martes, diciembre 13, 2011

Chevrolet Caprice Classic 1986 de American Excellence

La introducción en 1977 de la tercera generación del Chevrolet Caprice supuso para General Motors una inversión de 600.000 euros en un ambicios programa de reducción del tamaño de sus coches denominado 'Project 77'. El Caprice, que desde su lanzamiento en la temporada 1965-1966 había ocupado el escalafón más alto de la gama Chevrolet, lo que en EEUU denominaban 'full size cars', tenía ahora el mismo tamaño que los autos de la gama media de la marca, encabezados por el Chevelle.

En 1986 se presenta el tercer restyling del modelo presentado en 1977, fácilmente distinguible por un nuevo y más aerodinámico frontal aunque conservaba inalterado el estilo bajo, ancho y con grandes voladizos de su carrocería. Este modelo también destacó por sustituir al Impala. Estaba disponible con tres tipos de carrocería, sedán, coupé y familiar. En lo más alto de la gama se situaba el sedán con acabado de lujo Brougham.

La oferta mecánica comenzaba con el V6 de 4,3 litros y 140 cv de potencia acoplado a una caja de cambios automática de tres velocidades. Como opción figuraba el V8 de 5 litros y 165 cv de potencia, en este caso con transmisión de cuatro velocidades. También estaba disponible el impopular y pocofiable motor diésel Oldsmobile V8 de 5,7 litros. La tercera generación del Caprice estuvo en el mercado hasta 1990, ya que en 1991 se presentó la cuarta, con una línea de carrocería más curva y estilizada.

Algunos coleccionistas se extrañarán de cómo una marca de miniaturas como Neo-American Excellence opta por realizar una miniatura de un coche tan poco célebre como el Chevrolet Caprice de los 80 cuando todavía quedan multitud de coches tipo muscle car y más célebres por ser modelados, bueno, yo pienso que es una idea que se adapta muy bien a la idiosincrasia a la que esta marca nos tiene acostumbrados, optar por miniaturas de coches más raros y menos habituales. Dado su acabado bicolor y sus tapacubos imitando llantas de radio, vemos que se trata de un Caprice Classic Brougham, con el acabado más lujoso. El nivel de realización es el habitual de la marca, sobresaliente, bien modelado, fiel a las líneas del auto original y con un gran nivel de detalle.

2 comentarios:

Juanh dijo...

Hermosa bestia norteamericana.
Abrazos!

Fran Galea dijo...

Me encanta este Caprice, fantástica toda tu colección!