domingo, abril 26, 2009

Fiat X 1/9 de Minichamps







Al igual que hiciera con el 850 Spider, Bertone se encargó de diseñar a su sustituto. En este caso el estilo clásico y con una clara influencia de Pininfarina evolucionó hacia unas formas más rectas y angulosas naciendo así el peculiar Fiat X 1/9. Sus líneas fueron obra de Marcello Gandini, que se inspiró en el prototipo Roundabout que diseñara unos años antes para Autobianchi.


Era un biplaza descapotable tipo targa -sólo parte del techo se quitaba-, concebido con dicha arquitectura con el objetivo de poder hacer frente a la restrictiva normativa americana respecto a los coches descubiertos. Su motor central transversal de 1.3 litros estaba basado en el del Fiat 128. Más tarde se sustituyó por el 1.5 litros del Ritmo. 

Pese a sus prestaciones modestas el coche se ganó el apelativo de 'pequeño Ferrari' ya que tenía un comportamiento muy propio de un auto deportivo, destacando su manejabilidad. En los últimos años de su producción el emblema de Fiat dejó de estar sobre su morro y el coche se denominó entonces Bertone X 1/9, aunque seguían vendiéndose en los concesionarios Fiat.

Esta miniatura de Minichamps representa a la perfección el coche. Sus proporciones son correctas y el detallado es muy buena en general. Destacan el contraste de las partes de plástico con el resto del coche en metal. El interior está también muy logrado, siendo el detalle más destacable el adorno de la bandera italiana sobre la tapicería.

martes, abril 14, 2009

Magirus-Deutz Merkur TLF 16 y S 6500 'Ulm Feuerwehr' de Minichamps













Resulta increible la capacidad que tienen los vehículos clásicos para evocar recuerdos de todo tipo. En el caso de los camiones Magirus, su imagen siempre estará relacionada con los parques de bomberos. 

Conrad Dietrich Magirus fundó en 1864 la Magirus Feuerwehr Requisiten Fabrik, en Ulm, su localidad natal. Resulta curioso que la ciudad de Ulm es la patria de otros célebres alemanes del entorno de la ciencia y de la técnica, como Robert Bosch, Otto Kassbohrer (autobuses Setra) o el mismísimo autor de la Teoría de la Relatividad, Albert Einstein. 

Entre algunos de los ingenios ideados por Magirus destaca la Magirus Leiter, la escalera extensible y giratoria, algo sin lo que hoy no se concibe el trabajo de los bomberos. En 1938 la casa Magirus fue adquirida por Klöckner Humboldt Deutz, llamándose Magirus-Deutz y adquiriendo su singular logo, una estilizada 'M' cuyo centro se erige hacia arriba y recrea la forma de la torre de la catedral de Ulm. 

En 1951 ve la luz la que es hoy por hoy su generación de camiones más popular, los modelos Merkur, Jupiter, S 3500 y S 6500, con su morro redondo de cocodrilo como seña estilística principal. Tres eran las opciones de motor según cada modelo, el cuatro cilindros de 5.3 litros y 85 CV; el seis cilindros en V de 7.9 litros y 125 CV; o la más grande todas, el colosal 10, 6 litros de 8 cilindros en V y 175 CV. Todas contaban con refrigeración por aire. 

Los camiones Magirus-Deutz destacaron por la excelente fiabilidad de sus mecánicas y es que éstas contaban con los mejores componentes del mercado, boomba inyectora Bosch, filtros Mann, compresor Westinghouse o cajas de cambio ZF de cinco relaciones. Vamos, que si se obvia el letrero Deutz que había sobre la culata cualquiera podía pensar que estaba ante el motor de cualquier superdeportivo de alta gama. Y es que una publicidad de marca rezaba el lema: "no pretendemos que únicamente nosotros hagamos verdaderos vehículos contra incendios, pero la verdad es que nuestros clientes en Sao Paulo, Moscú, Chicago y San Sebastián los aprecian por su calidad, duración y rendimiento".

Hoy presentamos dos versiones del clásico Magirus de morro redondo las cuales son réplicas de una autobomba y una escalera móvil que pertenecieron al Servicio de Bomberos de Ulm, localidad natal de la marca, como ya se ha dicho antes. En primer lugar está una autobomba Merkur TLF 16, siglas que hacen referencia al tipo de tanque de agua con el que contaba, un modelo TLF 16. En el caso de la escalera, se trata de un modelo S 6500 cuya escalera desplegada (ojo, en el modelo real) alcanzaba los 27 metros de altura.

Ambas miniaturas cuentan con un nivel de acabado de primera línea, en total consonancia con el estándar habitual de Minichamps, aunque claro, al ser una miniatura de gran tamaño siempre es más fácil el añadir el mayor número de detalles realistas. Las piezas independientes son una constante en cada modelo y en ambos las escaleras son operativas. Destaca que el S 6500 tiene el capó practicable y al levantarse se puede contemplar con todo lujo de detalles un enorme motor Deutz de ocho cilindros en V, pintado en negro mate y con la turbina de refrigeración bien brillante en medio. En definitiva, dos hermosas miniaturas capaces de llenar de vistosidad y belleza las vitrinas de cualquier coleccionista.

lunes, abril 13, 2009

Saab 900 Cabrio de Neo Scale Models






Robert J. Sinclair, presidente de Saab-Scania de Norteamérica, sugirió que sería interesante que el Saab 900 tuviera una versión descubierta. Dos especialistas privados, la estadounidense American Sunroof Company y la británica Lynx fabricaron tres versiones no oficiales antes de que en 1986 la propia Saab lanzara el oficial. 

Resulta especialmente curioso como dos equipos se pusieron a trabajar paralelamente en su desarrollo. Por un lado, en la factoría de Trollhätan (Suecia) se basaron en la carrocería del modelo hatchback de tres puertas, mientras que en Valmet (Finlandia) lo hicieron basándose en el coupé de dos puertas. Finalmente fue el proyecto finlandés el que más gustó y pasó a la producción en el año 1984. Dos años después, el escenario del Salón del Automóvil de Frankfurt fue el escogido para la presentación oficial del convertible.

En cuanto a la mecánica, para una versión tan especial en principio sólo se ofreció el dos litros con turbo e intercooler aunque más tarde y según qué mercado se ofertaba una versión atmosférica. El Saab 900 Cabrio ha pasado a la historia por ser uno de los coches más distinguidos de los 80 y su peculiar estilo podía seducir tanto a un deportista de élite como a un escritor-intelectual de éxito. En 1994 su producción llegó a su fin, GM se había hecho con Saab y se introdujo un nuevo 900 basado en el Opel Vectra. Muchos opinan que la siguiente generación del 900, la última, perdió todo el encanto y que desde que la casa americana se hizo con el control total de la marca sueca ésta comenzó un camino de descenso hasta la situación límite y desesperada en que hoy día se encuentra.

Sólo cabe una palabra para definir al Saab 900 Cabrio de Neo, sobresaliente, una de esas miniaturas que no pasa desapercibida. Si bien está muy claro que este fabricante ha irrumpido con fuerza en el mercado, pero está claro que hay marcas con la que está teniendo un ojo clínico y una de ellas es Saab. Su exterior está perfectamente moldeado, proporciones perfectas y un nivel de detallado óptimo. El interior no podía ser menos y cualquiera diría que está ante el modelo real. También creemos que esta cominación de colores de rojo borgoña con interior claro es la más adecuada de las que oferta Neo.

domingo, abril 12, 2009

DKW Monza de Starline Models







Relacionar a la marca DKW con un coche deportivo parecía algo descabellado, pero lo cierto es que hubo gente que vio las posibilidades de modificar las alegres y fiables mecánicas de tres cilindros y aprovechar las ventajas de los pequeños turismos alemanes para rallies y otras competiciones. 


En 1955 se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt un atractivo pequeño coupé que en su morro lucía el emblema de los cuatro anillos del grupo Auto Union. Su aerodinámica carrocería estaba fabricada en poliéster y reforzada con fibra de vidrio y llevaba la firma de los carroceros alemanes Dannenhauer & Strauss. 

Debido a que el coche batió un rércord de velocidad en el circuito italiano de Monza a manos del piloto Günther Ahrens, DKW optó por llamarlo igual que el mítico autódromo. Después de que Dannenhauer & Strauss hubiesen fabricado 15 carrocerías para el Monza, la producción pasó a Massholder, en Wenk, que construyeron 90 carrocerías más, pero entonces la propia marca DKW decidió en 1958 suspender la producción del Monza ya que acababa de salir a la venta el modelo 1000 SP y así no hacerse autocompetencia. El motor de tres cilindros del Monza podía tener 896 o 981 cc, con potencias entre 38 y 44 CV.

Tras un precioso Munga, la marca alemana Starline Models amplía su gama de modelos DKW con un Monza no menos excelente. Y es que a las limpias, correctas y proporcionadas líneas de su molde hay que añadirle un acabado estupendo, en la línea habitual de la marca. El Monza es un coche ya de por sí bastante sencillo, con lo que la miniatura está totalmente en consonancia. Los cromados se han resuelto con pintura metalizada y los elementos ornamentales independientes básicamente son los faros y los limpiaparabrisas. El resto está moldeado sobre la carrocería y pintado. No obstante, la relación calidad-precio, una seña de identidad inequívoca de los Starline, es excelente y no cabe pedir más.

