domingo, diciembre 28, 2008

Maserati Quattroporte I 1963 de Minichamps








Maserati inició la década de los 60 como un fabricante de automóviles de gran renombre y bien respaldado por los resultados comerciales favorables. En 1963, la firma se convirtió en pionera al concebir un nuevo tipo de automóvil. hasta ahora inédito al aunar el concepto de sedán de lujo y representación con el de un deportivo de altas prestaciones. 

Cabría matizar que no es la primera berlina deportiva de la historia, pues ya Jaguar había montado unos antes los motores de sus deportivos XK en las berlinas MK I y MK 2, pero el Maserati era diferente, pues militaba en un segmento superior, tanto a nivel de lujo como de prestaciones. 

Fue diseñado por Pietro Frua, que se inspiró en la carrocería del 5000 GT que realizó para el príncipe Karim Aga Khan. Se presentó en el Salón de Turín y automáticamente se alzó con el título de coche de cuatro puertas más rápido del mundo. Su nombre no podía ser más sencillo, recurrente y gráfico: Quattroprte -cuatro puertas-.

 Montaba un chasis alargado específico y el motor iba montado dentro de un armazón para reducir el ruido y las vibraciones. La mecánica era el nuevo V8 de 4,1 litros y 260 CV, con la que el Quattroporte alcanzaba los 222 Km/H. La primera generación del super-sedán de Maserati se vendió sin apenas cambios estéticos. En 1967 se revisaron los faros delanteros, que pasaron a ser de doble óptica en lugar de la original simple rectangular. En 1969, con motivo de su último año de ventas, se le proporcionó un nuevo motor de 290 CV.

Sólo dos automóviles de su tiempo podían rivalizar con el Quattroporte. Por un lado estaba el Lagonda Rapide construido por Aston Martin, una peculiar berlina con diseño de Touring construida sobre un chasis Aston Martin DB4 del que también tomaba su motor. Por el otro, la super limusine francesa Excellence del pequeño constructor de autos de lujo Facel Vega con son su potente motor Chrysler V8. No obstante, ninguno de estos dos autos tenían un carácter deportivo tan marcado como el modelo de Modena.

El Quattroporte I fue interrumpido en 1970 y cuatro años después, ya con Citroen como propietario de la marca, se presentó el nuevo Quattroporte II en el Salón de Turín, con carrocería de Bertone y basado en un chasis y tren rodante de un Citroen SM, tracción delantera incluida, pero ésa es ya otra historia.

Desde que después de la Feria de Nuremberg de febrero Minichamps anunciase como novedad un Maserati Quattrporte I, muchos han sido los coleccionistas que lo han estado esperando, pues hasta ahora la única miniatura 1/43 que había era de una marca artesanal y su calidad distaba mucho del precio que por ella se pedía. Soberbio es el término con el que definir esta nueva creación. Sus líneas estilizadas han sido reproducidas con total exactitud y su exterior cuenta con los acabados habituales de Minichamps, con piezas independientes, fotograbados y tampografías, destacando como no el frontal, presidido por el tridente de oro, como no podía esperarse menos del buque insignia de Maserati. Es de agradecer que los cromados no se hayan resuelto pintando de plateado los marcos, como en otras ocasiones. Quizás el interior es el punto criticable, pues a pesar de estas perfectamente reproducido y detallado, se podría haber optado por unos tonos más claros y así poder disfrutarlo mejor. Esperemos que Minichamps se decida a realizar las siguientes generaciones del Quattroporte.

No hay comentarios: