sábado, marzo 24, 2012

Austin Healey 3000 MK III de Spark





Vendido entre 1959 y 1968, la 3000 fue sin duda la serie más famosa de los 'Big Healeys'. Los modelos estrenaron un nuevo motor de seis cilindros en línea de 2,9 litros y 132 cv de potencia. Se ofrecían en dos versiones, la biplaza y la 2+2, conocidas internamente como BN7 y BT7. 

A partir de 1962 los 'Big Healeys' incorporaban ventanas que se podían bajar y capota plegable. Cuando aparecieron los BN8 y BT8, se incluyó un nuevo salpicadero de madera de nogal que le confería un aspecto muy elegante. Con un palmarés bastante completo, los 'Big Healeys 3000' tuvieron un notable éxito como vehículos de competición, incluyendo victorias en circuitos de todo el mundo, como Sebring, Le Mans o Bathurst. También fueron coches muy valorados por los pilotos de rallyes, aunque su participación oficial terminó en 1965 cuando la BMC comenzó a desarrollar los Mini Cooper S.

El catálogo de modelos Austin Healey de Spark se completa con este precioso 3000 MK III, en su versión 2+2. Se trata de una miniatura excelente en todos los sentidos, con un molde muy fino y un acabado de sobresaliente. A destacar la preciosa y acertada combinación de colores.

Lotus Elan S4 Hexagon State de Spark





Un automóvil tan exitoso como el Lotus Elan suscitó innumerables versiones, tanto de carrocerías como de preparaciones mecánicas. Una de las más curiosas fue la elaborada por la empresa Hexagon Garages, que convirtió al mítico deportivo de la casa de Colin Chapman en un auto familiar, sumándose de este modo a la gran nómina de coches tipo 'Shooting Break' que proliferaron en Gran Bretaña entre las décadas de los 60 y 70, como los Aston Martin Shoorting Break, el Jensen Healey o el Reliant Scimitar, por sólo citar unos ejemplos.

A modo de recordatorio diremos que el término 'Shooting Break' (break de caza) hace referencia a un automóvil deportivo convertido en coche familiar. La empresa Hexagon Garages, concesionario de Lotus en Highgate, planeó hacer una pequeña serie del Lotus Elan convertido en 'Shooting Break'. Finalmente sólo se fabricaron dos unidades. El coche se realizó partiendo de la base del Elan S4 Sprint y para hacerse con uno había que añadir 595 libras a las 1.895 que costaba el Elan de serie. El Elan Hexagon fue denominado por los aficionados 'Elanbulance'.

Spark sigue siendo uno de los principales fabricantes de miniaturas que opta por ofrecernos las versiones más raras y exóticas de todo tipo de automóviles. Al recientemente mostrado Austin 850 Riviera Beach Buggy añadimos el Lotus Elan Hexagon State. La miniatura cuenta con un acabado realmente bueno y cuidado, tal y como nos tiene acostumbrados Spark, con un molde muy fino, una combinación de colores muy atractiva y muchos buenos detalles realizados con piezas independientes.

jueves, marzo 22, 2012

Austin 850 Riviera Beach Buggy de Spark





Los coches denominados populares, aquellos pensados para llegar al gran público, han destacado entre otras cosas por ofrecerse en muchas versiones, tanto de mecánica, equipamiento y carrocerías. Un claro ejemplo de ello es el Mini, el cual se fabricó, tanto de serie como en transformaciones especiales, como furgón, familiar, descapotable, sedán de tres volúmenes, caravana de camping o incluso como coupé deportivo. De hecho, algunas de estas variantes han sido mostradas por mi en este blog, pues como gran apasionado del Mini que soy me gusta tener por lo menos las versiones más curiosas que se hayan fabricado.

El modelo que hoy nos ocupa es lo que los anglosajones denominan un 'Beach Car' (coche playero). Todos los que vivimos en zonas costeras con muchas playas hemos visto alguna vez en nuestra vida un Mini Moke, ese intento de la BMC de construir una especie de vehículo militar basado en el Mini y que finalmente quedó como coche de recreo. Pues bien, unos años antes del Moke existió un pequeño número de Minis playeros, de los que contaremos un poco de su historia.

