martes, junio 30, 2009

Dodge Charger RT 1968 de Minichamps








Posiblemente la Chrysler Corporation no era consciente de que con el cambio del modelo Charger de Dodge en 1968 iba a crear una de las grandes leyendas automovilísticas americanas, seguramente sea al automóvil máa evocado en la mente de los aficionados cuando oyen la expresión "Muscle Car". El nuevo diseño recurría a formas más fluidas y menos angulosas que su antecesor, lo que dejaba entrever su doble intención pues está claro que uno de los destinos de este coche iba a ser las carreras de Stock-Cars, más tarde llamadas Nascar. En el capítulo mecánico, dos eran las opciones, la estándar, un Magnum 440 de 375 cv, y por 600 dólares más estaba la Hemi 426 de 425 cv de potencia. 


En el apartado estético había dos extras muy demandados, por un lado el techo forrado de vinilo y por otro las rayas traseras tipo Bumblebee. No obstante, había una versión aún más especial aunque estaba casi reservada al uso en los circuitos, el Charger 500, con un apéndice aerodinámico en el morro y un enorme alerón trasero de dos pies de altura.

Con todo, el Charger pasará a la historia por su estelar aparición en la película 'Bullit', de Steve McQueen, en una de las más trepidantes persecuciones de la historia del cine, donde el agente Frank Bullit va con su Mustang Fastback tras los malos que le acosaban en un Charger negro. Otro Charger muy famoso fue el General Lee, de color naranja y con la bandera sudista en el techo, que aparecía en la serie de TV 'The Dukes of Hazzard'.

Otra miniatura muy esperada por los coleccionistas y anunciada ya desde hace tiempo por el fabricante alemán Minichamps. Se trata de un precioso Charger RT blanco con un techo de vinilo muy bien ejecutado y rayas Bumblebee de color rojo. En este caso Minichamps ha querido hacerlo mostrando los faros, en vez de la parrilla negra entera con las luces ocultas. Tanto interior como exteriormente la realización es muy buena, en la línea habitual de este fabricante, que poco a poco introduce cada vez más el fotograbado, sobre todo en los logos como es el caso de este Charger. Merece la pena igualmente mencionar la exactitud a la hora de diseñar y representar los clásicos tapacubos tan característicos, aunque los neumáticos no llevan banda roja como tal vez debería. Todo el conjunto trasero, luces, escapes y otros adornos están muy esmerados también. En definitiva, sigue quedando patente que Minichamps tiene muy buena mano con los autos americanos, aunque tarden demasiado en salir al mercado.

Bizzarrini 5300 GT Spyder de Spark








Una vez más aparece en 'El Kekomóvil' el nombre Bizzarrini unido a otro automóvil de excepción. En un capítulo anterior nos referimos al raro y futurista coupé construido para el Duque de Aosta, modelo único en el mundo, y ahora lo hacemos al Spyder 5300 GT, del que se hicieron tres unidades sólamente, dos de las cuales están en manos de un coleccionista americano y la restante perteneció a la prestigiosa Blackhawk Collection. 

Los tres Bizzarrini Spyder fueron construidos por la empresa Stile Italia y no en los talleres de Livorno de la propia marca. Todos se basaban en el coupé 5300 GT y al igual que éste montaban el motor V8 de 5.3 litros (o 327 Pulgadas Cúbicas) del Chevrolet Corvette que les confería 350 CV de potencia. De los tres Spyders, uno fue un prototipo y los otros dos se fabricaron en serie.


El primer modelo data de 1966 y es de color gris metalizado. La barra antivuelco así como el pequeño techo desmontable se retiraban completamente, hecho que confería una mayor gracia a su carrocería, más pureza de líneas y menos aditamentos. 

El segundo coche se fabricó en 1967 y estaba pintado en color azul. Durante muchos años perteneció a la Blackhawk Collection. Tanto éste como el prototipo, el gris, llevaban las llantas típicas de aleación de Bizzarrini. 

El tercer y último modelo vio la luz en 1968, un año antes del cierre de la fábrica de Livorno, era de color rojo y llevaba llantas de radios tipo Borrani. Tanto éste último como el prototipo gris pertenecen a un coleccionista americano. El azul fue subastado en 1998 por 180.000 dólares.

Tras el precioso Duca D´Aosta Spark nos presenta una no menos fantástica reproducción del tercer Bizzarrini Spyder 5300 GT, una reproducción realizada de forma excelente, tal y como se pueden ver las fotos donde especialmente destaca su exterior, con un molde muy proporcionado y acertado de formas en el que destacan todos los ornamentos hechos en fotograbado. El interior aunque algo más simple cuenta con el cuadro de instrumentos detallado y realizado en imitación madera, al igual que el volante. Una vez más Spark demuestra su buen hacer con los coches más raros y exóticos que se conocen. Quizás el único fallo que hay está en la peana, que fecha el coche en 1966 cuando en realidad se fabricó dos años más tarde, aunque es un factor insignificante que no afecta para nada a la miniatura.

sábado, junio 20, 2009

Volvo Series 120 Amazon de Minichamps















En el mundo del automovilismo cada marca siempre evoca en el aficionado un sentimiento diferente. Igual que el nombre Ferrari es sinónimo de velocidad y deportividad y el de Citroen va ligado al modernismo y a la técnica, el de la marca sueca Volvo siempre estará unido a la palabra "seguridad". 

El modelo Amazon o Serie 120 sustituyó al PV y pasará a la historia como uno de los Volvo más populares y queridos por los automovilistas, sentimiento avalado por cerca de 700.000 modelos producidos durante su existencia. Denominado originalmente Amason, en relación a las mujeres guerreras de la mitología griega, el hecho de que una marca alemana de motos ya usaba dicho nombre obligó a Volvo a cambiarlo por Amazon, acompañado de la clásica nomenclatura de Volvo de tres dígitos.

La principal aportación que este coche hizo al mundo del automovilismo fue la inclusión del primer cinturón de seguridad de tres puntos, de hecho, lo incluyó como equipamiento estándar, algo nunca visto hasta ahora. El nuevo Volvo representaba unas líneas totalmente rupturistas con respecto a su antecesor, muy inspiradas en los coches americanos, de hecho su parrilla frontal partida le confería un gran parecido a los Chrysler New Yorker y 300C. Jan Wilsgaard, diseñador del coche, manifestó en su día haberse inspirado en un modelo Kaiser que vio por la Bahía de Gotteborg. 

El Amazon estaba disponible en tres tipos de carrocería, sedán de cuatro puertas, sedán de dos puertas y el break familiar. Cabe destacar también que el Amazon, dependiendo del país, se vendía con esta nomenclatura o con la numérica, dependiendo de quien tuviera registrado los derechos de explotación del nombre. Dos fueron las plantas donde se ensambló, la de Torslanda en Suecia y la de Halifax en Canadá. Las primeras unidades iban equipadas con el motor B16 de 1.6 litros. A partir de 1962 se ofrece en opción el motor B18 de 1.8 litros procedente del deportivo P1800. A partir de 1969 se introduce el nuevo motor B20 de 2.0 litros.

El Volvo Amazon fue un automóvil muy popular entre la policía sueca y vivió uno de sus momentos de gloria en la película 'Todos los hombres del presidente', de Alan J. Pakula, cuando se podía ver a los protagonistas, Robert Redford y Dustin Hoffman en un sedán de color metalizado.

El Volvo Amazón de Minichamps goza de muy buen acabado en cada una de sus tres versiones, tanto en el exterior como en el interior. Mientras que coupé y el break llevan ya tiempo en el mercado, la berlina de cuatro puertas es de reciente incorporación, siendo el mejor ejecutado de todos gracias a su llamativo acabado bicolor y a sus múltiples adornos exteriores.

Mercedes L322 'Löwenbräu' de Schuco






En marzo de 1959 Mercedes presenta su primera serie de camiones de morro corto. El cambio de diseño en las cabinas de camiones obedecía a la nueva reglamentación dictada por el Ministerior de Transportes y Ferrocarriles de la República Federal, una ordenación muy rigurosa en lo que a pesos y dimensiones se refería y en el que se hacía un llamamiento al diseño práctico y bien aprovechado, cosa que parece que la generación anterior de camiones no cumplía.


El L322 fue el escalón básico de la nueva gama de camiones, de medio peso y con capacidad para 10,5 toneladas, por tanto era un camión de transporte de cortas distancias. En el capítulo mecánico, el L322 iba asociaciado a un motor O 327 de 5.1 litros que ofrecía una potencia de 110 CV. 

El L322 está considerado el mejor camión de su segmento en su época y ello se tradujo en el número de unidades vendidas. Uno de los factores causantes de su gran aceptación entre los transportistas fue la adopción de una nueva caja de cambios sincronizada de cinco velocidades. Sus condiciones de carga también lo dejaban en muy buen lugar sobre sus rivales, ya que su tara de 3.700 kilogramos más los 6.750 de carga útil le conferían un factor de carga útil de 1:1,8.

El modelo que hoy les presento corresponde a un L322 con carrocería botellero perteneciente a una distribuidora de cerveza 'Löwenbräu' de Munich, de hecho, pueden verse las señas de la compañía en las puertas del camión. Al igual que ya he dicho en cada vehículo pesado de la marca Schuco que he mostrado en el blog, se trata de una reproducción magnífica, de hecho pertenece a la última hornada de productos del fabricante alemán de miniaturas. El juego de mezclar en la miniatura partes metálicas con plástico y cromados le dan un acabado de lo más realista, que se ve muy favorecido con las piezas independientes de ornamento. Igualmente destaca la profusión de fotograbados, elementos que dan mayor empaque a la miniatura. En fin, que Schuco sigue marcando la pauta en lo que a camiones clásicos en diecast se refiere.

lunes, junio 15, 2009

Mercedes L6600 'Sinalco' de Schuco








El primer camión de gran tonelaje que desarrolló Mercedes-Benz tras la II Guerra Mundial fue el L6600, cuya producción se inició en 1950. Mecánicamente montaba un motor diésel de precámara de 8.3 litros de cilindrada y 145 CV de potencia, un propulsor cuya construcción era tan sólida y precisa que se decía podía rodar 200.000 kilómetros sin ninguna avería. 


Igualmente al estar sujeto por soportes de goma la vibración que producía era mínima. Destacaba también su sistema de refrigeración controlado. El "seis-seis", como era conocido popularmente, heredaba el chasis y la cabina de su antecesor, el 6500, pero el capó y los parachoques eran de nuevo cuño y más aerodinámicos, aunque con todo, las líneas del 6600 eran muy similares a las de otros camiones de gran tonelaje de su tiempo. 

Desde el principio, el Mercedes se reveló como el vehículo predilecto de los transportistas alemanes en el segmento de las 13-15 toneladas, imponiéndose a otros fabricantes como Krupp, MAN, Henschel, Büssing o Magirus. Incluso, se mostró efectivo como una alternativa a la clase 16 toneladas, ya que en muchas ocasiones las empresas de transporte preferían ahorrar los 15.000 Marcos de diferencia que había entre un 16 toneladas de 180-200 CV y un 13-15 de 145 CV.

La marca de miniaturas alemana Schuco cuenta en su catálogo con diversas variantes del L6600 de Mercedes, tanto de carrocería como de decoraciones, en este caso he optado por un modelo de caja cerrada acompañado de remolque dos ejes, perteneciente a la flota de distribución de la popular marca alemana de refrescos 'Sinalco'. El acabado de la miniatura se puede decir que es perfecto y su nivel de detalle lo hace una pieza muy realista. El decorado de la caja y del remolque es ejemplar. Son detalles excelentes la rejilla del radiador, los neumáticos 'Continental' con todos sus anagramas de medidas, los limpiaparabrisas en fotograbado o incluso que se pueda ver el motor a través de las rejillas laterales del capó, aunque es una pena que no sea operable. El interior está muy bien aunque no está tan trabajado como el exterior, no obstante, es una pieza que merece estar en cualquier colección de camiones clásicos.

Triumph TR2 de Vitesse







Clásicos entre los clásicos, su estampa evoca todo lo bueno de los años dorados de los deportivos británicos además de ser el primero de una de las series más recordadas en el mundo del automovilismo, los TR de Triumph. 


Conscientes del éxito que estaba teniendo la serie T de MG en los Estados Unidos, Sir John Black, presidente de la Standard Company, decidió crear un coche que, bajo el escudo de la marca Triumph, desbancara de su posición de privilegio al MG TD. 

En un principio fue el ingeniero Walter Belgrove quien trabajó en el coche y así nació el prototipo TRX, el cual no fue de la satisfacción de la gerencia de la Standard. Harry Webster tomó el relevo de Belgrove en el proyecto, entonces su equipo aunó el viejo chasis de un Standard Flying Nine acoplado a un motor Vanguard de 2.0 litros de cilindrada con dos carburadores SU, lo que le proporcionaba 90 CV. 

El diseño de la carrocería era muy sensual y pronto cautivó las miradas del público. El TR2 debutó en 1953 en el Salón de Ginebra. Al igual que la mayoría de deportivos británicos de la época, tuvo muchos fallos de fabricación, no obstante Triumph trabajó en su solución de cara al siguiente modelo, el TR3.

Pese a que Vitesse venda esta miniatura como un TR3, su calandra central hundida hacia dentro deja en clara evidencia que es un TR2, ni siquiera un TR3A. No obstante, y olvidándonos de lo que dice en el caja estamos ante una reproducción preciosa del mítico coche que convirtió a la marca Triumph en la estrella del consorcio automovilístico Standar. Las formas están muy bien reproducidas. La mayoría de elementos ornamentales de la carrocería están modelados sobre la misma y pintados, salvo la calandra, la capota, los faros o el tapón del depósito de combustible. El interior también está bien detallado y su color burdeos hace un muy buen contraste con el color de la carrocería. Las llantas son de fotograbado, muy bien hechas, un factor habitual en los Vitesse. En definitiva, el único punto negativo que podemos decir, aparte de la confusión con el modelo, es que Vitesse ya no se prodigue tanto con sus preciosas series de coches clásicos deportivos.

martes, junio 09, 2009

MAN F8 'BV-Aral' de Minichamps


Motor de ocho cilindros en V y 180 CV de potencia, ésta era la carta de presentación del F8, el nuevo camión de la Maschinenfabrik Augsburg Nuremberg (MAN). Era muy similar en diseño a los modelos ligeros de la casa, pero su tamaño era mucho mayor. 


Fue presentado en Frankfurt en 1951 y tres años después se le introdujo una importante novedad mecánica, un motor que fue apodado 'diésel susurrante' (whispering diesel engine), más silenciosos, flexibles y fiables que las mecánicas diésel de inyección convencionales. 

El camión F8 supuso una piedra angular en la producción de vehículos pesados de MAN. Estaba preparado para arrastrar 19 toneladas, pero la legislación sólo permitía 16, no obstante con un remolque acoplado podía circular con 40 toneladas a 60 Km/H de velocidad. Entre 1951 y 1963 se construyeron unos 1.013 ejemplares.

El ejemplar que presentamos hoy es una versión trailer del MAN F8, perteneciente a la flota que en su día dispuso la marca alemana de combustibles y gasolineras 'Aral' para la distribución del carburante. El remolque cisterna es algo similar al del Henschel HS 140 de 'Shell', también construido por Kassböhrer, aunque algo diferente. Quizás el mismo comentario que hice sobre el acabado del Henschel pueda ser extrapolable a este precioso MAN, aunque sobre todo vamos a destacar la finura con que se han realizado algunos de los elementos de la cabeza tractora, como el emblema MAN sobre el radiador en fotoincisión, algo no muy común en Minichamps que es de agradecer. En definitiva, se trata de un camión precioso que no desentonará en ninguna vitrina.

Hanomag Kurier de Schuco


Cuando Hanomag lanzó al mercado su nuevo camión ligero, el Kurier, fue toda una sensación. En noviembre de 1958, fecha en que fue presentado, no había en el mercado ningún camión del mismo tamaño con diseño de cabina avanzada, tanto Opel como Borgward, los competidores reales de Hanomag en este segmento, ofrecían las clásicas cabinas con morro largo, similares al antecesor del Kurier, el L28. 


Otras ventajas eran el espacio que ofrecía dentro de la cabina así como un estándar de terminación a la altura de un turismo automóvil. Su cabina le proporcionaba muy buena visibilidad y su tamaño contenido acompañado de un nivel de carga bastante aceptable hicieron al Kurier perfecto para los repartos por la ciudad. En el apartado mecánico se optó por continuar con el fiable diésel de cuatro cilindros del L28. 

Muchas eran las posibilidades de carrocería que ofrecía el Hanomag Kurier. Incluso se desarrollaron variantes con posibilidad de más peso, llamadas Garant y Markand. En 1967 Hanomag sustituyó al Kurier por el Serie F, pero como ya he dicho otras veces, eso es ya otra historia.

LLama la atención como una miniatura tan simple como el pequeño Hanomag puede estar tan bien detallada, incluso al principio da la sensación de ser una cara miniatura de resina, pues es impactante la precisión con que está hecho. Dejando claro que las líneas son totalmente acertadas, pasemos a comentar el rico detallado que incluye, resaltando las piezas de fotoincisión en la parrilla del radiador, el anagrama o los limpiaparabrisas. Incluso resulta de los más impactante la textura de la batea trasera. La grúa es totalmente operable, tal y como lo podemos ver en la tercera foto remolcando a ese Opel Commodore. Otras piezas especialmente bien realizadas son los faros y las matrículas. En fin, que queda más que patente que los camiones clásicos de Schuco en 1/43 son lo mejor que se puede encontrar en esta escala y en diecast, con un nivel de acabado bastante mejor que sus coches, por lo menos de los clásicos que son los que controlo.