jueves, agosto 25, 2011

Rolls Royce Silver Cloud I de True Scale Miniatures

En 1955 Rolls Royce decide sustituir el Silver Dawn, su automóvil de mayor difusión y el primero en incorporar una carrocería estándar. El diseño del nuevo coche fue encargado a JP Blatchley, cuyas líneas estilizadas y aerodinámicas suponían una clara ruptura con el estilo de los Rolls de la posguerra, que aún 20 años después seguían manteniendo las mismas líneas de sus antecesores de los años 30. Con todo, el chasis de acero mantenía las uniones que le permitían ensamblar una carrocería diferente.

No obstante, la gran mayoría de los Silver Cloud fueron entregados con la carrocería estándar de acero con puertas, capó y maletero de aluminio fabricada por Pressed Steel. Bajo el capó se hallaba un motor de seis cilindros y 4.887 cc cuya potencia se estimaba en unos 155 cv gracias a sus tres carburadores SU acoplado a una caja de cambios automática Hydramatic de GM con cuatro velocidades.

Las modelos de 1956 ya iban dotados de servodirección y aire acondicionado de serie. A partir de 1957 se ofrecía una carrocería de batalla larga con más espacio en las plazas traseras. Pese a su enorme tamaño, el Silver Cloud I reveló unas prestaciones excepcionales para un vehículo de su clase. El British Motor Magazine probó un ejemplar de fábrica de 1956 con carrocería estándar que superó los 165 Km/H de velocidad y aceleraba de 0 a 100 en 13,5. En 1959 se introdujo el Silver Cloud II, que equipaba el nuevo propulsor V8 de 6.230 cc. Tres años después llegó el Silver Cloud III, fácilmente reconocible por su frontal más ancho debido a la adopción de los nuevos grupos ópticos gemelos.

Reseñar que el Bentley equivalente al Silver Cloud fue el S-Type, denominado SI, SII y SIII según el modelo y el año.

El Silver Cloud puede que sea uno de los Rolls Royce más recordados del imaginario popular gracias a sus apariciones en el cine, la TV o incluso en la música, ya que la banda británica de folk-rock Jethro Tull lo menciona en la letra de su canción 'Up to me'. En la gran pantalla todos recordarán la película 'Panorama para matar', donde el agente 007 -interpretado por Roger Moore- es arrojado a un lago amordazado en un Silver Cloud gris metalizado por la malvada May Day (Grace Jones). Otro célebre Silver Cloud era el coprotagonista junto al actor Gene Barry de la serie policiaca de los 90 'La Ley de Burke'.

El catálogo dedicado a Rolls Royce del fabricante americano True Scale Miniatures sigue creciendo. En esta ocasión presento el Silver Cloud I, una miniatura presentada en una de sus combinaciones de color más habituales. Bajo mi punto de vista, creo que se trata de un modelo bastante correcto aunque presenta algunos fallos. El molde es bueno y sus líneas son acertadas y proporcionadas. El nivel de calidad y detalle es el mismo que el de otros modelos anteriores. Quizás el fallo más grave ha sido la errónea colocación de la antena de la radio, que en vez de ir sobre la aleta izquierda debiera estar colocada sobre el parabrisas. No obstante, no creo que eso sea un hándicap para hacerse con una miniatura muy buena.

miércoles, agosto 24, 2011

Oldsmobile Toronado 1966 de Spark

El carácter conservador del pueblo norteamericano siempre se ha visto muy bien reflejado en sus coches. Por norma general y pese a sus llamativos diseños, los automóviles del otro lado del Atlántico nunca emplearon soluciones técnicas innovadoras y su fabricación casi siempre siguió la premisa de "si es bueno, no hay por qué cambiarlo". Pero como en todo en la vida hay excepciones, tenemos algunos casos que curiosamente se han ganado su lugar en la historia de la automoción mundial, valgan como ejemplo los Cord de tracción delantera o el peculiar Torpedo de Thomas Preston Tucker con su motor trasero de seis cilindros opuestos.

La década de los 60 fue especialmente prolífica para la automoción norteamericana y especialmente para la General Motors. En 1963 irrumpió en el mercado el Buick Riviera, la respuesta al Thunderbird de Ford, y tres años más tarde apareció un nuevo contendiente, esta vez bajo la marca Oldsmobile.

Pese a estar basado en la misma Plataforma E que el Riviera, el Oldsmobile presentaba una diferencia técnica especialmente notable, era el primer automóvil norteamericano de tracción delantera que se presentaba desde los Cord de los años 30. Tras sopesar varias denominaciones que luego serían empleadas por otros fabricantes, como Magnum, Scirocco o Raven, los directivos de GM optaron por Toronado, un nombre que no quiere decir nada y que se empleó en un concept car de Chevrolet de 1963.

El estilo del nuevo coche se basó en los diseños de David North, al mando del departamento de arte de Oldsmobile. Algunos de sus rasgos más característicos fueron los pasos de rueda achatados o dos detalles que evocaban claramente al Cord 812, los faros retráctiles y las llantas de orificios redondos dispuestos en círculo.

Bajo el capó se instaló un descomunal motor V8 Super Rocket de 7.000 cc y 385 cv, alimentado por un carburador Rochester Quadrajet de cuatro cuerpos y aparejado a una caja de cambios Turbo Hydramatic de tres velocidades. Igualmente, Firestone desarrolló un tipo de neumáticos exclusivo para el Toronado, los TFD, especiales para la conducción con tracción delantera.

La primera generación Toronado mantuvo la línea de carrocería de 1966 hasta 1971, aunque cada año se iban incorporando cambios técnicos y estilísticos, perdiéndose algunos de los elementos que lo hicieron tan característico en su aparición. Oldsmobile usó el nombre Toronado hasta 1992.

Entre todos los Toronado que se fabricaron el más especial es sin duda el que posee el popular periodista y presentador de TV estadounidense Jay Leno, un modelo de 1966 con el motor modificado para entregar 1.000 cv de potencia.

El quinto modelo -aquí sólo he presentado cuatro- de la nueva serie que el fabricante inglés Spark dedica a los coches americanos es el popular Oldsmobile Toronado, apostando así en un principio por coches tremendamente populares. La miniatura de Spark goza de un buen acabado general y un color de los más característicos. En mi opinión creo que es el que más fallos presenta hasta ahora, aunque en un momento dado llegan a pasar desapercibidos, como los espejos retrovisores demasiado grandes, las defensas delanteras poco prominentes y el flanco plano de los pasos de rueda poco acentuados. Con todo es una miniatura muy bonita y llamativa que me gusta mucho y uno de los pocos Toronado decentes que podemos encontrar hoy día.

martes, agosto 23, 2011

BMW M635 CSI E24 de Auto Art

¿Mejorando la perfección? El BMW 635 CSI fue un coche sobresaliente en todos los aspectos. Su elegante y sobrio aspecto se mezclaba con un buen paquete de tecnología punta y un excelente motor de seis cilindros con 218 cv de potencia que lo hacían uno de los mejores coches de su clase. En los primeros 80 sus principales rivales, el Porsche 928, el Mercedes 500 SEC y el Jaguar XJS V12, empezaron a ofrecer motores más grandes y potentes, por lo que BMW tuvo que buscar una solución, la cual vino dada con un toque de M de magia.

La versión definitiva de la Serie 6 E24 fue presentada en el Salón de Frankfurt de 1983. Allí estaba el M635 CSI, un E24 desarrollado por la división deportiva de BMW, M Motorsports. A los ingenieros no les hizo falta un motor más grande, simplemente pusieron bajo el capó el motor del superdeportivo M1, el mismo bloque de seis cilindros y 3.453 cc M88 que gracias a una tapa de aleación con bujías de encendido central lograba una potencia de 286 cv. El paquete técnico incluía nuevos frenos Brembo, amortiguadores Blistein y nuevas llantas de aleación BBS. También se incluyó un nuevo paquete aerodinámico consistente en un faldón frontal y un alerón trasero de nuevo diseño con respecto al 635 CSI normal.

Para justificar su aumento de precio respecto al modelo estándar de 218 cv, el M635 CSI ofrecía asientos de cuero totalmente regulables, volante de cuero, ordenador de abordo o limpiafaros, entre una larga lista de extras. El M635 CSI tenía la velocidad autolimitada electrónicamente a 250 Km/H, 20 Km/H más que el 635 CSI. Sus prestaciones superaban holgadamente a la de su más inmediato rival, el Mercedes 500 SEC, e incluso le permitían tratar de tú a tú a todo un purasangre de la carretera como el Ferrari 328 GTS. Estuvo a la venta hasta 1988 logrando vender 5.803 unidades.

Apenas un mes después de que mostrara en el blog el nuevo y precioso 635 CSI de Auto Art llega la miniatura de la versión tope, el M635 CSI. En este sentido, poco más voy a añadir pues básicamente se trata de la misma miniatura con algunos cambios puntuales relativos al modelo en sí, como el kit aerodinámico, las llantas BBS, los espejos retrovisores del color de la carrocería y la inscripción 'M Motorsports' sobre la culata del motor. Auto Art ofrece esta miniatura en dos colores, el burdeos que muestro y en gris plata.

domingo, agosto 07, 2011

Monteverdi Hai 450 SS de Neo Scale Models

La aparición entre 1965 y 1966 de tres nuevos coches provocó un cambio radical de tendencia. Estos fueron el Dino 246 GT de Ferrari, el De Tomaso Mangusta y el Lamborghini Miura. Los tres automóviles compartían entre sí una característica común, llevaban el motor colocado en el centro, justo encima del eje trasero, al igual que la mayoría de los coches de competición del momento. A partir de ese momento la filosofía entre los fabricantes de autos deportivos comenzó a cambiar. Seguían fabricándose coches de altas prestaciones con motor delantero, pero estos ya pasaron a tener una filosofía más GT. Los auténticos deportivos comenzaron a tener el motor en posición central.

El suizo Peter Monteverdi logró un significativo éxito en la venta del que fue su primer coche, el 375 High Speed, por lo que decidió demostrar al mundo que en suiza eran capaz de construir coches a la altura de los mejores superdeportivos italianos. Fue así como nació el Monteverdi Hai, un supercoche con el Lamborghini Miura en su punto de mira.

Hai es la traducción alemana de la palabra "tiburón" además de indicar la posición del motor del coche. La carrocería fue diseñada por Trevor Fiore, de Carrozeria Fissore, empresa colaboradora habitual de Monteverdi y otros fabricantes de coches. El motor era un V8 Chrysler Hemi de 7.000 cc y 450 cv de potencia. La primera unidad fue mostrada en el Salón de Ginebra de 1970 y estaba pintada en un llamativo color violeta (smoked purple). Una segunda unidad de batalla larga se denominó 450 GTS y estaba pintado en rojo.

No existe una certeza firme acerca de cuántos Hai se llegaron a fabricar. En principio, Peter Monteverdi hizo una previsión de 49 unidades, pero diversos problemas interrumpieron su producción. La mayoría de publicaciones especializadas afirma que hay tres Hai, el 450 SS violeta original, el 450 GTS rojo y un tercero que se construyó con piezas de excedentes como réplica del 450 SS originial que se pintó en rojo y que junto con el GTS se encuentra en el museo de Monteverdi en Basel-Binningen. Unos años más tarde Monteverdi intentó resucitar el nombre Hai con un nuevo superdeportivo, el Hai 650 F-1, aunque éste no pasó de la fase de prototipo. Uno de los motivos por los que parece que Peter Monteverdi descartó producir el Hai fue que el motor de 450 cv acoplado a un chasis demasiado artesanal dio como resultado un coche extremadamente difícil de conducir.

Después de muchos años desde que apareciera aquel Monteverdi Hai de Pilen, Neo Scale Models nos ofrece una réplica a escala más acorde con los gustos del coleccionista actual. Se trata del tercer modelo de la firma suiza que Neo nos ofrece, tras el 375 L Fissore y el Safari. La miniatura está muy bien ejecutada y sus líneas nos muestran una réplica muy acertada en relación al coche original. Entre los mejores detalles figuran las llantas de radios en material fotograbado, los logos o la chapa metálica con el logo de la marca bajo los faros traseros. Neo ofrece dos variantes de color, el 450 SS rojo "réplica" y el violeta original. En este caso opté por el rojo por un simple criterio de gusto personal, aunque no descarto hacerme también con el violeta.

miércoles, agosto 03, 2011

Delahaye 135M Figoni & Falaschi Grand Sport de Spark

La década de los 30 se considera como el periodo más fructífero de la historia del diseño automovilístico. Toda aquella persona que buscase por encima de todo la distinción compraba sus coches como cojunto chasis-motor-transmisión y encargaba a un especialista una carrocería. Uno de los carroceros más célebres de este tiempo fue el italiano afincado en París Giuseppe Figoni que gracias al aporte financiero de su socio, el empresario también de origen italiano Ovidio Falaschi, fue el autor de algunos de los trabajos más bellos y espectaculares hechos sobre un chasis de automóvil.

Se considera al Talbot-Lago T150 Teardrop Coupé como el mejor trabajo realizado por Giuseppe Figoni, mientras que el segundo puesto es para el Delahaye 135M Grand Sport. En total se fabricaron 11 de estos fabulosos coches, cuya combinación de espectacular diseño y llamativos coloridos los hizo destacar sobre otros autos coetáneos de su tiempo.

Uno de los detalles de estilo más vistosos eran las cubiertas que ocultaban el flanco de los neumáticos, solución empleada por el carrocero para dar al coche una mejor aerodinámica. Ambos flancos de la carrocería están recorridos por una línea ornamental que termina en un adorno al llegar a las puertas, y en los cobertores de las ruedas se reproduce un adorno similar.

En el interior predominan la felpa y la madera junto a un cuadro de mandos con dos relojes, uno para el velocímetro y otro para el cuentarrevoluciones. La capota de lona se escondía tras una cubierta móvil. El Grand Sport se montaba sobre un chasis de competición y bajo el capó latía un motor de seis cilindros en línea de 3,5 litros con tres carburadores Solex que erogaba 120 cv de potencia. Sus pretaciones eran muy buenas y sólo coches como el Alfa Romeo 8C 2900, el Duessenberg SJ y el Bugatti 57 SC eran capaces de competir con él.

Cuenta la leyenda que después de la presentación del coche en el Salón de París, el pintor Geo Ham demandó a Figoni porque creyó que el coche era una copia de uno que aparecía en uno de sus cuadros. Finalmente se llegó a un acuerdo y algunos de los coches llevaron la placa de Geo Ham.

Después de Bugatti, Delage y Voisin la colección Golden Age de Spark acoge un nuevo miembro, en este caso un precioso y espectacular Delahaye 135M Grand Sport similar al coche que en 1936 fue presentado en el Salón de París y al que ganó en el año 2000 el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, en color blanco y rojo. Es una miniatura muy llamativa y espectacular de la que llama mucho la atención su pequeño tamaño y su excelente acabado. A destacar especialmente la aplicación de la pintura, con un resultado fabuloso, amén de los clásicos detalles de fotograbado, como la parrilla del radiador, los limpiaparabrisas o los radios de las ruedas pese a estar ocultas.

martes, agosto 02, 2011

Cadillac Serie 75 Fleetwood Limousine 1966 de American Excellence

Un nuevo cambio de estilo propiciado en 1965 dio lugar a una nueva generación de Cadillacs más bajos, largos y anchos. Los dobles grupos ópticos delanteros pasaron a estar dispuestos de forma vertical, al estilo Facel Vega, y las aletas traseras racionalizaron su tamaño al mínimo. Las defensas quedaron integradas en el perfil general del coche y se recuperó para las berlinas el pilar B, elemento que desapareció desde mediados de la década de los 50.

Cuatro carrocerías estaban disponibles, el sedán, el coupé, el cabriolet y el limousine. El modelo de acceso a la gama pasó de llamarse 62 a Calais. Le seguían el Sixty Special y el Fleetwood Brougham, éste último fácilmente distinguible por su techo de vinilo. La denominación Eldorado se siguió empleando para la carrocería cabriolet y De Ville para el coupé. En la cúspide de la gama se situaba el Serie 75 Fleetwood Limousine con carrocería de batalla larga y capacidad para nueve personas.

La única opción mecánica disponible era un V8 de 7.000 cc (429 ci) y 360 cv acoplado a una caja de cambios Turbo Hydramatic de GM. Entre los extras más llamativos figuraba un nuevo sistema de dirección que facilitaba los giros así como los asientos calefactables.

Este tipo de Cadillac es un modelo que siempre tuvo mucho protagonismo en la pequeña y gran pantalla, sobre todo como el típico coche del malo de la película. Esta serie de Cadillac fue especialmente célebre en España pues el General Franco los usaba muy a menudo.

Neo Scale Models y American Excellence añaden un nuevo modelo Cadillac a su ya nutrido catálogo. En esta ocasión se trata del Serie 75 Fleetwood de 1966, realizado, seguramente, tomando como base las versiones fúnebre y ambulancia que ya tenía. La miniatura goza de un acabado muy bueno y las proporciones de su molde parecen las acertadas. El nivel de detalle es el habitual de esta marca. En su día ya presentamos la versión Fleetwood Brougham de este modelo pero realizado por la marca Premium X. Esta miniatura de Neo-American Excellence tiene un mucho mejor acabado que aquella, sobre todo en los detalles, muchos más finos.

Mercedes 300b W186III 'Konrad Adenauer' de Minichamps

Sobreponerse a una guerra no es nada fácil en ningún sentido, es por eso que el pueblo alemán siempre será digno de admiración. El espíritu de perseverancia, superación y competitividad de los alemanes propició que una nación arrasada material y moralmente en el año 1945 iniciara la década de los 50 volviendo a ser lo que siempre fue, el motor de Europa. Entre otros muchos ejemplos de este trabajo podemos citar el Mercedes 300 de 1951. Una industria alemana nuevamente era capaz, cinco años después de estar casi destruida, de construir el que por aquel entonces fue el automóvil más avanzado técnicamente del mundo.

Presentado en noviembre de 1951, el Typ 300 fue el buque insignia de Mercedes durante la década de los 50. La prensa especializada inmediatamente usó para definirlo adjetivos como "elegante", "lujoso", "potente" y "muy caro". Por tanto, era el heredero natural de los 770K 'Grosser' de la década de los 30 que tanto gustaron a los jerarcas del nazismo.

El Typ 300 presentaba dentro de su gama tres variaciones principales denominadas con los códigos internos W186, W188 y W189. Los primeros eran las variantes con carrocería sedán cerrada, cabriolet de cuatro puertas y landaulette. Los segundos las versiones coupé y roadster. La tercera variante era una limousine de batalla larga.

El modelo en el que vamos a centrarnos es el W186. El primer Mercedes cien por cien nuevo desde que terminó la Guerra contaba con una bonita carrocería de estilo modernista, muy elegante y sobria a la vez. Bajo el capó había un nuevo propulsor de seis cilindros en línea de aluminio que cubicaba 3.000 cc y erogaba 113 cv gracias a sus carburadores gemelos Solex. la caja de cambios era manual de cuatro velocidades. Su motor fue diseñado para ofrecer ante todo fiabilidad, por lo que el coche podía perfectamente circular a su velocidad máxima durante un tiempo muy prolongado siempre que las condiciones de la vía lo permitieran. En 1954 se introducen algunos cambios, por lo que el coche pasa a denominarse 300b (código interno W186III). El equipo de frenos recibió una notable mejora y las ventanillas delanteras incorporaron derivabrisas. Gracias a un incremento en la compresión de los carburadores la potencia era ahora de 125 cv. Un año después se le dota de una ventana trasera más grande y se ofrece en opción la caja de cambios automática.

La lista de opciones en los sedanes W186 incluía la autorradio Becker, el teléfono móvil VHF e incluso máquina de escribir en los coches destinados altos ejecutivos. Pero el Typ 300 ha pasado a la historia gracias a uno de sus más ilustres propietarios, el primer canciller federal de Alemania Konrad Adenauer, que durante su mandato (1949-1963) llegó a tener hasta seis Typ 300 en versiones cerrada, cabriolet y landaulette. De hecho, al Typ 300 se le conoce popularmente como 'Adenauer'. También pudimos ver en la comedia de Billy Wilder 'Un, dos tres' al actor american James Cagney en un Typ 300.

Siempre me resultó curioso cómo una marca como Minichamps, que es la que cuenta con el más extenso catálogo de miniaturas 1/43 de la marca Mercedes, ha tardado tanto tiempo en añadir un modelo tan popular como el Typ 300 W186 pese a que desde hace mucho viene ofreciendo los Typ 300 W188. El primer W186 de Minichamps nos llega dentro de su simpática serie 'Political Leaders y se corresponde con uno de los coches usados por el canciller Adenauer, concretamente se trata de un sedán con techo panorámico matrícula 0002. La miniatura es muy bien ejecutada en sus formas y el nivel de detalle es bueno. Destacan elementos como la banderita de la República Federal Alemana, las luces traseras o la estrella realizada con mucha finura. En cambio hay elementos no tan bien resueltos, como es el caso de las llantas, y los horribles limpias en plástico, sobre todo incidimos en estos aspectos pues este Minichamps concretamente se vende casi tan caro como una miniatura de resina con mucho mejor acabado.