A principios de la década de los años 60 del siglo pasado, la British Motor Corporation produjo una pequeña serie de coches playeros basados en el Mini. Los Minis playeros, que por cierto no usaron el nombre Mini hasta mediados de 1961, fueron diseñados por el diseñador Dick Burzi, de ascendencia italiana. Unos partían de la base del Mini berlina original mientras que otros se hicieron tomando como punto de partida la carrocería de tres volúmenes de los Riley Elf y Wolseley Hornet. Todos montaron el motor BMC de 850 cc.

Básicamente, la transformación consistía en la eliminación de las puertas y la dotación de asientos de mimbre con agarraderas. Se tiene documentardo que 16 de estos coches fueron a parar a coches de cortesía de hoteles lujosos de países con climas cálidos, como pueden ser Italia, Grecia e incluso alguno a Estados Unidos. Uno de los últimos ejemplares fue hallado por un coleccionista en un desguace de Atenas y según contó tuvo series problemas para hacerse con él, pues no tenía documentación.

Ya se ha convertido en una tónica muy habitual que la marca Spark venga a ofrecernos las versiones más exóticas de los autos clásicos y no hay mejor prueba que esta miniatura. Es reseñable que ya Spark realizó también la versión playera del Fiat 500, el Jolly, que mostramos aquí. La miniatura está muy bien hecha, con unos detalles muy finos y el conjunto entero resulta agradable. Es un modelo que luce mucho en cualquier vitrina.

Chevrolet Impala Coupé 1959 de Spark





El enorme éxito obtenido por la primera generación del Impala de Chevrolet era como una especie de premonición de la longevidad de que iba a gozar este coche a lo largo de la historia. Corría el año 1959 y el diseño automovilístico estadounidense parecía haber llegado a su cénit en lo que a barroquismo se refiere y Harley Earl, jefe de diseño de General Motors afrontaba su último año en el cargo. Posiblemente fueron los Cadillac de 1959 los coches que más marcaron la impronta de Earl con sus enormes aletas traseras coronadas por faros con forma de cohete, no obstante, el Impala de Chevrolet no pasó desapercibidas y su peculiar traseras de aletas agachadas y faros con forma de lágrima también han pasado a la historia del diseño automovilístico americano como otro de sus grandes iconos.

Su diseño con formas más a chparradas y rectas hicieron al Impala del 59 un coche más grácil y de aspecto más dinámico que su antecesor, el Bel Air Impala de 1958, mucho más barroco. El modelo se vendía en cinco variantes de carrocería, sedán de cuatro ventanas, sedán de seis ventanas, familiar, coupé y convertible. Sin duda el coupé de dos puertas es el modelo más elegante de todos, gracias al conjunto estético que conforman el parabrisas panorámico, la línea del techo y el cristal trasero descendente. El motor disponible era un V8 Super Turbo-Thrust de 5,7 litros y 335 cv de potencia.

Resulta curioso que casi un año después de que Spark lanzara su Chevy Impala Convertible del 59 nos sorprende con una preciosa y elegante versión coupé. El modelo goza de un acabado exacto y el molde parece el mismo aunque con techo. El detallado de la carrocería es muy bueno y contiene elementos independientes bien en plástico cromado, bien en fotograbado. La miniatura está disponible en dos colores, bitongo azul y blanco o negro, ambas muy bonitas, aunque en mi caso me decidí por el negro para no repetir el que ya cogí para mi El Camino. 

viernes, marzo 16, 2012

Bentley 4,25 Litres Park Ward Sport Saloon de Lansdowne Models

Desde que en 1933 la firma Bentley pasara a integrarse en la Rolls Royce Motor Company y hasta que ambas marcas separaron sus caminos en 1999, la inmensa mayoría de sus modelos compartían chasis, motores e incluso desde finales de la década de los 40, carrocerías. El 4,25 o 4 1/4 fue el segundo modelo que fabricó Bentley bajo los auspicios de Rolls Royce. El coche seguía montando el mismo chasis de su antecesor, el 3,5 o 3 1/2 y las carrocerías se encargaban al gusto del cliente.

El motor era el seis cilindros Rolls Royce de 4.257 cc que montaba el modelo 25/30, sólo que montaba doble carburación SU en vez de la simple del modelo del 'Espíritu del Éxtasis'. Y es que cuando Rolls Royce adquirió Bentley fue su intención de convertirla en su división de coches de carácter más deportivo. Todos los coches montaban una caja de cambios manual de cuatro velocidades con la palanca en el piso situada a la derecha del conductor.

Tal y como hemos dicho antes, el coche se compraba como conjunto chasis-motor-transmisión y el cliente lo carrozaba a su gusto. Especialistas como Barker, Gurney Nutting, HJ Mulliner, Arthur Mulliner, Franay, Pourtout o Park Ward realizaron carrocerías para el 4,25. Concretamente el modelo que nos ocupa monta una elegante, sencilla y deportiva carrocería de la firma Park Ward denominada Sport Saloon (sedán deportivo) donde destacan sus cuatro puertas de apertura contra marcha o "suicida", como popularmente se le conoce a este método. El carrocero británico Park Ward es una empresa muy antigua que comenzó su actividad con carruajes a caballo. Desde la década de los 50 se integró en la Rolls Royce Motor Company junto a HJ Mulliner.

La marca Lansdowne Models, que es la que emplea Brooklin Models para sus miniaturas de coches británicos, está logrando una muy buena evolución en la construcción de modelos a escaa en metal blanco, siendo cada vez más finos y detallados. Se trata ya de quinto Bentley que fabrica (los cuatro anteriores ya los he mostrado en este blog). El modelo cuenta con un molde muy bueno, de líneas precisas y totalmente fidedigno, algo muy usual en los modelos de metal blanco. El color es un muy apropiado verde esmeralda, con un interior muy contrastado en beige claro. Destaco los elementos en imitación de madera en salpicadero y adornos en las puertas. Las llantas de radio no llegan a la finura de las de metal fotograbado, pero están bien hechas. Entre los detalles de la carrocería destaco algunos elementos de la trasera, como la fina rueda de repuesto o los dos portamatrículas. El emblema viene aparte y hay que pegarlo a la parte superior de la parrilla. En definitiva, me parece un modelo precioso y con un cierto sabor a las miniaturas clásicas del Reino Unido.

Austin A60 Cambridge Countryman de Neo Scale Models

Mientras que durante los años 50, la gran mayoría de la producción automovilística se vio influenciada por el diseño de los coches norteamericanos, la tendencia en los 60 siguió las pautas que venían desde Italia. Uno de los diseños que más llamó la atención en esa época salió de los trazos del maestro Pininfarina y además fue usado en tres automóviles de tres marcas muy diferentes y de tres países distintos, nos referimos a los Peugeot 404, Fiat 1800-2100 (en España Seat 1500) y los Austin A60 Cambridge/Morris Oxford. Hablamos de tres, en realidad cinco, automóviles que cosecharon un notable éxito y fueron muy populares en las carreteras europeas.

En 1961 la British Motors Corporation (BMC) vivía un momento especialmente dulce y lanzó al mercado la cuarta generación del Austin Cambridge y su gemelo, el Morris Oxford. Denominado A60, el coche heredaba el denominado estilo 'Farina' de su antecesor, el A55 Mk II. En esta ocasión montaba un chasis más ancho y más largo que proporcionaba un mayor espacio interior. Estéticamente, las aletas traseras eran un poco menos pronunciadas y el frontal era distinto y más elegante que en los A55 Mk II. Las opciones de carrocería eran dos, sedán y familiar, este último denominado Countryman en el caso del Austin y Traveller Estate en el del Morris Oxford.

