

Renault 16 de Minichamps






Llegado el momento de renovar al Fregate, Renault quiso jugar la baza de la utilidad y practicidad que hasta ahora le había impedido tener un modelo de carácter polivalente, principalmente porque la práctica totalidad de los coches que fabricaba la Regie empleaban motor trasero. El nuevo utilitario Renault 3/4L y la furgoneta Stafette marcaron de un modo el camino que querían seguir en la firma del rombo y tras diversos estudios de mercado que evidenciaban que la sociedad europea de los 60 demandaba un vehículo práctico y moderno, un equipo capitaneado por el diseñador Phillipe Charbonneaux se puso manos a la obra con el denominado Proyecto 115.

El nuevo modelo incorporaría igualmente la tracción delantera toda vez que poco a poco iba implantádose en todos los coches y vehículos de la marca. Un primer estudio de una berlina de tracción trasera y motor de seis cilindros fue desechado por sus altos costes. Con un diseño denominado 'Limousine Break' el inicialmente denominado Renault 1500  resultó ser una sugerente mezcla entre una berlina del segmento D y un familiar. Su amplio habitáculo le otorgaba un gran espacio interior que redundaba en su confort, y su portón trasero lo había muy práctico para la carga de equipaje u otros menesteres.

Presentado en el Salón de Ginebra de 1965 como el definitivo nombre de Renault 16, las modestas prestaciones de su motor cuatro cilindros de 1,5 litros y 55 cv y la sencillez de su interior no impresionaron mucho a los comerciales de la marca y a sus futuros compradores, pero lo cierto es que la prensa especializada lo encumbró a la gloria, destacando de él su estabilidad, confort, manejabilidad y carácter práctico. Un año después era elegido 'Coche del año en Europa' superando nada más y nada menos que al sofisticado Rolls Royce Silver Shadow.

El R16 inauguró su producción en la nueva planta de Renault de Sandouville, cerca de Le Havre. La aparición de una versión TS con motor de 1,6 litros y 85 cv, que le permitían alcanzar los 165 Km/H, acalló las críticas a las pobres prestaciones que recibió el modelo básico 1,5. En 1973 hace su aparición el TX, que con sus 1,7 litros y 93 cv alcanzaba 170 Km/H y gracias a sus llantas de aleación y su discreto alerón superior, mejoraron la manejabilidad del coche ostensiblemente. Renault ofreció su R16 con una caja de cambios automática en opción, algo no muy común en coches de pequeña cilindrada. Los conductores europeos, entonces muy escépticos con este tipo de transmisiones optaron en su mayoría por la manual de cinco velocidades. Tras 1.850.000 unidades vendidas hasta 1980, el R16 abandonó su producción, pese a que sus sustitutos, los Renault 20 y 30, llevaban en el mercado desde 1975. El R16 marcó la tendencia que siguieron las berlinas de gama media y alta de la marca, como los anteriormente nombrados 20 y 30, el R25, el Safrane y el Velsatis, sedanes de gran porte, con un toque de distinción pero con su gran portón trasero que los hacía extraordinariamente atractivos como vehículos familiares.

El R16 de Minichamps fue la primera incursión del fabricante alemán de miniaturas en la marca del rombo. Cuenta con un molde excelente y un muy bien acabado que lo situan como una de las mejores reproducciones a escala de este coches, junto con las de Universal Hobbies y muy por encima del obsoleto Norev.