viernes, febrero 20, 2015

Seat 600 L Especial Berlina 1973 de Solido





"Adios al 600" fue el titular de apertura del número 597 de la popular revista 'Velocidad', comercializado en febrero de 1973, seis meses antes del cese de producción del automóvil español por antonomasia. Unos meses antes, en octubre de 1972, se presentaba la que fue la última versión del Seat 600, el L Especial.

Una vez más, Seat volvía a ofrecer un producto cien por cien original. El 600 L Especial no tenía equivalente en la Fiat italiana. Realmente se trataba de una versión mejorada estética y mecánicamente del 600 E, con el que convivió. Su vida comercial fue corta, de unos nueve meses y se fabricaron un total de 39.296 unidades, una de ellas, fue el 600 número 750.000 fabricado por Seat.

Su principal novedad técnica era la mayor potencia de su motor con respecto al 600 E, con 28 cv, mejora lograda a base de aumentar la relación de compresión y a la adopción de un nuevo carburador Sólex 28 PIB 5. Ello añadido a un menor peso lograba una velocidad máxima de 115 Km/H, pese a que su tacómetro marcaba los 140. 

En el interior, el salpicadero estaba forrado de vinilo acolchado negro  y sin aristas, en pro de una mejor seguridad, y el volante, de color negro mate también, tenía cerradura antirrobo en la columna de la dirección. En el exterior, los rasgos que le caracterizaban era una nueva bigotera de plástico plateado específica, dos nuevas rejillas de aireación en detrás de las ventanillas traseras, y la leyenda 'L Especial' en la esquina inferior derecha de su trasera. 

Existía una versión aún más exclusiva del L Especial, que se denominaba 'Extras', la cual incluía luneta térmica, asientos reclinables, moqueta en el piso y un guarnecido en el techo denominado 'Imperial'.

El 3 de agosto de 1973 sale de la factoría Seat de la Zona Franca de Barcelona el último 600, un L Especial blanco que luce en su cristal trasero la pancarta con la leyenda 'Fin, adios 600'. Los operarios le aplauden al pasar, le hacen el pasillo, lo acarician como si de algo precioso se tratase -que lo era y lo es-. Todo el mundo es consciente de que es, efectivamente, el fin de una época. Finalmente se coloca debajo de una nueva pancarta para hacerse la fotografía, para inmortalizarse ante la historia. "Naciste Príncipe, mueres Rey", rezaba.

Esta miniatura del Seat 600 L Especial apareció en la colección editada por Salvat 'Todos los Seat 600'. En esta ocasión, el fabricante francés de miniaturas Solido no presentaba un molde completamente nuevo, como había pasado en esa misma colección con los 600 N y D, 800 y Formichetta, sino que en esta ocasión se recurría a un molde existente fabricado en principio por otra marca de miniaturas, Detail Cars, integrada dentro de Solido. He de decir que se trata de una miniatura fantástica, de muy buena reproducción y un rico detallado, aun siendo una miniatura de las consideradas económicas.

No hay comentarios: