lunes, enero 30, 2012

Armstrong-Siddeley Hurricane de Oxford Diecast

Junto a la berlina Lancaster, la venerable firma británica Armstrong-Siddeley presentó en 1945 el Hurricane, un cabriolet de dos puertas y cinco plazas de aspecto deportivo, pero muy cómodo y de conducción apacible. Ambos heredaban los nombres de los aviones de la II Guerra Mundial fabricados por su casa madre, la Hawker-Siddeley.

El diseño del Hurricane era muy similar al del Lancaster, de hecho, el morro y las aletas eran idénticas. La carrocería era de aluminio y con un diseño agradable y muy elegante, muy al estilo de modelos similares de marcas como Jaguar o Bentley. El chasis era de madera y aluminio. Desde el principio todos los modelos montaban un motor de seis cilindros y dos litros que rendía 70 cv de potencia. Era el mismo motor de los modelos de preguerra, el 16 HP. Esta mecánica fue modificada a partir de 1949 hasta los 2,3 litros, siendo la potencia entonces de 75 cv. El Hurricane se vendió en una versión más económica denominada Typhoon, que hoy día resulta más rara de encontrar.

El segundo modelo de Armstrong-Siddeley que llega a mi colección es una réplica hecha por la marca Oxford Diecast. Se trata del modelo Hurricane. La miniatura se puede calificar como buena en líneas generales, un buen molde y un nivel de acabado aceptable, quizás sea este su punto más flaco, pues tiene detalles que sería fácilmente memorables y que marcas que se mueven en el mismo segmento de miniaturas tienen bien superados, por ejemplo, el interior totalmente espartano. Son detalles que hacen ver a Oxford como un fabricante que ha asumido ser 'low cost' cuando sus miniaturas, pese a ser económicas, no son las más baratas del mercado.

miércoles, enero 25, 2012

Ford Sierra 1.6 GL MK I de Neo Scale Models

Siempre que se dispone de un producto con una gran aceptación en el mercado y llega la hora de renovarlo suele tenderse a mejorar sobre lo que ya se tiene sin introducir grandes cambios, de esta forma se puede pensar en garantizar un éxito, no obstante hay veces que se opta por un camino totalmente inverso, que al ser una revolución puede desembocar en dos consecuencias muy extremas, el éxito absoluto o el fracaso estrepitoso. Durante varias décadas, Ford Europe había cosechado unas ventas excelentes con sus modelos de gama media, el Cortina británico y el Taunus alemán, modelos de gran aceptación a nivel mundial por ser coches que colmaban las necesidades de un gran segmento del público, es por eso que cuando llegó la hora de cambiarlos, nadie podía pensar que la marca del óvalo, tradicionalmente conservadora, optase por un camino más revolucionario e innovador.

En septiembre de 1981 se adoptó la decisión de que tanto el Cortina como el Taunus serían sustituido por un único coche, que se llamaría Sierra. Presentado en el Salón de Frankfurt, el nuevo modelo rompía radicalmente en su estilo con sus antecesores por sus líneas suaves y redondeadas que contrastaban fuertemente con el diseño recto y cuadrado de los Taunus y Cortina. El Sierra fue diseñado por Uwe Bahnsen, Robert Lutz y Patrick Le Quément dentro del denominado 'Proyecto Toni'. Su diseño fue el más aerodinámico del momento, superando a coches como el Citroen CX o el Audi 100 y se basaba en un prototipo denominado Probe III, cuyas líneas también influyeron en los Thunderbird y Taurus de 1983 de la Ford norteamericana. Otro de los elementos más característicos del Sierra era su llamativo portón trasero tipo Hatchback, un elemento ya visto en el Escort MK III.

En su primer año en el mercado el Sierra estaba disponible con carrocería sedán de cinco puertas y familiar y un año después llegó la de tres. A partir de 1987, cuando recibió el restyling, se empezó a ofrecer el Sierra Sapphire con carrocería de cuatro puertas de tres volúmenes. La oferta de motores era muy amplia, empezando por el 1,3 litros de 60 cv, el 1,6 de 75, el 1,8 de 90 o el dos litros de 105 , así como varias versiones V6 de 2,3, 2,8 y 2,9 litros, y dos diésel, un 1,8 y un 2,3 litros de origen Peugeot.

En sus primeros meses de vida, el Sierra generaba sentimientos encontrados entre los clientes habituales de Ford que habían tenido un Cortina o un Taunus, o entusiasmaba o se odiaba. Sus detractores lo llegaron a apodar el 'salesman spaceship' (la nave espacial de los vendedores), pues era uno de los coches más habituales de las flotas de empresa. Sea como sea, su éxito fue notable y en 1983 quedó segundo en el prestigioso concurso 'Car of the Year', donde periodistas especializados de toda Europa escogen los tres mejores coches de cada año, resultando ganador el Audi 100. Sí fue Coche del Año en Irlanda ese mismo año.

Si bien gracias a marcas como Vanguards o Auto Art disponemos en el mercado del 1/43 excelentes réplicas de las versiones más deportivas del Sierra de Ford, los RS Cosworth y XR4, se echaba en falta una reproducción del modelo estándar, que finalmente fue puesta a la venta por Neo a mediados del año pasado. La miniatura representa a un modelo 1,6 de 1982, en un color y un acabado bastantes habituales. Las formas del modelo son muy buenas y su acabado es el habitual, de primer orden, con gran profusión de detalles. Neo ofrece también una edición limitada en color verde claro. Sin duda, una miniatura que el coleccionista más nostálgico disfrutará como cuando era niño y veía estos coches por la calle, lo que conocemos como uno de los coches "de toda la vida".

sábado, enero 21, 2012

BMW 1800 TISA de Minichamps

El Salón de Frankfurt de 1961 supuso para BMW el punto de partida de su consolidación como fabricante de referencia en el segmento premium con la presentación de la denominada 'Neue Klasse', una nueva generación de vehículos compuesta por sedanes y coupés compactos de diseño deportivo equipados con diferentes versiones del nuevo y alegre motor M10 de cuatro cilindros. El primer modelo que vio la luz fue en 1962 el sedán de cuatro puertas 1500, que equipaba un motor de 1,5 litros de 80 cv.

Un año después, la oferta se incrementó con la llegada del 1800, con un motor de 1,8 litros y 90 cv. En 1964 hace aparición el 1800 TI (Touring International), con el motor potenciado a 110 cv gracias a dos carburadores Solex DDH. Muchos de los componentes de este coche procedían del especialista en modificaciones Alpina.

El1800 TISA (Touring International Sport Automovile) de 1965 estaba destinado a su uso en competición pero BMW desarrolló una serie limitada de 200 unidades de calle con el motor alimentado por dos carburadores Weber y equipado con pistones de alta compresión, que lograba 130 cv de potencia.

El TISA tuvo éxito en numerosas competiciones, como el segundo puesto en las 24 Horas de Spa-Francorchamps de 1964, o el Campeonato Alemán de Turismos del mismo añó, donde Hubert Hahne se alzó con el primer puesto absoluto.

Esta miniatura fue realizada el año pasado por el fabricante alemán Minichamps y fue una de sus principales novedades en lo que a moldes se refiere. Se trata de un molde muy bien realizado y el nivel de detalle es bueno, aunque tiene algunos aspectos mejorables, máxime cuando hay fabricantes similares que ya los tienen solventados, como los limpiaparabrisas de pasta, la ausencia de matrícula o los marcos de las puertas pintados y no cromados. Sí en cambio estámuy bien resuelto el interior, con la tapicería bilcolor o el precioso volante de madera de tres radios. También está muy bien hecho el frontal, con faros extra de largo alcance. Esta miniatura es una edición exclusiva para la tienda Modelcarworld, en color turquesa, mientras que la edición estándar es gris plata.

sábado, enero 14, 2012

Ferrari 250 GT Berlinetta Lusso de Elite

La prolífica serie 25o de Ferrari, que incluyó algunos de los automóviles más míticos de la marca del Cavallino, puso fin a su existencia con el 250 GT Berlinetta Lusso, modelo que se presentó al mundo desde el Salón del Automóvil de Paris de 1962. A caballo entre el deportivo 250 GT Berlinetta SWB, en el que estaba basado, y el 250 GTE de cuatro plazas, se trataba de un modelo que aunaba la deportividad del primero y el confort del segundo.

Su carrocería de estilo 'fastback' fue diseñada por Pininfarina y construída por Scaglietti. Era de acero con excepción de las puertas, el capó y la tapa del maletero, que eran de aluminio. Sus elegantes formas han hecho que la crítica especializada lo considere uno de los Ferraris más elegantes de la historia de la marca. Era especialmente peculiar su interior, donde el cuentarrevoluciones y el velocímetro iban colocados en la consola central, ligeramente ladeados hacia el conductor. Sobre el volante Nardi iban situados cuatro indicadores.

El Lusso puede considerarse la versión "civilizada" de la Berlinetta SWB, de hecho se montaba sobre el mismo chasis y equipaba el mismo motor Colombo V12 de tres litros con 240 cv de potencia, suficientes para alcanzar 240 Km/H. La alimentación corría a cargo de tres carburadores Weber dobles 36 DCS. La caja de cambios tenía cuatro velocidades y equipaba discos de freno Girling en las cuatro ruedas.

Pese a ser un coche diseñado para la carretera, en la Targa Florio y en el Tour de France de 1964 se inscribieron dos, acabando uno en posición 30º en la prueba gala. Como todo Ferrari, muchas fueron las celebridades que sucumbieron a sus encantos, contándose entre sus más ilustres propietarios el actor Steve McQueen, que tuvo uno marrón que se subastó el año pasado, y el guitarrista Eric Clapton, que tuvo uno gris plata. Es reseñable la anécdota del ejemplar que poseyó el músico Steve Boone, de los 'Lovin´Spoonfull', que fue robado de un taller de Queens, Nueva York, y nunca se supo de su paradero.

Nuevo Ferrari clásico de Hotwheels para su prestigiosa serie Elite y todo un acierto, ya sea con la elección del modelo como con su acabado. Tal y como hemos dicho en modelos anteriores, Las miniaturas de Elite sorprenden por su gran acabado, de lo mejor que se hace actualmente en diecast. En este caso, creo que ha sido una prueba de fuego que se ha pasado con éxito pues el modelo está muy bien resuelto, tanto de molde, como de acabado, destacando como no el empleo de material fotograbado, en los limpias, las llantas o la parrilla del frontal. La miniatura está disponible en dos colores, este rojo y azul oscuro. En definitiva, una miniatura preciosa y muy recomendable.

miércoles, enero 11, 2012

Chevrolet C10 Cheyenne 1971 de American Excellence

En 1967 General Motors introdujo la segunda generación del modelo C/K-10, la camioneta pick up de gran tamaño que se venía vendiendo desde siete años atrás bajo las marcas Chevrolet y GMC. Mientras que el modelo anterior tenía unas formas muy marcadas, tal y como dictaban los cánones del diseño, el nuevo modelo tenía una línea plana y recta, mucho más simple y sobrio. Pero lo que realmente llamó la atención de la nueva pick up fue que empezó a incorporar elementos de lujo y confort que hasta ahora nunca se habían visto para un vehículo de uso exclusivamente laboral.

La gama de motores disponible era muy grande, pudiéndose elegir desde un seis cilindros en línea de 4,1 litros hasta un gran V8 de 6,6 litros. Igualmente existía la posibilidad de escoger entre varios tipos de transmisión, tanto manuales como automáticas de dos, tres y cuatro velocidades. La segunda generación se mantuvo en el mercado hasta 1972, diferenciándose los modelos de cada año por el diseño de su frontal.

La miniatura que hoy presentamos se corresponde con una camioneta C10, por tanto, de tracción trasera (las de tracción integral se denominaban K10), del año 1971, por su frontal de grupos ópticos simples y una gran parrilla cromada, y con el máximo acabo, el Cheyenne, identificable por su acabado bicolor y otros elementos con concesiones al lujo, como los tapacubos cromados, o la tapicería de cuadros, entre otros.

