sábado, julio 14, 2007

Alfa Romeo 1750 GT Veloce de Auto Art






Apareció en 1967 como sucesor del Giulia GT Sprint GT Veloce, de hecho, ése es el significado de sus siglas, 'Gran Turismo Veloce'. Compartía su mecánica con el nuevo 1750 Berlina y, motor que también se montó en la nueva carrocería del modelo Spider, siendo la primera vez que Alfa Romeo acometía una racionalización así.

Pese a que seguía teniendo el mismo aspecto que el primer Giulia Sprint aparecido en 1963, con su atractiva carrocería de Bertone, era fácilmente distinguible de todos sus antecesores gracias a un frontal de nuevo diseño con grupos ópticos dobles. Su motor cubicaba 1,7 litros sieendo 122 cv de potencia El hecho de llamarlo 1750 obedece a homenajear a un antiguo modelo de la casa, política muy común en Alfa Romeo. Esta mecánica no sólo era ofrecía mejores prestaciones que el anterior 1,6, sino que era mucho más elástica y con un manejo mucho más sencillo incluso a altas velocidades. Las versiones destinadas a Estados Unidos y Canadá se equiparon un sistema de inyección fabricado por la empresa subsidiaria Spica. Otras mejores mecánicas importantes fueron los neumáticos, un poco más estrechos pero con llantas de mayor diámetro, y un nuevo sistema de frenos de disco.

Otros de sus rasgos estéticos distintivos era el logotipo 'GT Veloce' sobre la tapa del maletero y el emblema del 'Quadrifoglio' en el pilar C, bien en verde, bien dorado, según versión. En su interior destacaban especialmente los nuevos velocímetro y tacómetro de gran tamaño, montados estratégicamente para que los reflejos no molestaran al conductor. A partir de 1970 se comienza a vender el 1750 GTV Serie 2, con algunas novedades técnicas y unas defensas más finas. A partir de 1971, sería sustituido por el 2000 GTV.

Siempre que me enfrento a la presentacion de una miniatura de Auto Art digo lo mismo, es una pena que una marca con tantísima calidad y a un precio razonable no disponga de un catálogo más amplio de miniaturas. Este Alfa 1750 es la cuarta variación de color presentada hace relativamene poco tiempo. A la gran calidad del molde, hay que añadir el rico acabado exterior con todos sus detalles (no es que estos Alfas estuviesen muy recargados) y un interior muy bueno que reproduce con celo todo lo que comentamos antes. Como signo de distinción de la marca están las ruedas delanteras con dirección, algo que da muy buena imagen a una miniatura sobre todo a la hora de exponerla en la vitrina. Como pega menor señalaremos el color, que aunque estaba en el catálogo real, no era el más típico, pero ya se sabe que pasa con algunas marcas de miniaturas y sus colores, o compras el que hay, o te arriesgas a que se descatalogue. Cabe destacar como curiosidad que el nombre del modelo ya aparece en la peana, cosa que Auto Art no solía hacer.

No hay comentarios: