domingo, enero 25, 2015

Pegaso Z102 Berlinetta Touring Serie 1 1953 de Neo Scale Models







Pegaso, ese ser maravilloso, el caballo alado de la mitología griega que surgió, según las leyendas, de la sangre que brotó del cuello de la górgona Medusa cuando Perseo cercenó su cabeza, que quería usar para acabar con el monstruo Kraken y salvar la vida de su amada, Andromeda. Ese mismo ser que ayudó al no menos legendario Belerofonte a acabar con la monstruosa Quimera. Ese mismo ser que en la década de los 50 dio nombre al único automóvil deportivo que se ha construido en España, casi tan divino, mitológico y extraterrenal como el propio caballo alado, pues lo cierto es que su vida fue tan efímera, que lo hace aún más leyenda que realidad.

Wifredo Ricart regresó a su España natal desde Italia tras la II Guerra Mundial, sus fábricas y empresas estaban destruidas y sin dinero, no siendo el mejor sitio donde trabajar. Si bien es cierto que la España del Franquismo y la autarquía no era el mejor destino para uno de los ingenieros más legendarios del automovilismo deportivo después de haber sido la gran estrella de la todopoderosa Alfa Romeo y el 'alter ego' de un tal Enzo Ferrari, menos daba una piedra y Ricart se incorporó a la recién creada Empresa Nacional de Autocamiones Enasa, erigida sobre las cenizas de la tristemente difunta Hispano Suiza.

Como era lógico, el autor de autos tan legendarios como el Alfa Romeo 512, no tardó mucho en vislumbrar un proyecto de su campo y de este modo, a principios de los 50 Ricart concibe el proyecto del primer automóvil deportivo cien por cien español, el Pegaso Z102. Ahora llega la pregunta del millón: ¿Qué encaje tenía en una empresa pública dedicada a los vehículos industriales un costoso automóvil deportivo destinado a clientes adinerados? Hay que introducir también el factor geográfico y socio económico. Todo ello en la España de la posguerra, con una economía en régimen autárquico fruto de una fuerte crisis económica. Ricart era una persona extremadamente inteligente y con una gran visión, un hombre muy adelantado a su tiempo -había trabajado para Alfa Romeo en sus mejores años-, por tanto, el Proyecto Z102 fue presentado a la cúpula de Enasa como una operación de promoción de la compañía. Sería el escaparate de todo lo mejor que la Empresa Nacional de Autocamiones podía ofrecer, representaría a la compañía en los mercados internacionales con un objetivo muy claro, lograr divisas extranjeras. Así pues, el ingeniero recibe luz verde y el popularmente conocido como 'Pegasín' -para diferenciarlo de sus hermanos mayores, los camiones-, vio la luz en el Salón de París de 1951.

El Z102 se adquiría como chasis, al más puro estilo años 30, mientras que la carrocería era el cliente quien la encargaba al artesano que más le satisfacía. Sin duda alguna, las más famosas fueron las realizadas por la empresa Touring de Milán, propiedad de Carlos Felice Bianchi Anderloni, amigo de Ricart, y realizadas por el método 'Superleggera'. Es el caso del modelo que hoy nos ocupa, concretamente la Berlinetta Touring de primera serie fabricada en 1953 con el chasis número 01021500143 y matrícula B-88959, automóvil que aún hoy día sigue perteneciendo a su propietario original, Juan Coma-Cros de Barcelona, que se le ha podido ver en concursos y eventos como el Peeble Beach 2010. El auto se encuentra en estado original salvo los intermitentes. El motor es  la versión de 2,8 litros del V8 Pegaso, cuya potencia se estimaba en unos 200 cv.

Hace ya más de un año que Neo Scale Models presentaba en el Salón de Nuremberg un modelo de muestra de lo que iba a ser su miniatura del Pegaso Z102 y los foros especializados se incendiaron ante la euforia entre coleccionistas españoles por la futura llegada de una nueva miniatura de un Pegaso. Dicha euforia se generalizó a todo el universo de coleccionistas a escala. El modelo apareció en el mes de abril de 2014 finalmente y lo hizo con la apariencia de la Berlinetta Touring 01021500143 de Coma-Cros en una perfecta y esmerada reproducción como viene siendo habitual en Neo. Eso sí, no reprodujo la matrícula original y le colocó la habitual con el número de referencia de la miniatura. Es un detalle que se les perdona. Posiblemente se trate de una de las mejores réplicas realizadas de un Pegaso Z102. La tienda Modelcarworld realizó una variante de color azul claro con interior rojo, un claro guiño al ejemplar 01021500170 aunque sin los antiniebla rectangulares, hecho particular que me hizo decantarme por el beige a la hora de adquirirlo. Bajo mi punto de vista se trata de una miniatura que roza la perfección, en las formas del molde, sus proporciones y su acabado, que con todo el ornamento en metal fotograbado logran un conjunto inmejorable. Otra de esas joyas que hacen lucir aún más cualquier colección.

1 comentario:

gattamelata dijo...

Preciosa línea:deportiva, elegante y nada ostentosa.
Hace bastantes años, en el Circuito del Jarama, vi un Pegaso dar un par de vueltas, creo que era también un Z 102, y era desde luego una maravilla.
Saludos y felicidades por el modelo.