sábado, julio 31, 2010

Jaguar S-Type 3.4 de Neo Scale Models

Jaguar lanzó en el año 1961 dos automóviles de gran importancia de cara a su trayectoria, por un lado el clásico entre los clásicos, el deportivo E-Type, por el otro, la gran berlina MK X, dotada de lo último en lujo y refinamiento. A ambos modelos se les sumaba el sedán MK II, lanzado en 1959 y que constituía el grueso de ventas principal de la firma de Conventry.

El presidente de Jaguar Cars, Sir William Lyons, pensó entonces que el MK II debía actualizarse técnicamente y de manera acorde con el MK X, y de esta forma los técnicos de Jaguar comenzaron con el desarrollo del proyecto "Utah MK III".

A todas luces el nuevo S-Type era una puesta al día del MK II. Estéticamente eran muy similares, de hecho, hasta después del pilar C sería muy difícil saber de qué modelo se trata. La diferencia entre ambos está en la trasera, pues la zaga redonda y compacta del MK II se sustituyó por una más alargada y parecida a la del MK X, en la que las ruedas traseras quedaban parcialmente escondidas. La suspensión trasera también fue modificada por una réplica a escala de la MK X. El S-Type estaba disponible con dos versiones del motor XK de seis cilindros, un 3,4 litros y un 3,8 ya vistos y probados en otros modelos.

Resulta más que curioso que el MK II, el S-Type y el 420 de 1966, modelos que teóricamente deberían haberse sustituido uno a otro, se mantuvieron en el mercado hasta el lanzamiento del XJ6 en 1968.

Neo Scale Models prosigue con su excelente serie de miniaturas dedicadas a las berlinas de Jaguar y lo hace en este caso con uno de los modelos menos populares, el S-Type, un sedán en el que muchos puristas vieron una degeneración del exitoso MK II. Una vez más es de agradecer que Neo se preocupe de este tipo de coches. Las formas del molde y sus proporciones son bastante correctas, sobre todo si se le compara con algún MK II (en mi caso, con el MK II de Minichamps y el Daimler 2,5 V8 de Vitesse). Muy bueno el interior, con el salpicadero y el cuadro de instrumentos magistralmente ejecutados. Incluso el clásico volante de Jaguar está reproducido perfectamente. Uno de los puntos que algunos coleccionistas de diversos foros han criticado es el color elegido, concretamente denominado "Opalescent Silver Blue", aunque también es de agradecer que no nos ofrezcan siempre los Jaguar en verde inglés, burdeos o beige. También hay una edición limitada a 300 ejemplares en color champagne para la tienda Modelcarworld.

Austin Healey Sprite MK III de Spark

El Sprite, "duende" en inglés, nació de la idea del presidente de la BMC, Sir Leonard Lord, de proporcionar un deportivo de bajo coste con la misma filosofía con la que en la década de los 30 se creó el popular Austin Seven.

El modelo que hoy nos ocupa es la tercera generación del mismo, o como los propios ingleses dicen, el MK III. Este modelo empleaba la misma carrocería que se introdujo para el MK II, mucho más convencional en su diseño que la primera generación, conocida popularmente como Frogeye ("ojos de rana") por la peculiar forma de sus faros sobre el capó, que lo asemejaban a dicho animal.

El secreto del éxito del Austin Healey Sprite era el mismo que la mayoría de los pequeños deportivos británicos, una estética muy atractiva digna de un modelo superior aderezada con componentes mecánicos de la gran serie. El Sprite MK III iba equipado con un motor de 1.098 cc Austin Serie A de 56 cv que proporcionaban una velocidad de 138 Km/H. El Sprite tenía un hermano gemelo, el MG Midget, el cual se revivía un nombre mítico de antes de la II Guerra Mundial. Ambos coches se ensamblaban en la factoría de Abingdon de MG. Tanto el Sprite como el Midget tuvieron en el Spitfire de Triumph su mayor rival en el mercado.

Spark es una marca que nos tiene acostumbrados más que nada a deportivos exóticos y a coches de competición, más que nada de Le Mans y resistencia. No obstante hay ocasiones en que nos deleita a los coleccionistas con creaciones de coches más populares y este Sprite MK III es un buen ejemplo de ello. El coche tiene unas formas muy correctas y el nivel de acabado es el habitual, donde predominan los elementos independientes y las piezas en fotograbado. El único pero que encuentro en esta miniatura es quizás que el tamaño de los neumáticos en relación a las llantas no es muy correcto. Sí destacoel fino de trabajo en el interior, los asientos con las clásicas costuras y el precioso volante en fotograbado.

jueves, julio 29, 2010

BMW 3.0 CSL de Spark

Considerado de forma oficiosa como el primer BMW M de la historia, ya que fue el primero en ser modificado por el departamento BMW Motorsports, el 3.0 CSL no sólo es una leyenda en el mundo de la competición, también fue en su día uno de los deportivos más codiciados del momento y hoy día es uno de los clásicos de la marca bávara más buscados por los coleccionistas.

El BMW 2000 CS era un elegante coupé con una sobria y armónica carrocería construida y diseñada por Karmann de Osnabrück, que se denominó internamente E9. Enseguida, los técnicos de BMW vieron que el coche tendría muchas mejores posibilidades si se le equipaba con el nuevo motor de seis cilindros ya probado en las berlinas E3, de este modo, y tras una pequeña modificación en la zona del morro (para albergar un motor más grande), vieron la luz los nuevos coupés 2500 CS y 2800 CS. El principal rasgo estético que diferenció a los nuevos coupés de seis cilindros de sus hermanos era la modificación del frontal. Los grupos ópticos simples alargados fueron sustituidos por unos dobles redondos y el doble riñón se redujo. Todos estos elementos se incluyeron en módulos de plástico negro.

A partir de 1971 los BMW 2800 CS son sustituidos por los 3.0 CS y 3.0 CSi, con un motor de 3 litros resultante de modificar el anterior 2,8. En su versión de carburador entregaba 180 cv, potencia que se incrementaba a 200 en la versión de inyección Bosch D-Jetronic. Al año siguiente nace la versión más radical de la serie E9, el 3.0 CSL, una variante cuyo objetivo era homologar el coche para disputar el recientemente nacido Campeonato Europeo de Turismos. La L del nombre hacía era el indicativo de "Lightweight" (peso ligero) contrariamente a otros BMW en los que quería decir "Lang" (carrocería de batalla larga).

La cura de adelgazamiento a la que fue sometido el 3.0 CSL, tanto en su versión de calle como de competición, incluía puertas y capó de aluminio, ventanillas de plexiglás, neumáticos más anchos, asientos deportivos y suspensión revisada, mejores que lograban que el coche perdiera 181 kilos. Debido a estas modificaciones, el comportamiento del coche cambiaba por completo, por lo que se ofreció también un kit aerodinámico consistente en un spoiler delantero, un alerón trasero en la cola, dos apéndices verticales a ambos lados del capó y otro alerón sobre el parabrisas trasero. Los modelos de calle también podían incorporarlo. Debido a la peculiar estética que el coche ganó con este kit, todo el mundo empezó a llamarlo Batmobile.

El 3.0 CSL cuenta igualmente con un envidiable palmarés deportivo. El mismo año de su lanzamiento, Toine Hezemans ganó el Europeo de Turismos con uno, además de anotarse la victoria en su clase en las 24 Horas de Le Mans junto a Dieter Quester. Ese mismo año, Chris Amon y Hans Joachim Stuck se impusieron en el GP de Turismos de Nurburgring con otro 3.0 CSL. Entre 1975 y 1979, el BMW 3.0 CSL ganó todos los campeonatos de turismos de Europa. Igualmente, en el IMSA americano, Ronnie Peterson, Sam Posey y Brian Redman ganaron varias carreras con el 3.0 CSL en la temporada 1975.

En la calle, el 3.0 CSL se miraba de tú a tú con coches como el Mercedes 350 SLC, el Alfa Romeo Montreal, o el Fiat Dino Coupé.