El nuevo A60 estrenó un nuevo motor BMC B Series de 1,6 litros y cuatro cilindros en línea de 61 cv de potencia, además se seguía ofreciendo el diésel de 1,5 litros y 40 cv. El motor de gasolina era el mismo que estrenó el deportivo MG A. Había dos opciones de caja cambio, una manual de tres velocidades con la palanca en el piso y una automática, también de tres velocidades, con el selector en la columna de la dirección. Con esta opción se ganaba una plaza más en el interior para un sexto pasajero.

En 1964 se intentó sustituir por el Austin 1800, pero al ser un coche que no captó la atención del público la producción del A60 continuó hasta 1969 cuando sí fue sustituido por el Austin Maxi. El A60 fue un coche extremadamente popular en el Reino Unido entre las compañías de taxis, pero donde realmente tuvo éxito fue en Hong Kong. En 1967 el 17 por ciento de la producción del coche se destinó a este servicio, lo que supuso que el entonces protectorado británico lograra el 27 por ciento de la producción de este automóvil.

La marca Neo Scale Modelos no sólo ha conquistado a los coleccionistas por reproducir coches que hasta ahora no tenían su miniatura, sino también por hacer las versiones menos usuales de coches muy populares y que sí tenían miniatura, como es el caso de este precioso Austin A60 Cambridge Countryman que hoy les presento. Se trata de una miniatura muy vistosa y simpática, en una combinación de colores muy popular en esos años, con un acabado de primer orden y con detalles realmente buenos, como es la inclusión del juego de maletas en el portaequipajes. Un modelo que los ávidos coleccionistas de clásicos populares de Gran Bretaña no deberían dejar pasar.

martes, marzo 13, 2012

Rolls Royce Silver Wraith 'Emperador Hiro Hito' de True Scale Miniatures

Justo un año después de fin de la II Guerra Mundial, la Rolls Royce and Bentley Motor Company lanzó su primer modelo totalmente nuevo. Siguiendo la tradición de la marca en el uso de nombres alusivos al universo de lo místico y lo etéreo, el nuevo Rolls se llamaría Silver Wraith (su traducción literal sería 'Espectro de Plata'). Ya la marca había usado el nombre de Wraith en un modelo que vio la luz en 1936, por lo que el Silver Wraith era su evolución lógica.

El Silver Wraith ocupaba un lugar intermedio en la gama de Rolls Royce de finales de los 40 y década de los 50, a medio camino entre el Silver Dawn con carrocería de serie y el ultralujoso Phantom IV. El coche se ofrecía en dos longitudes de chasis, 127 (SWB) o 133 pulgadas (LWB) por las 120 del Silver Dawn. Igualmente tres fueron las opciones mecánicas disponibles, 4.257 cc, 4.566 cc y 4.887 cc, que eran en realidad versiones diferentes del mismo motor de seis cilindros en línea. En un principio sólo se ofertaba un cambio manual de cuatro velocidades y más tarde se incluyó un automático de tres firmado por General Motors.

El Silver Wraith fue el último Rolls Royce que se vendía como chasis desnudo al que había que encargar una carrocería al gusto. Las más comunes fueron las firmadas por los carroceros habituales, HJ Mulliner, Park Ward o Hooper. La inmensa mayoría de los Silver Wraith tuvieron su destino como autos para chófer, muchos de ellos en manos de casas reales y gobiernos estatales, como es el caso de la Casa Real de Dinamarca, de Holanda, el Gobierno de Irlanda o el Gobierno de Brasil, entre otros.

El modelo que tratamos es una limousina de batalla larga (LWB) con carrocería de HJ Mulliner de seis ventanas laterales perteneciente al Emperador Hiro Hito del Japón. Los distintivos de la Casa Imperial del País del Sol Naciente están representados en las matrículas delantera y trasera y en las puertas traseras. Igualmente se trata del segundo modelo perteneciente al Imperio Japonés que aquí mostramos, pues en su día ya hizo su aparición el espectacular Mercedes 770 K Grösser de la misma monarquía.

