domingo, noviembre 11, 2007

MG MGB Roadster & GT de Auto Art












Posiblemente se trate del deportivo británico más popular entre los coches clásicos, admirado en todo el mundo y que dispone de toda una industria destinada a la fabricación de respuestos y manutención, pero lo más gracioso es que se basaba en las misma plataforma que otros muchos modelos de la BMC

Con respecto a su antecesor, el MG MGA, el MGB ya ofrecía chasis monocasco, ventanillas operables y un interior más espacioso y cómodo. No obstante era un coche que invitaba a disfrutar del placer de conducir puro y duro, sin concesión alguna al confort. La mecánica era un cuatro cilindros de 1,8 litros y 95 cv. En 1965 se añadió a la gama el GT, una versión coupé con portón trasero y con dos pequeñas plazas traseras. Se mantuvo en el mercado durante dos décadas pero fue quizás esta longevidad la que dañó su imagen, pues los modelos de mitad de los setenta en adelante se vieron afectados por la reglamentación americana sobre seguridad, adoptando unas feas defensas de poliuretando negro y llantas Rostyle

Cabe destacar también que hubo una versión del GT que fue equipada con el V8 Rover de origen Buick de 3,5 litros y 137 cv. El que fuera uno de los deportivos más atractivos de los 60 llegó a los 80 lleno de feos aditamentos que estropearon su estilo. Su producción cesó en 1981, época en que se cerró la fábrica de Abingdon y cuando la British Leyland, sucesora de la BMC, ya veía su final. 

En 1993 Rover rescató el diseño del MGB y presentó el Roadster V8, parecía una réplica del mítico deportivo sesentero con el enorme motor Range Rover V8 de 3,9 litros, pero sólo estuvo un poco más de un año en producción, ya que en 1995 se presentó el MG MGF. Comparando este precioso coche, incluyendo tanto sus virtudes y como sus defectos, con los engendros que hizo Rover a finales de los 90 redenominando sus propios vehículos bajo las siglas MG, se plantea una interesante reflexión de cómo la industria del motor británica pasó de ser un referente en los años 60 a una mera comparsa en nuestros tiempos, sólo sobreviviendo las marcas más emblemáticas mantenidas por los fabricantes americanos y alemanes.

Quizás el de Auto Art sea el mejor MG B que podamos encontrar hoy en el mercado, con un molde excelente, una calidad de fabricación digna del mejor joyero y una riqueza de detalles sin paragón, todo siempre aderezado de los detalles propios de esta marca, como las ruedas con dirección o las llantas de radios individuales. Poco más que añadir a una miniatura sencillamente perfecta. Como reproche, recordar a Auto Art que los coleccionistas de 1/43 existimos también y que nos gustaría disfrutar de un catálogo en esta escala más amplio y de producción regular, al mismo estilo que la escala 1/18.

No hay comentarios: