miércoles, agosto 29, 2012

Bentley Turbo R de Neo Scale Models





Desde que en 1933 Walter Owen Bentley vendiese su empresa a la Rolls Royce sus coches vivieron un cada vez más acentuado proceso de mimetización con los de la marca del Espíritu del Éxtasis. Así pues a finales de la década de los 70 un Bentley poco o nada tenía que ver con aquellas excelsas y enormes máquinas, las locomotoras más rápidas del mundo, según Ettore Bugatti, que marcaron la pauta en las 24 Horas de Le Mans de la década de los 30.

En el Salón de Ginebra de marzo de 1985, Bentley presentó su nuevo modelo, denominado Turbo R. Era una evolución del Mulsanne Turbo, a su vez evolucionado del Eight, que era el hermano gemelo del Rolls Royce Silver Spirit aparecido en 1982. Pese a presentar una tendencia totalmente continuista, fiel a ese principio de evolución y no revolución tan característico de la marca, técnicamente presentaba una importante renovación, sobre todo en el capítulo de suspensiones y tren de rodaje, con un equipamiento mucho más acorde a un coche con una características tan especiales.

Y es que el Turbo R de Bentley era único en su especie, pues no existía una berlina de semejantes características, incluso un Mercedes 560 SEL, un BMW 750 iL o un Daimler Double Six resultaban demasiados plebeyos. El motor era el habitual V8 de manufactura Rolls Royce, con 6.750 cc de cubicaje y con 350 cv de potencia gracias a su sobrealimentación, logrando una aceleración de 0 a 100 de 6,7 segundos y 230 Km/H de velocidad máxima autolimitada, aunque se dice que ejemplares sin limitador no tenían problema en alcanzar los 270 Km/H. Las primeras unidades montaban una caja de cambios automática de tres velocidades, mientras que a partir de 1992 se sustituyó por una de cuatro con un funcionamiento más correcto y que permitía un mejor aprovechamiento.

El Turbo R se mantuvo en el mercado hasta 1996, fecha en que lo sustituyó el Turbo RT de 400 cv. Para muchos puristas de la marca Bentley, el Turbo R vino a recuperar parte de ese ADN deportivo que los años de mimetización con Rolls Royce vinieron a perder los Bentley.

Hoy presento una miniatura tremendamente interesante y llamativa, un imponente Bentley Turbo R de la década de los 80 realizado por el fabricante holandés Neo Scale Models. El modelo cuenta con ma nufactura habitual a la que este fabricante nos tiene acostumbrados, con gran profusión de pequeñas detallas que hacen a la miniatura sumamente atractiva. La línea del molde me parece igualmente fidedigna, precisa y muy acertada. Según se ha comentado en foros especializados, la miniatura representa a uno de los modelos que probó la prensa, cosa que acredita las letras TU en su matrícula. En definitiva, una miniatura atractiva, bonita e imponente que cualquier coleccionista gustará de disfrutar.

martes, agosto 14, 2012

Opel Manta B2 GSI Exclusive de Neo Scale Models





Del mismo modo que el popular Ford Mustang en los Estados Unidos se convirtió en el coche predilecto de los conductores más jóvenes, a finales de la década de los 70 comenzaron a proliferar algunos automóviles que de una u otra forma guardaban cierta semejanza filosófica con el Mustang y el concepto de 'Pony Car'. Estos autos contaban con una estética muy atractiva y juvenil y con motores, que sin ser enormes V8, permitían buenas prestaciones y casaban muy bien con la estética de sus carrocerías. Entre estos coches hubo dos que brillaron con especial fuerza, uno fue el Ford Capri, el otro el Opel Manta, dos coches que conquistaron el corazón de un generación de jóvenes conductores y que entre ellos hubo una purísima competencia en diversos campos. Así pues, Ford y General Motors, los dos colosos de la automación americana, que tantas batallas comerciales libraron en Estados Unidos, estaban dispuestos a usar el viejo continente como un nuevo campo de batalla. Por mi parte, hoy es el turno del Manta en su segunda generación.

En 1975 aparece una nueva versión del Opel Manta que llegaba al mercado con el objetivo de reeditar el éxito experimentado por su antecesor, el Manta A. El nuevo Manta estaba disponible en dos variantes de carrocería, el coupé de tres volúmenes y combo-coupé de dos. En esta ocasión el coche se basaba en la plataforma del Opel Ascona. En 1981 aparece la versión conocida como Manta B2 o Facelift, lo que ahora se conoce como restyling. Este modelo, que es el que vengo a reseñar, sólo estaba disponible como coupé de tres volúmenes y tres variantes mecánicas, el 1,3 litros, 1,8 litros y 2 litros, este último con culata de 16 válvulas, caja de cambios Getrag de cinco velocidades y 110 cv de potencia. La versión Manta 400 se encargó de representar a Opel en el Mundial de Rallyes con el motor de 2,4 litros. También hubo modelos especiales especialmente desarrollados por el preparador especializado en Opel Irmscher.

