sábado, octubre 04, 2008

Volvo 262 C Bertone de Neo Scale Models








Una delegación de la Ford encabezada por Henry Ford II visitó a mediados de los 70 la sede central de Volvo en Torslanda. Llegaron al volante de un más que llamativo Lincoln Continental MK IV, el cual llamó poderosamente la atención tanto del personal de Volvo como de la gente que vivía en los alrededores.


En Volvo barajaron la posibilidad de fabricar un automóvil de tipo similar, pero sin la capacidad de afrontar lo que debía ser un proyecto exclusivo de volumen de ventas bajo, encargó su diseño y su construcción a la empresa Bertone de Turín.

Chasis, tren rodante y la mayoría de los paneles de la carrocería provenían del Volvo 264 sedán. Los italianos llevaron a cabo el diseño de un sedán de dos puertas de gran tamaño con el estilo básico de la serie 200, al que se le añadió un techo más bajo, dando como resultado un automóvil con una estética de clara inspiración en los grandes coupés americanos. Su techo era 10 centímetros más bajo que el del resto de los modelos de la Serie 200 y el añadido de revestimiento de vinilo negro le aportó un toque de distinción y exclusividad.

Fue denominado de acuerdo con la nomenclatura empleada por Volvo como 262 -Serie 200, motor de seis cilindros y carrocería de dos puertas-. La C hace referencia a su condición de 'Coupé' y el apellido Bertone terminaba de aportar el toque de distinción. Era además el auto más lujoso de toda la gama Volvo de la época, de hecho, apenas el coupé de la Clase E W123 sería su único competidor real.

Sólo estaba disponible con el motor V6 PRV (Peugeot-Renault-Volvo) de 2.7 litros y 140 CV de potencia. Su equipamiento de serie incluía elevalunas eléctricos, llantas de aleación, retrovisores eléctricos, asientos y revestimiento de cuero interior, control de velocidad de crucero, asientos calefactables, aire acondicionando y antena de radio automática. La elección de una caja de cambios automática Borg-Warner de tres velocidades en sustitución de la manual de cuatro relaciones con overdrive no revestía coste alguno.

La mitad de la producción de este coche se destinó a su venta en los Estados Unidos. Para este mercado se ofreció en 1980 una versión 2.8 litros del motor V6, aunque con sólo 130 CV de potencia frente a los 140 del anterior 2.7. En 1981, último año de producción del Bertone, el techo de vinilo desapareció. Hubo que esperar cuatro años para ver un automóvil similar producido por Volvo, en este caso el 780 basado en la Serie 700, aunque ésa es ya otra historia.

Una vez más, Neo vuelve a marcar la diferencia presentando una miniatura de un modelo raro y poco visto como el 262 C, que a día de hoy sólo lo fabricaba en metal blanco la marca Robeddie Models, propiedad de Brooklin Models, con un acabado notablemente más sencillo que el de Neo. Al igual que el 244 DL, el 262 C es una miniatura excelente en todos los sentidos y muy detallada. Puede elegirse en cuatro combinaciones de color diferente, aunque me decanté por esta dado el contraste de su carrocería gris plata con el techo de vinilo negro. Tiene detalles muy buenos como el emblema de la corona en el pilar D o, al igual que en el 244, los característicos guardabarros de goma. Una miniatura que no se debe perder cualquier volvista que se precie.

No hay comentarios: