jueves, febrero 12, 2015

Mercury Monterey Sport Coupé 1950 de Minichamps







Ford Motor Company creó en 1939 la división Mercury, una nueva marca destinada a ser un escalafón medio entre los modelos populares fabricados desde la marca de Casa Madre y los más lujosos y exclusivos Lincoln. Mercury, Mercurio, es el nombre del 'Mensajero de los Dioses' de la mitología romana, el mismo que da nombre al primer planeta del Sistema Solar, el equivalente del Hermes griego.

En 1949 Mercury presenta el Eight, el primer modelo nuevo de la marca desde la Posguerra. Lo que más llamaba la atención era su llamativo diseño y su construcción tipo Pontón, es decir, sin aletas sobresalientes, estribos o plataformas, todo integrado bajo la carrocería. Obra de Bill Schmidt, sus formas era muy macizas y agresivas a la vez, destacando sus pequeñas ventanas. Bajo el capó se hallaba el motor Flathead (cabeza plana) V8 de 4,2 litros (255 ci) aparejado a una caja de cambios de tres velocidades. Estaba disponible como coupé, sedán de cuatro puertas, convertible y una simpática carrocería station wagon coupé tipo woody. En 1950 se introduce la versión Monterey más lujosa.

El Mercury de 1950 ha pasado a la historia por ser el indiscutible rey del custom, superndo al Ford V8, el popular 'Deuce', valiéndole el apodo de 'Lead Sled'. Sin duda, las preparaciones más populares fueron las de los hermanos Barris, que aún hoy día se fabrican, con carrocería replicada en fibra de carbono. Igualmente, es uno de los coches que más se ha dejado ver en el séptimo arte, protagonizando las películas 'Rebelde sin causa', 'American Graffiti', 'Badlands', 'Grease', 'Cobra' o la saga de animación 'Cars', en el papel del 'Sheriff'.

Esta miniatura de Minichamps representa un Monterey de 1950 con un alto nivel de equipamiento, como así lo demuestran elementos como el parasol, los faros antiniebla delanteros, el faro pirata junto al retrovisor del conductor o las ruedas traseras carenadas. La miniatura goza de un muy buen nivel de acabado, formas correctas y buenas proporciones.

No hay comentarios: