sábado, enero 31, 2009

Mini 1275 GT de Spark







El mundo de la automoción se basa en la constante renovación, siempre orientada a mejorar el producto existente. Pero esa renovación ha de hacerse siempre frente a un enemigo muy duro y complejo, el público, que con su decisión puede hacer que el producto sea todo un éxito o se condene al fracaso más estrepitoso. 

En 1969, la British Leyland decidió renovar su modelo estrella, el Mini, que ya llevaba 10 años a la venta. El diseñador incorporado de la Ford, Roy Hanes, se encargó del diseño del nuevo Mini, considerado uno de los mayores fiascos de la automoción británica. Hanes llegaba crecido a la BL con la redefinición del concepto del Ford Cortina como principal credencial. 

El nuevo modelo, llamado Mini Clubman, tenía un morro totalmente diferente. De entrada era muy cuadrado y más largo, lo que hizo que el coche creciera 12 centímetros. El nuevo aspecto incluía una parrilla horizontal, cromada o de lamas negras según versión, dos faros redondos y el emblema vertical. El aspecto simpático y travieso de las anteriores generaciones había sido vilmente tirado a la basura, lo que se tradujo en un rechazo generalizado del coche por parte del público. Un inoportuno cambio estético tiró por tierra todas las mejoras que se habían incorporado al coche.

Y dentro de la gama Mini, el Cooper, la versión más deportiva, seguía siendo la más querida por el público. El entonces presidente de BL, Donald Stokes, decidió no renovar el contrato de colaboración con la empresa John Cooper Cars para la elaboración de las versiones de altas prestaciones. La difícil tarea de sustituir al Cooper recayó en el 1275 GT. 

Pese a la promesa de prestaciones que acarreaba su nombre, el motor no era más que un Austin-Morris de 1.3 litros que sólo erogaba 61 CV, mientras que su antecesor, el Cooper MK II 1275 S ofrecía 75 CV. Estéticamente era idéntico al Clubman estándar y sólo se distinguía por las lamas de la parrilla en negro, los anagramas laterales y las llantas deportivas de acero tipo Rostyle. Cabe destacar la nueva disposición del cuadro de mandos sobre el volante en vez de en el centro, que incluía cuentarrevoluciones, o la inclusión de frenos de disco delanteros con servofreno. Tras 110.000 ejemplares vendidos en 11 años, el 1275 GT sale de producción en 1980.

Y contrariamente al público general, el coleccionista de miniaturas suele tener una piedad inmensa hacia modelos "patito feo" de la historia de la automoción, pues suelen ser los menos reproducidos en miniatura. Spark continúa con su línea habitual de salirse por la tangente y dentro de su gama Mini nos sorprende con un 1275 GT que es una preciosidad. Su molde muestra una proporción muy correcta y adecuada e incluye los habituales detalles, la mayoría en piezas independientes. Destacan especialmente los finos limpiaparabrisas, las llantas o la simpática matrícula '4 YOU'. El interior está muy bien modelado, aunque es negro completamente, salvo las calcas del cuadro de instrumentos y el emblema en el volante. Son reseñables también los guarnecidos de las puertas a rayas negras y rojas. En fin, una miniatura que no debería escapársele a un buen apasionado de los clásicos británicos, sobre todo por su rareza.

3 comentarios:

MiniCord dijo...

Si bien el frente Clubman no tiene el encanto del Mini normal, los cuentos de fracaso son largamente exagerados.

Producidos en 3 versiones basicas en Ingalterra, como Clubman, Clubman Estate y Mini 1275 GT, estos modelos fueron producidos por 11 aNos en Inglaterra, donde 110.000 fueron 1275 GT, 275.000 fueron saoon y 473.000 fueron Clubman Estate, y fueron descontinuadas para no competir con el recien lanzado Mini Metro.

Ahora que el Clubman tambien fue producido en mayores cantidades en Australia (1971 a 1978) y Sud Africa (1971 a 1983) donde el Clubman logro reemplazar completamente el Mini de frente redopndo.

personalmente, el Mini 1275 GT es uno de mis favoritos y no dudaria un segundo en tener uno, ya que tiene la agresividad que carece el Mini normal.

Saludos

MiniCord dijo...

Por cierto, olvide comentar que las ruedas Rostyle no eran en aleacion, eran en acero.

Keko dijo...

Gracias por tus comentarios Miguel, cambiado lo de las llantas. Los demás comentarios los utilizaré cuando me compre el Clubman normal de Spark, saludos y gracias por pasarte.