lunes, diciembre 30, 2019

Jaguar E-Type S1 OTS & FHC de Century Dragon



















La historia del automóvil está llena de hitos: El Ford Model T fue el primer coche fabricado en serie por el método de la cadena de producción; el Volkswagen Beetle fue concebido como el auto para las clases populares; ll Mini de la BMC revolucionó el concepto de utilitario; y el Citroen DS marcó un antes y un después gracias a su innovadora técnica. Pero, ¿Y qué hay de la belleza? Pese a ser un concepto muy subjetivo, hay una serie de automóviles a lo largo de la historia que han generado una suerte de consenso al respecto y entre ellos figura nuestro protagonista, el Jaguar E-Type. ¿El coche más bonito de todos los tiempos? Puede que sí... Pero si algo está claro con respecto al distinguido y estilizado E-Type es que se trata de algo más que una simple cara bonita.

A mediados de la década de los 50 Jaguar ya pensaba en un modelo con el que sustituir a sus deportivos XK, un modelo que desde el momento de su lanzamiento en 1948 causó sensación y era toda una referencia. El propio presidente de Jaguar, sir William Lyons, dudaba si se podría emular el éxito obtenido. El prototipo del futuro deportivo de Jaguar salió de sus talleres en Conventry en 1957 bajo el nombre de E1A, justo el mismo año en que se ponía a la venta la última variante del XK, el 150. Ese año Jaguar ganaría por tercera vez consecutiva las 24 Horas de Le Mans con su invicto D-Type de competición, un coche que también tendría mucho que decir tanto en la estética como en la técnica del nuevo deportivo de calle de Jaguar, bueno, más bien el ingeniero que estaba tras él, el experto en aerodinámica Malcom Sayer.

El sustituto de los XK vio la luz en 1961 haciendo su debut en el London Motor Show celebrado en Earls Court. Su construcción monocasco derivaba directamente de la del D-Type de competición, al igual que su espectacular silueta, cuyas líneas de indudable belleza obedecían a un concienzudo estudio aerodinámico. Equipaba suspensión independiente en las cuatro ruedas y frenos de disco que le conferían una excelente manejabilidad, todo unido a una nueva evolución del potente motor XK de seis cilindros en línea con 3.8 litros de cilindrada y 265 CV de potencia que le permitían superar los 240 Km/H. Todo ello por un precio en torno a las 2.000 libras, cuando su principal competidor, el Aston Martin DB4, costaba casi el doble. El célebre periodista del motor Denis Jenkinson precisamente elogió su excelente relación calidad-precio.

El E-Type estaba disponible con dos tipos de carrocería, el descapotable de dos asientos -Open Two Seater- y el coupé -Fixed Head Coupé-. Con motivo de su debut internacional en el Salón del Automóvil de Ginebra, sir William Lyons quiso realizar una gesta extravagante: que el piloto de pruebas de la casa, sir Norman Dewis, viniese conduciendo a toda velocidad una unidad desde Coventry saliendo la jornada precedente a la presentación. Dos E-Type, un FHC y un OTS, llegaron al Salón de Ginebra procedentes del Reino Unido tras una noche de viaje por las carreteras europeas demostrando que no sólo era rápido, también robusto y fiable.

En 1965 el motor del E-Type aumenta su cilindrada hasta los 4.2 litros manteniendo la misma potencia. Ello mejoró el par motor del coche pero le restó un poco de deportividad. En 1966 se introduce una nueva versión cerrada con cuatro plazas y el chasis más largo. En 1969 se presenta el E-Type Series 2 -S2-, fácilmente reconocible por sus faros delanteros sin carenar y los traseros de nuevo diseño, en una peculiar disposición bajo los parachoques, pero esa es ya otra historia. 

Todos los aficionados tenemos un coche especial, nuestro favorito. El mío es el Jaguar E-Type, concretamente el S1. Durante todos mis años coleccionando llevo buscando la réplica perfecta de este coche. Hace unos 8 años llegó a mis manos la versión de Ixo, una miniatura excelente, pero seguía sabiéndome a poco, sobre todo desde que descubrí la existencia de la versión en resina realizada por el fabricante chino Century Dragon, la cual me era muy difícil de encontrar y su precio se me pasaba del presupuesto. Pero si algo he aprendido, y lo he reflejado en muchas entradas en este blog, es que esto del coleccionismo tiene mucho de paciencia, y cuando sabes esperar, todo termina llegando, y llegó.

Gracias a la generosidad de un amigo coleccionista, JP, que organizó en uno de los foros en que participamos un concurso, obtuve como premio la réplica del E-Type S1 de Century Dragon en versión FHC y en el clásico color 'British Racing Green', ¿se puede pedir más? Pues en este caso sí, porque gracias nuevamente a JP, poco después me ayudó a conseguir a un precio imposible de superar la versión OTR en color 'Old English White' también de Century Dragon. Creo que no podía esperar una mejor forma de cerrar este año en 'El Kekomóvil' que con estas dos miniaturas de las que tanto tiempo llevo detrás.

Century Dragon es un fabricante chino de miniaturas y figuras de coleccionismo. En el caso de los coches, todos están realizados en resina y con un increíble nivel de acabado y detalles. En el caso de los Jaguar, a su espectacular acabado, se le unen también una magníficas proporciones. Para muchos coleccionistas se trata de la mejor réplica que existe en escala 1/43 del Jaguar E-Type S1, y yo también soy de esa opinión. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por haber conseguido los dos E Type de Dragon, otro E que a mí personalmente me gusta mucho es el de Tecnomodel.
Nada como pillar dos unicornios de golpe!! Saludos amigo.
Roberto-Llana7.