MAN 10.210 'Bären Marke' de Schuco











El MAN 10.210 fue el primer camión de la popular marca alemana en montar una cabina de las denominadas 'de larga distancia', cabinas que contrariamente a las que hasta ahora se habían visto, con el motor delante y con el clásico morro, destacaban por su diseño chato y por llevar el motor debajo, colocado justo encima del eje delantero. 

El modelo 10.210 de MAN fue introducido a principios de la década de los 60, concretamente su vida comercial fue entre los años 1963 y 1966 y se vendió en series pequeñas. Su nombre, 10.210, hace referencia al peso del camión, 10 toneladas, y a la potencia de su motor de 9,6 litros de cilindrada, 210 CV. 

El MAN 10.210 fue conocido también en su día popularmente como 'chubby cheeks', expresión que traducida al castellando quiere decir 'mofletes', un nombre también muy popular en el mundo del camión en España, ya que hubo un Pegaso al que se denominó de la misma forma. El modelo que presentamos en El Kekomóvil es un trailer perteneciente a la flota de la empresa alemana de lácteos 'Bären Marke'. Hoy día, el 10.210 es un camión muy apreciado por los coleccionistas de vehículos pesados clásicos.

A primera vista, lo que más llama la atención de esta miniatura comparada con los coches de su misma escala es el colosal tamaño que tiene. Obviamente este tamaño es una ventaja, ya que hay más posibilidad de ofrecer un acabado aún más detallado. Estos detalles se hacen muy patentes en la zona de la cabina, donde se observa el gran trabajo que hace Schuco con los vehículos industriales. Llama la atención en el exterior la finura con la que se han ejecutado la parrilla, los retrovisores o el juego de tres limpiaparabrisas. No menos destacable es el interior de la misma, que, aparte de un detallado cuadro de mandos, es muy reseñable las literas, la seña principal de que se trata de una cabina diseñada para las largas distancias. En lo que al remolque se refiere, destacan especialmente unos bajos muy detallados aparte de la vistosa decoración. Mencionar que el chasis del camión y del remolque son de plástico, aunque no es un factor que venga en detrimento de la excelente calidad del conjunto.

Lamborghini Jota de Minichamps








El Lamborghini Jota más que un coche, puede ser considerado una leyenda del automovilismo, de la misma forma que James Dean lo fue para el cine o Jimi Hendrix para la música, irrumpieron a lo grande en la escena, su talento dejó perplejos a todos pero pronto hallaron la muerte. 


Uno de los ingenieros artífices del Miura, el neozelandés Bob Wallace, decidió ponerse a trabajar en una versión extrema del Miura. Las malas lenguas hablan de que Lamborghini autorizó este estudio debido a que se había dicho que el Miura no estaba preparado para ser llevado al límite, o sea, que había quien pensaba que el Miura, con toda su potencia y radical aspecto, no dejaba de ser un coche de playboy mientras que sus rivales, léanse el Ferrari 365 Daytona o incluso el De Tomaso Pantera, habían dado muy buenos resultados tanto en la calle como en los circuitos. 

Wallace se puso manos a la obra. Partió de un SV al que disminuyó el peso de 1.250 a 800 Kg, el interior se simplificó al máximo, los faros pasaron a ser fijos, se colocaron ventanas de plexiglás y se le dotó de un nuevo chasis fabricado en aleación de aluminio, lo que permitió ahorrar 400 Kg de los 800 antes referidos. 

Para mejorar el reparto de pesos se modificaron las disposiciones del tanque de gasolina y de la rueda de repuesto. El exterior también recibió mejoras, nuevas llantas de aleación, entradas de aire para refrigerar los frenos, un apéndice aerondinámico frontal o las dos bocas del depósito de combustible sobre el capó delantero. 

El motor fue modificado para ofrecer de 385 CV a 440 CV, casi nada. Incluso, casi como una burla a su máximo rival, Ferrari, el Jota lucía un escudetto con su toro en las aletas delanteras similar al que usaban los coches de Maranello. El único Miura Jota que se construyó fue siniestrado en un accidente, no obstante, se realizaron réplicas sobre base SV, denominadas SVR, siendo algunas fabricadas con el Miura fuera de producción y por encargo especial con piezas de stock.

La miniatura de Minichamps que presentamos es la réplica del Jota original, contrariamente al Kyosho que analizamos en una ocasión anterior, que era el SVR fabricado especialmente para Herbert Hahne, el importador alemán de Lamborghini. La réplica de Minichamps ofrece un acabado en consonancia con la línea ascendente que lleva la marca y seguramente no dejará indiferente a ningún coleccionista. Es un modelo sencillo, al igual que lo era el coche real al que representa, pero en el que no se ha escatimado en ningún detalle.

sábado, abril 11, 2009

Krupp Titan 'Dachser Spedition' de Minichamps








La compañía alemana Krupp era una industria especializada tanto en vehículos pesados como en armamento. Radicada en Essen, fue trasladada al sur de Alemania, a la localidad de Kulmbach, durante la II Guerra Mundial para preservarla de los bombardeos aliados. 