Estamos ante una miniatura de Neo-American Excellence especialmente bonita y altamente recomendable su adquisición para cualquier coleccionista, goza de una terminación y un acabado impecable, además de unas formas proporcionadas y equilibradas.

martes, enero 10, 2012

Sunbeam Talbot 90 MK II de Oxford Diecast

Pese a su diseño tremendamente conservador con el aspecto de un coche 10 años más viejo, cuando el Grupo Rootes presentó el nuevo Sunbeam Talbot 90 nadie podía imaginar que se trataba de un coche extremadamente ágil, con buenas prestaciones y que adoptaba una serie de innovaciones mecánicas realmente sorprendentes. Era un coche con una linea muy elegante, con pasos de rueda muy marcados, un frontal presidido por una parrilla vertical acompañada de dos horizontales más pequeñas, las puertas delanteras y traseras cerraban al unísono, por lo que había ausencia del pilarB. La zaga era muy compacta.

Además de la carrocería sedán se ofrecía un coupé y un elegante cabriolet. En un principio todos montaban un motor de cuatro cilindros, 1,9 litros y 64 cv de potencia, lo que le permitía una velocidad máxima de 128 Km/H. Tal fue su éxito y lo que los usuarios elevaron el listón, que cuando se presentó dos años después, en 1950, la segunda generación, el MKII, los ingenieros tuvieron que esmerarse, empleando un nuevo chasis con una suspensión mucho más elaborada y un motor de 2,2 litros más potente. Estéticamente abandonaba las tapas de las ruedas traseras y nuevas tomas de aire para refrigerar los tambores.

Ensamblado en la planta del Grupo Rootes en Ryton, Coventry, el Sunbeam Talbot 90 se mantuvo en el mercado hasta 1954, y en 1957 se presentó el MKIII, que perdió la denominación Talbot en favor de Sunbeam MKIII, que estuvo a la venta en 1957. Cabe reseñar que sus buenas prestaciones fueron testadas en el mundo de la competición, logrando el piloto británico Sir Stirling Moss el segundo puesto en el Rally de Montecarlo de 1952. En 1955 un MKIII logró la victoria por marcas.

El fabricante británico Oxford Diecast se ha revelado como uno de los mejores representantes del automovilismo británico clásico en la escala 1/43, con una serie preciosa de miniaturas, muchas inéditas en el mercado, con un acabado razonablemente bueno y un precio muy competente. Una de sus últimas creaciones es este simpático Sunbeam Talbot 90 MKII es un precioso, elegante y típico color negro. El nivel de detalle es bastante bueno, aunque sin florituras ni excesos, una miniatura sobria y elegante. La marca ofrece también en blanco la miniatura del MKI. El único fallo que le he encontrado es el tamaño de las ruedas, un poco más grande de lo normal, no obstante, no creo que sea un impedimento a la hora de hacerse con él.

Opel Olympia Rekord Cabriolet-Limousine de Neo Scale Models

Si bien el diseño de los automóviles norteamericanos tuvo una notable influencia en los modelos europeos de la década de los 50, esta característica se acentuó todavía más en marcas como Vauxhall, Ford u Opel, todas dependientes de las casas matrices al otro lado del Atlántico.

En marzo de 1953 ve la luz la que sería la última generación del Olympia de Opel, a su vez la primera de otro modelo emblemático, el Rekord. El nuevo automóvil de la marca del rayo se asemejaba mucho a los Chevrolet y Mercury de la época, aunque su tamaño era mucho más contenido. La nueva carrocería era de estilo pontón y rompía claramente con el estilo de la generación anterior, un diseño que databa de 1935.

El Olympia Rekord se ofrecía en tres versiones, sedán, cabriolet y Caravan-familiar. El único motor disponible era un cuatro cilindros de 1,5 litros que hasta 1956 ofrecía 40 cv de potencia y luego aumentó a 45. En 1957 finaliza la producción del Olympia Rekord con la llegada del Rekord P1. El nombre Rekord permanecería ligado a Opel hasta 1986 y la llegada del Omega.

Después de que hace unos meses Neo presentara una bonita reproducción del Olympia Rekord sedán, la marca holandesa de miniaturas presenta este, para mi gusto, mucho más interesante cabriolet, en una combinación de colores muy llamativa y con un acabado de lo más fino que se ve en esta marca, pues llama la atención una miniatura de un tamaño tan pequeño y tan bien detallada. Quizás el hecho de que el interior está a la vista ha sido también uno de los factores que hizo que me decidiera por esta miniatura en lugar del sedán.