viernes, agosto 31, 2018

Chevrolet Fleetline Aerosedan 1948 de Neo Scale Models





Chevrolet introdujo en 1941 su modelo Fleetline Sedan sellando la brecha que en la producción de automóviles en Estados Unidos se había producido entre la pre guerra y post guerra. Al entrar los Estados Unidos en la II Guerra Mundial, la fabricación de coches para la sociedad civil se paró en 1942 y no se retomó hasta el final de la contienda cuatro años después, en 1946.

En 1942 Chevrolet había introducido el modelo Aerosedan, una atractiva carrocería del tipo 'fastback' aerodinámica con el objetivo de aumentar las ventas. El Aerosedan era un auto con una combinación perfecta entre estética y practicidad, lo que lo hacía muy atractivo al público. Las líneas de su carrocería eran elegantes y fluidas, con un toque muy deportivo, a la par que marcaban la transición entre los diseños de la década de los 40 y los 50 que estaban por llegar. Pese a su estilo juvenil e individualista, contaba con un generoso maletero con capacidad de sobra para transportar el equipaje de cinco viajeros.

En 1948 los americanos demostraron claramente cuál era su auto preferido: con más de 200.000 unidades vendidas, el Fleetline Aerosedan fue la carrocería que más se vendió en Estados Unidos, representando el 27 por ciento de la producción de Chevrolet. En 1949 se presentaron los nuevos modelos sedan de dos y cuatro puertas, a la par que el Aerosedan 'fastback' comenzó a perder el favor del público, con el consiguiente descenso de las ventas. La gama Fleetline cesó su fabricación en 1952.

El Fleetline estaba equipado con un motor de seis cilindros en línea de 3.5 litros -216 ci- y 90 CV de potencia, aparejado a una transmisión manual de tres velocidades. Contaba con una generosa lista de equipamiento para personalizarse al gusto de cada usuario: aire acondicionado, reloj, autorradio o el pack 'Country Club', consistente en los clásicos ornamentos exteriores en madera para las puertas y la parte posterior tan del gusto americano y que aportaba un plus de exclusividad.

La firma de miniaturas Neo Scale Models introduce en su catálogo de reproducciones de autos americanos una nueva referencia del Chevrolet Fleetline Aerosedan de 1948. Si la primera era de color gris ceniza claro, esta segunda resulta mucho más llamativa por su acabado bicolor y el kit 'Country Club' de planchas de madera. Se trata de una miniatura de gran calidad, en la línea habitual que suele trabajar Neo, con un molde muy acertado en formas y proporciones y un acabado muy fino cargado de buenos detalles, reproducidos en piezas independientes y de metal fotograbado que otorgan al modelo un gran realismo. Una nueva referencia que muy seguro captará la atención de todos esos coleccionistas de clásicos americanos que estamos siempre pendientes de las novedades de Neo.

domingo, agosto 26, 2018

Monteverdi Palm Beach 1974 de Autocult







El empresario suizo Peter Monteverdi logró un considerable éxito a finales de la década de 1960 con sus exóticos y exclusivos coches de gran turismo con elegantes carrocerías italianas y potentes motores americanos. El modelo 375 High Speed, denominado así por la potencia que ofrecía, ya fuera en su configuración inicial de dos plazas con carrocería Frua -375 S- o las versiones de Fissore, el 375 L de cuatro plazas, el raro y extravagante 375/4 de cuatro puertas, así como un único ejemplar del 375 C descapotable-, gozaron de un razonable predicamento entre aquellos acaudalados automovilistas que gustaban de verse en los lugares más chic a bordo de un auto que era inevitable volver hacia él la mirada.

Las ventas de estos coches, tanto del propio Monteverdi como de otros fabricantes similares como Jensen, Iso o De Tomaso, fueron bien hasta el año 1973, con el estallido de la Crisis del Petróleo. Concretamente la firma suiza se vio muy afectada por la situación y sus finanzas se vinieron muy abajo.

el señor Monteverdi quiso revertir la situación haciendo lo que mejor se le daba, fabricar coches, y fue en el Salón del Automóvil Ginebra de 1975 donde presentó su nuevo modelo, un atractivo y estiloso descapotable biplaza denominado Palm Beach. El uso de un nombre alusivo a una localización geográfica célebre por su exclusividad es un recurso muy habitual entre los fabricantes autos de alta gama, valgan ejemplos como Deauville, Biarritz o Montecarlo. En esta ocasión, Peter Monteverdi recurrió al municipio del estado americano de Florida que es una de las ciudades con mayor renta per cápita de los Estados Unidos y lugar donde gente como la familia Kennedy; el matrimonio John Lennon y Yoko Ono; o el empresario y actual presidente americano Donald Trump, han tenido su lugar de vacaciones y esparcimiento


El Palm Beach derivaba del chasis de batalla corta del anterior descapotable de la compañía, el 375 C, a su vez el mismo que el del primigenio 375 S, pero estéticamente se asemejaba al Berlinetta, última evolución del 375 L. Su diseño era muy clásico hay quien ve en sus líneas detalles que le asemejan a vehículos coetáneos como el Fiat Dino Spider o al Aston Martin V8 Volante. Al tratarse de un pequeño fabricante con métodos semi artesanales, el Palm Beach, al igual que el resto de sus hermanos de gama, lucía piezas de automóviles de la gran serie, concretamente los grupos ópticos traseros provienen del Triumph TR6.

En principio sólo se fabricó un Monteverdi Palm Beach, el que se expuso en Ginebra, pintado en un llamativo color cobre metalizado y con el interior en piel beige. Montaba un propulsor Chrysler de 7.2 litros, el mismo que se usaba en el 375 L, en lugar del Hemi de 7.0 litros que empleaba el Berlinetta. Erogaba también 375 CV de potencia, suficientes para otorgarle una velocidad máxima de 273 Km/H, siendo uno de los descapotables más rápidos de su tiempo. Con un precio de salida de 124.000 francos suizos, Peter Monteverdi lo vendió en el mismo Salón de Ginebra donde fue presentado para poco después recomprarlo y mostrarlo en otros eventos y exhibiciones del motor. A día de hoy se halla expuesto en el museo de la marca en la localidad suiza de Bassel-Biningen.

La novedosa firma de modelos a escala Autocult, de la que ya hemos presentado aquí diversas miniaturas, no para de sorprender a los coleccionistas con sus originales creaciones, y es que su alma mater, el empresario Thomas Rotchmann, está acertando de pleno con cada una de las elecciones que realiza para reproducir, todos modelos raros y poco comunes, por supuesto, no reducidos o de forma testimonial. Entre sus últimas novedades tenemos el precioso Monteverdi Palm Beach, una adquisición para mi absolutamente obligatoria para ir completando la gama de coches del extinto fabricante suizo. Como todos los Autocult, está realizado en resina, con un acabado de primer nivel, ya sea en sus formas y proporciones, como en el detallado y acabado general de la miniatura, tal y como atestiguan las fotos que ilustran la entrada. Sin duda, uno de esos modelos que, además de por su extravagante color, captan la atención cuando los colocas en la vitrina.

miércoles, agosto 15, 2018

Maserati Quattroporte II de BoS Models











Citroen se hizo con el control de Maserati en 1968 en una operación que fue vendida al gran público como una suerte de 'joint venture', o sea, ambas marcas se beneficiarían de una transferencia tecnológica mutua. Era la primera vez que un fabricante generalista de automóviles asumía el control de un pequeño productor de deportivos elitistas . Unos años antes, Ford trató de comprar Ferrari, pero todos conocemos bien cómo terminó ese episodio de la historia del automovilismo y todo lo que se desencadenó al respecto. Paradógicamente, Ferrari terminó bajo la propiedad del grupo Fiat en 1969.

El primer paso de Citroen como propietaria de Maserati fue encomendar a la segunda el desarrollo y la fabricación de un nuevo motor que emplearía en un nuevo coche que en principio tenía como misión sustituir al icónico DS, hablamos por supuesto del no menos legendario SM. Dicha mecánica fue un seis cilindros en V derivado directamente del V8 de la firma del tridente.

De todos los coches que Maserati ha fabricado a lo largo de su historia, el Quattroporte es el más longevo. La primera generación estuvo en el mercado entre 1963 y 1969. El Quattroporte tenía el aspecto de una gran berlina de representación, tal y como su nombre indica, pero su bastidor y órganos mecánicos provienen de los autos deportivos de Maserati, lo que lo convierten en la berlina deportiva de referencia . El denominado Quattroporte I o Tipo AM107 contaba con una carrocería diseñada por Pietro Frua y un motor V8. Al término de su producción, fue el propio Pietro Frua quien tomó la iniciativa de desarrollar una segunda generación empleando básicamente la misma fórmula, pero el coche en cuestión, denominado internamente Tipo 107/49, no pasó de la fase de prototipo, pues al ser presentado, Maserati, ya bajo el control de Citroen, lo rechazó argumentando que la nueva generación del Quattroporte debía incorporar tecnología Citroen.

El Maserati Quattroporte II o Tipo AM123 fue presentado en sociedad en el Salón del Automóvil de París de octubre de 1974, tras una fugaz aparición previa en el Salón de Turín. Si bien, todos los modelos de Maserati de la época Citroen destacaron por su carácter innovador, el Quattroporte II fue el más Citroen de todos los Maserati de su tiempo. 

Fue construido sobre un chasis alargado de un Citroen SM, del que heredaba también su tren rodante, siendo el único Maserati de tracción delantera jamás construido. Su carrocería, al más puro estilo de los años 70, de líneas rectas, amplios ventanales y largos voladizos delante y detrás, fue obra de Marcello Gandini, entonces enrolado en las filas de Carrozeria Bertone. Autor del diseño de coches como el Lamborghini Miura, el Lancia Stratos o el Lamborghini Countach, el Quattroporte II no se considera de los mejores trabajos de Gandini. Estéticamente tiene mucha semejanza con coches como los Fiat 130 y 132, así como con el BMW Serie 5 E12. Algunos de sus recursos estéticos, como los tres limpiaparabrisas o los grupos ópticos triples tras una pantalla de plexiglás reflejaban exteriormente la parte Citroen de su ADN.

En el capítulo mecánico, el Quattroporte de segunda generación montaba el mismo motor V6 que su hermano el Citroen SM, en este caso la versión de 3.000 cc pero con 210 CV. He aquí uno de los talones de Aquiles del nuevo buque insignia de Maserati, un motor al que le costaba mover las casi dos toneladas de peso del coche y lo dejaba en plena situación de inferioridad frente a sus rivales naturales, como el Jaguar XJ o el Rolls Royce Silver Shadow. De hecho, coches más económicos como el Mercedes 280 SE o el BMW 2800 superaban sus pobres prestaciones. 

Tratando de construir un super coche, Citroen dotó a su Maserati Quattroporte de la misma suspensión hidroneumática que sus DS-SM, además de un complejo sistema electrónico que incluía un cuadro de instrumentos digital, soluciones que se vieron afectadas por una paupérrima fiabilidad, lo que unido a la tracción delantera y a un motor realmente falto de potencia dio como resultado un automóvil que parecía que llamaba de forma insistente a las puertas del fracaso. Encima, a finales de 1974 Citroen entra en una durísima crisis económica que terminó un año después con Peugeot, su gran rival histórico, como nuevo dueño de la compañía. ¿Y cuál fue una de las primeras acciones de los nuevos dueños con Maserati? Sí, venderla. Por supuesto, todo esto se produce en el contexto de la Crisis del Petróleo. Un último intento de dotar al Quattroporte II de un nuevo motor V8 de 260 CV para tratar hacerlo más atractivo a la clientela tradicional de Maserati resultó infructuoso.

Apenas 13 Maserati Quattroporte II fueron construidos y todos ellos se vendieron a propietarios de Oriente Medio y, sí están leyendo bien, España, pues la autoridad competente para la homologación de automóviles no permitió su venta en Europa debido a sus pobres estándares de calidad. La nueva generación del Maserati Quattroporte, el III, vería la luz en 1979, ya con la empresa bajo la tutela del industrial italoargentino Alejandro de Tomaso, pero ésa es ya otra historia.

Siempre es una satisfacción en el este blog incluir una miniatura de un nuevo fabricante, sobre todo si se trata de una buena miniatura, y en este caso así es. El nuevo fabricante de miniaturas al que 'El Kekomóvil' da la bienvenida es BoS Models, acrónimo de Best of Show. Es un productor alemán de coches a diversas escalas en resina que pertenece al Modelcar Group, empresa propietaria de otras firmas como Neo Scale Models o Premium Classixxs. En el caso que nos ocupa, el Maserati Quattroporte II es una miniatura que a día de hoy sólo ofrece BoS Models en escala 1/43. Cuenta con un molde de formas y proporciones correctas y un excelente nivel de detalle, donde se emplean muchas piezas independientes realizadas en metal fotograbado. También el interior está muy bien realizado, con todos sus elementos reproducidos con gran realismo. A todo ello añadimos que se trata de un fabricante más económico que el resto de los que producen miniaturas en resina, por lo que estamos ante una reproducción redonda en todos los aspectos, que sin ser perfecta, seguro que no le falta a ningún coleccionista de Maserati que se precie. 

domingo, agosto 12, 2018

Triumph 2000 MK 1 2.5 PI de Neo Scale Models







La firma británica Triumph es todo un referente dentro del automovilismo gracias a sus populares deportivos de la serie TR o los Herald, Vitesse y Spitfire. En 1964 la marca daba un paso en firme con la introducción de la nueva generación de berlinas 2000, pioneras en un concepto de automóvil al que a día de hoy estamos muy acostumbrados pero que fue la casa de Coventry una de sus principales precursoras.

El Triumph 2000 fue presentado en el London Motor Show de octubre de 1963. Era un sedán de tamaño medio y aspecto clásico pero muy estiloso y dinámico a su vez, gracias en gran parte al atractivo diseño realizado por el jefe de estilo de Triumph, el italiano Giovanni Michelotti. Conjugaba a la perfección la practicidad de un coche familiar con las prestaciones y manejabilidad de un deportivo, a lo que añadía un nivel de equipamiento propio de coches de segmentos superiores, de este modo, el Triumph 2000 en el mercado británico venía a ocupar un lugar intermedio entre los modelos más populares de la BMC, Ford y Vauxhall, y los autos del segmento superior producidos por Jaguar e incluso Rolls Royce. Así pues el Triumph 2000 es uno de los precursores de lo que hoy entendemos como segmento premium, que hoy está prácticamente copado por las grandes firmas alemanas.

Hasta enero de 1964 no comenzaron las ventas. El 2000 MK 1 se distinguía por su llamativo frontal semicarenado con los grupos ópticos dobles encastrados y una parrilla muy baja y horizontal. En 1965 se empieza a vender con carrocería familiar, esta última versión se fabricaba en la empresa Carbodies, el productor de los populares taxis londinenses. En un principio sólo estaban disponibles con el motor Standard Vanguard de seis cilindros en línea y 2.000 cc, aparejado a una caja de cambios manual de cuatro velocidades Borg-Warner que incluía como opción el overdrive. En 1968 se introduce la versión 2.5 PI (Petrol Injection) con el mismo motor que el Triumph TR6, dotada de inyección mecánica Lucas. Mejoraba las prestaciones de manera notable respecto al modelo de dos litros, pero evidenció problemas de fiabilidad e incrementaba el gasto de combustible. Los modelos exportados a Australia tuvieron problemas ocasionados por los efectos de las altas temperaturas de dicho país en los motores, lo que obligaba a modificar las bombas de gasolina. En 1969 Triumph lanza el 2000 MK 2, fácilmente distinguible por adoptar un nuevo frontal similar al del deportivo Stag. 

Además de en Coventry, Triumph fabricó el 2000 en Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. En este último país, las últimas versiones fabricadas entre 1973 y 1978 fueron renombradas como Triumph Chicane. En Nueva Zelanda se siguió ofertando el 2000 aún cuando había cesado su producción en Reino Unido, en su caso como Kit CKD. Es popularmente conocido el caso del primer ministro neozelandés Rob Muldoon, que poseyó un 2000 2500S que él mismo conducía para ir a trabajar. El principal contendiente que tuvo el Triumph 2000 fue el Rover P6, sobre todo la versión de 2.000 cc, al que superó en prestaciones hasta la llegada de la versión con motor V8. El 2000 MK 2 fue la última gran berlina fabricada por Triumph, pues cuando la marca se integró en el Consorcio British Leyland, fue sustituido por el nuevo Rover SD1, aunque esa es otra historia.

Tras un pequeño descanso 'El Kekomóvil' regresa con otra pequeña porción de la historia del automovilismo. En esta ocasión me congratulo en presentar un modelo al que le tenía echado el ojo desde hace tiempo y que finalmente pude hacerme con él, y como parece ser que la paciencia es una de las principales virtudes del coleccionistas, pues encima me ha salido muy económico, así que, doble satisfacción. Se trata de la bonita miniatura del Triumph 2000 MK I de Neo Scale Models. Me gusta mucho cuando este fabricantes de modelos a escala opta por autos más populares, pues siempre me llama la atención una reproducción muy cuidada y minuciosa de un coche de gran difusión. En esra ocasión Neo realiza un trabajo realmente bueno, con un molde muy preciso y cuidado en formas y proporciones, al que dota de su típico acabado reproduciendo todos sus detalles: los logos y anagramas en metal fotograbado, los adornos en madera del interior o incluso el volante con el claxon con forma de aro metálico. El único fallo achacable es quizás el color, que debería tender más al azul según datos directos del fabricante y no tan al verde, pero bueno, es algo que por el precio y la calidad de la miniatura se lo podemos perdonar.