Al reanudar su actividad tras la gran guerra, cambió su nombre por Südenwerke y así estuvo hasta el año 1951, fecha en que se trasladó a Essen de nuevo y volvió a llamarse Krupp. El Krupp Titan fue en su día el camión más potente que se fabricó. Fue presentado en 1950 en Paris aún bajo el nombre de Südenwerke Titan, pero un año después volvió a llevar el emblema de los tres anillos sobre su imponente morro. 

Quizás lo más revolucionario de este gigante alemán de las carreteras fuese su mecánica. Montaba un motor de seis cilindros y dos tiempos, pero en realidad eran dos unidades tricilíndrícas que funcionaban con independencia y compartían cigüeñal. La mecánica proporcionaba 210 CV de potencia pero siempre se dijo que era un problema sincronizarlas, por lo que cuando la producción del Titan cesó tras unas 1.000 unidades vendidas, al sucesor, el Tiger, se le dotó de un cinco cilindros mucho más sencillo y fiable. 

La prensa especializada de la época decía que el Krupp Titan era el único camión del mercado capaz de decir su nombre, y es que su motor de dos tiempos emitía un ruido similar a 'krupp, krupp, krupp'. Con todo, ya sea por su mecánica revolucionaria o por su imponente aspecto, el Krupp Titan tiene reservado un sitio especial en el olimpo de los camiones clásicos.

Este Krupp Titan de dos ejes, que tiene el honor de ser el primer camión (y no el último) en ser analizado en El Kekomóvil, es un ejemplar con carrocería de caja tapada con lona y dos ejes. El logotipo que lleva en los flancos de su caja demuestra que se trata de una unidad de la empresa de transporte de mercancías 'Dachser'. Minichamps procura al coleccionista una miniatura que a primera vista se puede calificar de "impresionante". Su grado de ejecución es el habitual de la marca. El exterior cuenta con numerosos elementos independientes. El interior está también muy detallado, destacando el gran volante blanco nacarado de cuatro radios y los tres asientos, estando el del conductor más adelantado. La lona puede ser retirada si se quiere variar su aspecto y dejar el interior de la caja a la vista.

Setra S6 'Autobus Oberbayern' de Schuco











El nombre Setra se deriva de la expresión alemana 'selbsttragend' (autoportante) y es que los autobuses y autocares Setra fueron pioneros a principios de la década de los 50 en el uso del chasis autoportante, o sea, que la carrocería del bus y el chasis son la misma pieza. La marca fue fundada por Otto Kässbohrer, de hecho, hasta el año 1951 los vehículos fabricados por Kässbohrer llevaban su propio nombre, pero la empresa lo cambió de cara a su exportación, ya que para cualquier persona que no hable alemán es un término difícil de pronunciar. No obstante los Setra siguieron y siguen luciendo la 'K' en su frontal.

El primer bus que se vendió bajo el nombre de Setra fue el S8, que apareció en 1951. Cuatro años más tarde la empresa presentó una variante más pequeña para ampliar su presencia en el mercado. El S6 fue presentado en Ginebra en 1955 y fue apodado el 'pretty little' (mucho en poco). Aparte de que su nivel de comodidad estaba a la altura de los grandes autocares, uno de sus puntos fuertes fue su gran superficie acristalada, que lo hizo muy atractivo y práctico de cara a su utilización turística, de hecho fue en su época el vehículo charter favorito de las agencias de viajes. Se fabricaron versiones de 21 y de 25 plazas. Entre sus principales virtudes estaba su gran manejabilidad, más similar a la de un turismo que a la de un bus normal. El S6 solía equiparse con un motor diésel Henschel de cuatro cilindros y 4.0 litros que lograba una velocidad máxima de 100 Km/H. 

Hoy en El Kekomóvil incluyo la primera miniatura de un autobús que entra en mi colección. Se trata del simpático y magnífico Setra S6 del fabricante alemán Schuco, concretamente en la versión utilizada por la empresa de transportes de Munich 'Autobus Oberbayern'. Aparte de su excelente acabado general, en referencia a otras versiones del S6 de Schuco, éste resulta muy atractivo ya que incluye un pequeño remolque y una baca cargada de equipaje. La ejecución del modelo resulta impecable y pone de manifiesto que los vehículos industriales y de transporte son el gran fuerte de Schuco. Hasta el más mínimo detalle ha sido reproducido. Destaca que todos los cromados son auténticos o que incluso la escalera para acceder a la baca del equipaje sube o baja, para dar aún más realismo a la miniatura.