La miniatura del 3.0 CSL que hoy mostramos viene firmada por Spark, que ya contaba con varias versiones de competición del mismo coche en su catálogo. Se trata del primer 3.0 CSL de calle que hace la firma británica y el resultado es excelente. Con un llamativo color naranja, se trata de un CSL de calle sin kit aerondinámico (esperemos mostrar pronto el Batmobile). Las formas de la carrocería están muy bien reproducidas y el nivel de detalle es excelente y muy refinado, como viene siendo habitual en Spark. Quizás se han pasado un poco con la anchura de las ruedas. Antes de este Spark, los únicos 3.0 CSL de calle que había eran los de Schuco, con el diámetro de las llantas mal, y el más antiguo de Detail Cars.

miércoles, julio 28, 2010

Panther Kallista de Neo Scale Models

En muchas ocasiones, la intención de poseer un automóvil clásico puede chocar con el hecho de lo supuestamente complicado de su mantenimiento, es por eso que una opción razonable puede ser la adquisición de una réplica, que tiene la estética de un coche de época pero su mecánica es actual. Son muchos los fabricantes que desde la década de los 70 se han dedicado a la fabricación de este tipo de coches y Panther fue uno de los más famosos.

Panther Westwinds fue fundada a principios de la década de los 70 en Surrey, Inglaterra, por el diseñador de limousines y vehículos de lujo Robert Jankle. Su primera creación fue el J72, una réplica del Jaguar SS100 motorizada con un V12 de la propia firma de Coventry. Otra creación aún más llamativa fue el Panther Deville, con una carrocería inspirada en la de un Bugatti Royale. Fue precisamente un Deville el coche que se utilizó como coche del personaje Cruela De Vil para la versión cinematográfica del clásico de Disney '101 Dálmatas', curioso. Aparte de las réplicas basadas en diseños retros, de Panther Westwinds salieron otros coches bastante interesantes, como el Panther 6, un enorme descapotable con seis ruedas (las de delante más pequeñas y con dirección, igual que el monoplaza de Fórmula 1 Tyrrell P034) y motor Cadillac, y el Panther Rio, un Triumph Dolomite Sprint con un frontal tipo Rolls Royce y equipamiento de lujo en su interior. En 1980 la compañía entra en bancarrota y es adquirida por el millonario surcoreano Young Kim.

Centrándonos en el modelo que nos ocupa, el Kallista fue introducido en el mercado en 1982 como sustituto del Lima. Al igual que éste, su carrocería era de diseño retro y recordaba un poco a deportivos británicos clásicos como el Morgan o el Allard. El Lima estaba construido en fibra de carbono y el Kallista en aluminio. Los motores Vauxhall Viva y Magnum usados en el Lima fueron sustituidos en el Kallista por mecánicas Ford, usando las versiones mejor equipadas el V6 Cologne de 2,9 litros.

En 1990 el fabricante surcoreano SsangYong absorbió Panther Westwinds y continuó fabricando el Kallista bajo su propia marca, un caso muy similar a lo que pasó con Kia y el Lotus Elan. El último modelo en usar el nombre de Panther fue el deportivo de motor central Solo, que fue un fracaso de ventas. Hoy día, el nombre Panther Cars se encuentra a la venta y es que todavía hay quien cree en las supuestas buenas posibilidades de un nombre así en la industria del motor.

Realmente, los Panther siempre me parecieron coches demasiado kitsch, incluso los modelos más modestos como el Lima y el Kallista siempre me parecieron muy excesivos, pero esto no ha impedido que me haya hecho con la miniatura de Neo, que es a todas luces espectacular. Es un modelo en el que descata cantidad de detalles reproducidos, incluso la suspensión delantera está hecha con muelles de verdad. El color elegido es muy atractivo aunque Modelcarworld ofrece una edición limitada en verde inglés con beige, como viene siendo habitual entre Neo y esta tienda de miniaturas.

Alvis TF 21 Saloon & Drophead Coupé de Neo Scale Models





Alvis Cars cesó en 1967 la producción de vehículos cuando pasó a manos de Rover, de esta forma se puso punto y final a parte de la historia de una marca que ofreció productos de gran calidad y distinción que se codearon de tú a tú con marcas tan prestigiosas como Bentley o Daimler. La producción de la casa de Coventry por tanto se reservó tan sólo a sus líneas de construcción de motores de aviación y vehículos militares y de emergencias.

El Alvis TF 21 fue el último coche que salió de la factoría de Coventry y sustituía al TE 21 introducido en 1963. De hecho, son pocos los elementos que distinguen estéticamente al TF 21 de su antecesor. Fabricándose sólo entre 1966 y 1967, el Alvis TF 21 seguía usando las mismas y elegantes carrocerías diseñadas en Suiza por Herman Grabber y ensambladas por el especialista británico Park Ward. El TF 21 estaba disponible tanto en versión Saloon (coupé de dos puertas) y Drophead Coupé (Cabriolet).

Técnicamente, el TF 21 usaba el mismo chasis que el TE 21 y la misma suspensión. Sí se incorporaron como novedad discos de freno en las cuatro ruedas y una nueva dirección asistida. En el interior, el cuadro de intrumentos fue reordenado con vistas a una mayor ergonomía. El motor de 3 litros seguía siendo el mismo que el que se introdujo en 1950 en el TA 21, sólo que gracias a la incorporación de tres carburadores SU erogaba 150 cv de potencia. Para la transmisión podía escogerse entre una manual de cinco velocidades y una automática ZF.

Todas las publicaciones especializadas ensalzan la buena conducción de los Alvis de 3.0 litros pero eran coches muy caros, pues costaban el doble que un Jaguar, de este modo era de prever que la aventura de Alvis Cars no duraría mucho. Se dice que el propio Alec Issigonis, el padre del Mini, diseñó un prototipo de Alvis propulsado por un motor V8, pero era demasiado costoso de llevar a la realidad. Igualmente, cuando Rover compró Alvis en 1965 intentó producir bajo la marca del triángulo rojo un prototipo de motor central llamado P6BS, pero esta idea tampoco llegó a buen puerto pues Rover ya estaba bajo el control de British Leyland.

Por su parte, cuando Alvis Ltd, ya centrada en la producción militar, se integró en la BL, fue comprada al poco tiempo por United Scientific Holding Plc, y la compañía resultante se llamó Alvis Plc, la cual pujó en 1988 por la marca de vehículos blindados GKN y la producción se trasladó a Telford. El lugar donde se ubicó la factoría de Alvis en Coventry, en Holyhead Road, es hoy un gran centro comercial llamado Alvis Retail Park, reflejando así el orgullo que el pueblo británico siente por su industria automovilística, pese a su permanente caída. En 2002 Alvis Plc pujó por el grupo aeronáutico Vickers para formas Alvis Vickers Ltd, comprada en 2004 por BAE Systems, la cual ya eliminó el mítico triángulo rojo de su logo.

Neo Scale Models finaliza la trilogía de los bonitos Alvis de 3 litros con carrocería Park Ward con el último modelo que la marca de Coventry comercializó, el TF 21. Neo oferta las dos variantes de carrocería, un elegante Saloon en verde inglés con llantas de chapa y un DHC azul muy llamativo con llantas de radios. Ambos modelos gozan del mismo buen acabado que los TD 21 y TE 21 que ya en su día mostramos en el blog. Otros detalles dignos de mención pueden ser los finos faros antiniebla, precisamente uno de los elementos que diferenciaban al TF 21 del TE 21, ya que en un modelo eran rectangulares y en el anterior, redondos. Mención también al cuidado interior, especialmente el volante clásico de aro de madera y tres radios metálicos hecho en fotograbado.

viernes, julio 16, 2010

Cadillac Fleetwood Brougham 1980 de American Excellence

En 1980 la gama alta de Cadillac, compuesta por el Sedán De Ville, el Coupé De Ville y el Fleetwood Brougham, recibe una nueva carrocería más compacta donde destacaban ante todo las líneas especialmente cuadradas y el parabrisas trasero casi vertical. Los rasgos distintivos del Fleetwood eran el techo de vinilo y los tapacubos simulando llantas de radios.


También vinieron cambios mecánicos y el gran motor de 7 litros (425 ci) fue sustituido por un 6 litros (382 ci) que contaba con un sistema de modulación Eaton gestionado por ordenador que lograba mayor eficiencia en el consumo cuando se circulaba más lento. Pero fue precisamente la complejidad de este motor y los numerosos problemas que se derivaron de su electrónica, pues los controles y sensores del motor eran demasiado sofisticados para los ordenadores de la época.


En 1985, los Sedán De Ville y Coupé De Ville pasan a montarse en una nueva plataforma de tracción delantera, quedándose el Fleetwood Brougham como el último Cadillac de propulsión trasera de aquella época. El Fleetwood Brougham siguió manteniéndose en el mercado sobre todo porque era un coche muy demandado para convertirlo en Limousine. El último ejemplar salió de la planta de Arlington, Texas, en agosto de 1992.


La imagen popular de ser el coche de los malos de las películas de los 80 siempre acompañará a este coche, valgan como ejemplos series de acción norteamericanas como "Corrupción en Miami", "El Coche Fantástico", "Dallas" o "El Equipo A", entre otras.


De la mano del fabricante holandés Neo Scale Models y bajo la marca American Excellence nos llega este precioso Brougham del 80 en una elegante combinación bicolor de verdes. También está disponible, en edición limitada de 300 unidades para la tienda Modelcarworld, en burdeos con el techo beige. El modelo está muy bien ejecutado y reproduce muy bien las lineas de uno de los últimos grandes Cadillacs. Destaca sobre todo la finura de su parrilla frontal, hecha en metal fotograbado o las llantas de radios (curioso que en el coche real fuesen tapacubos de imitación). El acabado es el habitual al que nos está acostumbrando Neo, que da al coche mucho realismo. El interior es de color verde oscuro y también se reproducen todos los detalles, destacando el volante clásico de los Cadillacs de los 80, con dos radios estilo "Boomerang", y las molduras de imitación madera. Sin duda, un coche que dará mucho realce a cualquier vitrina dada su espectacularidad.

sábado, julio 10, 2010

BMW M3 E30 Sport Evolution de Auto Art

Después de cinco años en el mercado, BMW presentó la última y más radical evolución del M3. Desde sus inicios, el M3 fue concebido como un automóvil de competición y BMW se vio en la obligación de construir al menos 5.000 unidades de calle para poder homologarlo en la categoría del Grupo A de la FIA para coches de Rallye.

Pero lo cierto es que este coche se convirtió en un clarísimo objeto de deseo por parte de muchos automovilistas, los cuales alababan sus espectaculares prestaciones, su excelente manejo y su extraordinaria calidad de construcción. Así pues y ya como despedida, pues ya estaba prevista la sustitución de la Serie 3 E30 por la nueva E36, BMW lanzó al mercado una serie limitada del M3 denominada Sport Evolution.

Para diferenciarlo estéticamente del resto de M3, el Sport Evo de 1990 montaba unas llantas de aleación de color grafito y un paquete aerodinámico más sofisticado, con un spoiler regulable. Pero lo verdaderamente interesante estaba en el interior. La mecánica de cuatro cilindros había crecido desde los 2,3 a los 2,5 litros y la potencia de 220 a 238 cv, el motor tenía diferente distribución, menos relación de compresión y mejor respuesta en baja. En el interior había un nuevo set de asientos, que delante eran tipo baquett decorados con las tres franjas de M Motorsport.

El E30 Sport Evo, con 600 unidades construidas, es hoy por hoy uno de los BMW más buscados por los coleccionistas. Hubo igualmente una versión especial denominada Cecotto Edition, con color y equipamiento personalizado que llevaba el nombre del piloto venezolano Johnny Cecotto, conductor oficial de BMW en el DTM y que logró grandes éxitos al volante del M3.

La última miniatura de calle en 1/43 que nos ofrece el fabricante Auto Art es la versión Sport Evo del BMW M3 E30. El modelo se vende bajo la denominación Millenium que últimamente usa Auto Art para sus clásicos en 1/43. Es un modelo que ante todo destaca la finura con la que ha sido realizado, destacando sobre todo las excelente proporciones de su molde. Otros elementos dignos de mención son los anagramas "M3" en fotograbado o las preciosas llantas de aleación efecto grafito. Pero sin duda el gran atractivo del M3 de Auto Art es la apertura del capó con el motor presentado con todo lujo de detalles, como el anagrama "BMW M Power". Incluso tiene la varilla para poder dejar levantado el capó que se abre como el de los M3 de verdad, primero pivotando hacia adelante y subiendo a favor del sentido de la marcha. Auto Art ofrece por ahora la miniatura en rojo y en negro, aparte de las dos variantes Cecotto Edition, una en rojo y otra en gris. Una miniatura que no debe de faltar en ninguna colección de BMW.