Firmado por la marca True Scale Miniatures se trata del séptimo modelo de Rolls Royce de este fabricante americano de miniaturas que muestro en el blog. La miniatura está realizada en resina y cuenta con un acabado de primer orden, tanto en la calidad del molde como en el detallado del mismo.

lunes, marzo 12, 2012

Ford Escort MK II de Minichamps

Bajo el nombre en clave 'Brenda' y en unión entre las divisiones Ford GB y Ford Alemania fue diseñada la segunda generación del Escort, el MK II. Partiendo de la base del MK I, su chasis y su motor, el MK II era en realidad un profundo restyling del MK I con líneas más cuadradas.

Las gama de motores daba comienzo con un económico 950 cc sólo disponible en el mercado italiano. Le seguían tres versiones del bloque OHV Kent, de 1,1; 1,3; y 1,6 litros. Tras estas versiones más civilizadas llegaban los dos modelos más extremos, por un lado estaba el RS 1800, equipado con un motor BDA 1,8 litros. Este modelo ganó el Mundial de Rallyes de 1979. El tope de gama era el RS 2000, con motor de dos litros Pinto procedente del Cortina potenciado a 110 cv. Era le versión más extrema y deportiva de todas.

Igualmente al MK I, el MK II estaba disponible con cuatro variantes de carrocería, coupé, berlina de cuatro puertas, familiar de tres Tournier y furgoneta Courier. Los acabados disponibles eran el L básico, el GL medio, el lujoso Ghia, Sport, México y RS, tanto 1800 como 2000. Según las versiones variaba el frontal de faros simples o dobles. En 1980 cesa la producción del Escort MK II, siendo el último Escort de tracción trasera.

Realizados por Minichamps, las miniaturas que aquí muestro corresponden a las versiones más deportivas del Escort MK II. Uno es el RS 1800, modelo construido para homologar la versión de rallyes según el reglamento de la FIA. El otro es el RS 2000, el modelo más deportivo de calle. Ambas miniaturas están muy bien hechas y tienen muy bien acabado, sobre todo el RS 1800, modelo que muchos coleccionistas no dudan en calificarlo como la mejor miniatura del MK II del mercado. El RS 2000m no está mal, aunque su frontal y ancho de vías no parece tan bien conseguido. Sea como sea, ambos forman una pareja que queda muy bien en la vitrina.

Cadillac Series 62 Sedan 1959 de Spark

La gama Cadillac de 1959 siempre será recordada por las enormes aletas traseras que coronaban su zaga, las más grandes que conoció el diseño norteamericano. La serie 62 suponía el escalón más básico de la gama, teniendo por encima a los De Ville y Eldorado, y al gran Eldorado Brougham como tope de gama. La única opción mecánica disponible era el enorme V8 de 6,3 litros (390 ci) y 325 cv de potencia. La caja de cambios era una Hydramatic Turbo de GM de cuate velocidades automática.

En el caso del modelo que nos ocupa, el sedán de cuatro puertas, dos eran las opciones de carrocería, la de cuate ventanas, con un parabrisas trasero panorámico, y la de seis, cuya línea de techo describía una curva hacia abajo que le daba un aire elegante y deportivo.

Spark anuncia en su catálogo la realización de la totalidad de la gama 1959 de Cadillac. Ya en su día mostramos el Eldorado Cabriolet y hoy llega la segunda variante, el Series 62 sedán de seis ventanas. el modelo cuenta con un molde muy fino y de formas bien definidas y el nivel de acabado y detallado es el habitual, muy bueno y con muchos elementos en material fotograbado. El color elegido es muy elegante y apropiado, aunque es posible elegir una variante de edición limitada en negro. La única pega que tiene el modelo son los tapacubos, que han puesto los del Eldorado, aunque tampoco se trata de un fallo que afecte mucho al modelo.