El modelo que les presento se trata concretamente de un Opel Manta B2 GSI Exclusive, el último Opel Manda que se vendió con la carrocería de color gris antracita, asientos Reccaro y tapizados de cuero en todo el interior. La miniatura realizada por Neo es un modelo extremadamente fino y muy bien terminado que llama la atención por su estupenda ejecución, pues no lo falta hasta el más mínimo detalle, como el logo 'Reccaro' en los asientos. Un modelo que ningún fan de los deportivos clásicos no debería dejar pasar. En España el Manta B fue un coche muy popular en diferentes niveles y mucha gente lo recuerda por su aparición en la comedia 'Torrente'.

jueves, agosto 09, 2012

Ford Gran Torino GT 1974 de Minichamps





Mucho más clásico y musculoso era el aspecto de la nueva gama Torino que se presentó en 1973 como sucesora del estilizado y elegante modelo anterior. Ford lo ofrecía con tres tipos de carrocería, sedán, coupé y familiar. La oferta de motores disponible era muy amplia  todos eran V8. El modelo de inicio era el Windsor de 4,9 litros (302 ci) y de 5,8 litros (351 ci), el Cleveland 5,8 litros (351 ci), el serie 335 6,6 litros (400 ci) y el serie 385 7,5 litros (460 ci), con opción de dos cajas de cambio manuales de tres y cuatro velocidades y una automática de tres.

Pero ni su llamativo y musculoso aspecto ni su extensa gama mecánica fueron motivos suficientes para elevar al Torino a la categoría de mito, sino su participación en la popular serie de TV policíaca de los 70 'Starsky & Hutch', que narraba las aventuras de dos policías californianos interpretados por David Soul y Paul Michael Glaser. Seguramente, muchos jóvenes de esa época soñaron con tener un Torino de color 'stripped tomato' y acelerar su enorme y potente motor V8.

Poco a poco parece que la marca de miniaturas Minichamps se pone las pilas y empieza a servir a las tiendas modelos anunciados tiempo atrás y cuyo lanzamiento se demoraba. En este caso tenemos un coche totalmente inédito en 1/43, un Gran Torino GT 1974-1976 extraordinariamente bien acabado y con un nivel acorde a la calidad a que esta marca siempre nos tuvo acostumbrados. Realmente los coleccionistas esperaban la réplica con el color 'stripped tomato', pero parece ser que Minichamps ha tenido problemas de derechos de reproducción, aunque seguramente no será problema para el coleccionista habilidoso convertir este Gran Torino rojo a 'stripped tomato'. Un modelo que seguramente no defraudará a los coleccionistas.

miércoles, agosto 08, 2012

Fiat Abarth OT 2000 Coupé América de Spark






La versión coupé del Fiat 850 supuso una muy atractiva oferta para poseer un automóvil modesto pero con una apariencia muy vistosa similar a deportivos de mucha más categoría. El preparador Carlo Abarth (en realidad Karl, pues era austríaco), famoso por convertir cualquier modesto Fiat en un automóvil completamente diferente, realizó varias preparaciones tomando como base el 850 Coupé a cada cual más interesante.

La primera de ellos fue el OT 1000, con un motor de 982 cc y 62 cv, el OT 1300, usando una mecánica derivada del Fiat 124 con 75 cv, y el monstruos y colosal OT 2000, cuyo motor biárbol desarrollaba nada más y nada menos que 185 cv. Por tanto, salvo el aspecto, poco tiene que ver el modesto 850 Coupé con el Abarth OT 2000.

Si miramos de lejos ambos coches vemos que estéticamente no se diferencian mucho, pero cuando uno se acerca se da cuenta empiezan a advertirse las diferencias. De entrada observamos la menor altura al suelo y los pasos de rueda sobredimensionados debido a unas llantas Campagnolo de 13 pulgadas y garganta ancha. También hay nuevas entradas de aire en el capó, en el frontal y en la trasera. Otro detalle que no pasa inadvertido es la rueda de repuesto encastrada en el frontal, que obliga a romper el parachoques en dos, y el tubo de escape de doble salida. En el interior destaca el volante deportivo y la caja de cambios de rejilla al estilo Ferrari.

El motor del OT 2000 se usaba en las barquetas de competición Abarth e iba asociado a una caja de cambios de cinco velocidades. La velocidad máxima según pruebas de la época rondaba los 240 Km/H, más del doble que la del 850 de serie.

Esta miniatura desarrollada por el fabricante británico Spark viene a sumarse a su colección 'White Line' dedicada al preparador deportivo Abarth y que en este blog ya he presentado varios de sus modelos. Es un modelo que tiene el habitual acabado de Spark, miniatura en resina con muchos detalles en material fotograbado. Cuenta con un molde muy bueno y de formas totalmente fidedignas.