sábado, marzo 15, 2008

Aston Martin DBS 1969 de Minichamps








¿El primer Aston Martin moderno o el último clásico? Esta es la eterna pregunta que el mundo del automovilismo se ha hecho en relación a este coche, en cualquier caso se trata de un automóvil de excepción, heredero de la mejor manufactura británica, que tristemente casi ha desaparecido. 


En 1967 Aston Martin sorprendió al público con una gran máquina. Era rápido, poderoso y sobre todo, ancho y grande. La marca de Newport-Pagnell había venido ofreciendo desde los primeros cincuenta la prestigiosa serie de deportivos DB, comenzando con el DB2 y terminando con el DB6. Éste último ya acusaba el paso del tiempo, sobre todo en su carrocería, obra de Touring Superleggera. 

Para buscarle un sustituto, el diseñador William Towns apostó por una línea agresiva de formas planas y rectilíneas, que alcanzarían un desorbitado zénit con el posterior Lagonda. El DBS plasmaba el nuevo estilo de Aston Martin, pero todavía en su vano motor latía el gran seis cilindros en línea de 4.0 litros y 286 CV, por lo que se puede decir que es un modelo de transición. La última evolución del DBS de 6 cilindros fue el Vantage, que erogaba en torno a 350 CV. En 1970 aparece el DBS V8, ya con un nuevo motor, pero esa es ya otra historia. 

Siempre se ha considerado al DBS como el Aston olvidado y la vedad que hoy día puede ser la opción más "razonable y económica" para hacerse con un auto de esta marca. Su condición de proscrito incluso se extrapola al cine, pues fue el automóvil elegido para que usase el agente secreto James Bond en el film '007 Al Servicio Secreto de su Majestad', película protagonizada por el australiano George Lazensby, el James Bond más impopular y denostado de todos que sólo participó en una entrega de la saga.

Hace ya dos años que la marca Spark se descolgaba por fin con una miniatura asequible del Aston DBS. Ésta presentaba en líneas generales un aspecto muy bueno, pero tenía leves fallos, como un frontal no muy conseguido y unas ruedas algo pasadas de tamaño. La marca alemana Minichamps hace ya un año que anunció la salida de su miniatura del DBS y unas semanas después de la Feria de Nurenberg la ha puesto en el mercado y hay que afirmar que la espera ha merecido la pena. Es cierto que los modelos 2008 de Minichamps están presentando un gran esmero por parte del fabricante y este Aston no es una excepción. De hecho, se puede decir que supera a su homólogo de Spark en casi todo, salvo en la terminación de los retrovisores. El DBS de Minichamps tiene unas proporciones perfectas, gran cantidad de detalles exteriores e interiores y destacan cromados de verdad en vez de la fea práctica de la pintura plateada. Una miniatura que a nadie le va defraudar.

No hay comentarios: