lunes, noviembre 18, 2013

Bentley 4,25 Litres Embiricos Special de Minichamps





La gloriosa herencia deportiva de Bentley empezó a diluirse cuando la marca se integró en Rolls Royce en 1931. Los 'Derby Bentley', así llamados por su lugar de construcción, no eran más que derivados de los modelos de la gama inferior de Rolls Royce (obviamente el término "inferior" aplicado a Rolls Royce es muy matizable y no debe aplicarse del mismo modo que a otros fabricantes) con las mecánicas levemente modificadas, que poco o nada tenían que ver con aquellos glorioso modelos que ganaron las 24 Horas de Le Mans en varias ocasiones de la década anterior. Los nuevos Bentley ni mucho menos eran coches malos, pero lo cierto es que la marca perdió algo de fuelle con respecto a sus competidores, por lo que hubo que ponerse manos a la obra y recuperar el terreno perdido.

Una serie de pruebas realizadas en el túnel de viento de Bristol revelaron que el chasis del modelo 4,25 Litres tenía unas excelente posibilidades si se le dotaba de la carrocería adecuada. El principal problema era la clásica y tradicional parrilla delantera, todo un símbolo de identidad, pero cuya aerodinámica era la de "un ladrillo". De este modo, lo primero de todo era encontrar un cliente dispuesto a sacrificar este detalle en beneficio de una solución más moderna e innovadora. Esta persona fue el magnate griego André Embiricos, un gran apasionado de la marca que cuando fue informado del proyecto se comprometió a adquirirlo.

Para los trabajos de carrocería se lanzó la vista a Francia, concretamente al diseñador Georges Paulin, cuyo trabajo con los modelos Darl´Mat de Peugeot había llamado la atención de los ingenieros británicos. Paulin se basó en los diseños 'Teardrop' para modelos Talbot-Lago y Delage, realizados sobre chasis similares al del Bentley. El modelo contaba con una parrilla de innegable estilo Bentley pero acorde a las líneas aerodinámicas del diseño. Los ruedas traseras quedaron escondidas en los guardabarros también con estos fines.

La dotación al motor de seis cilindros en línea y 4,25 litros de un carburador mayor trajo consigo el aumento de potencia de 125 a 140 cv. La construcción de la carrocería fue encomendada a la empresa Pourtout, que empleó aluminio y materiales ligeros para ello, logrando un ahorro de 100 kilos de peso respecto a los modelos convencionales.

Tras ser probado en el circuito de Monthlery y romper la barrera de las 100 millas por hora (160 Km/H), el Bentley fue entregado al señor Embiricos, que generosamente lo cedió a la marca para seguir experimentando y servir como baluarte técnico, de este modo, rompió en Alemania el récord de las 80 millas (130 Km/H) en la autovía Berlín-Munich, alcanzando las 110 millas (180 Km/H) y superando al Mercedes Benz 'Grosser'. El señor Embiricos vendió el coche en 1939 a HSF Hay.

El señor Hay disfrutó de su excelente Bentley durante 60.000 millas, incluida una participación en las 24 Horas de Le Mans de 1949, logrando un sexto puesto. En dos participaciones posteriores quedó 18º y 22º. En 1969 el señor Hay lo vendió y pasó por varias manos incluido un pintado en azul marino. Recientemente fue devuelto a su estado original y visitó la fábrica de Crewe en el 90 aniversario de Bentley, además de ser expuesto en Peeble Beach 2009.

Pese a sus muchas bondades, el Embiricos quedó como un modelo único pues el cliente habitual de Bentley no vio con buenos ojos el diseño tan aerodinámico y avanzado, no obstante, muchas de sus características pudieron verse plasmadas en otro de los modelos míticos de la marca, en R-Type Continental de 1952.

Es curioso como Minichamps queriendo ampliar su catálogo Bentley ha decidido hacerlo con este peculiar modelo, justo también cuando acaba de lanzar su serie especial dedicada a los modelos del Museo Mullin, puesto que este Bentley es de la misma época y cuenta con un diseño muy en esta onda. Sea como sea es de agradecer y les felicitamos porque se trata de una trabajo muy fino. Curiosamente, en este caso se ha optado por el diecast como material para hacer esta miniatura y no la resina, cada vez más presente en el fabricante alemán. El modelo cuenta con un molde impecable, una pintura perfecta y un bonito ornamentado, pero seguimos echando en falta detalles en metal fotograbado, pues piezas como los limpiaparabrisas y los marcos de las ventanas no son todo lo fino que un modelo así se merece. Con todo y con esto, me parece una estupenda miniatura.

No hay comentarios: