viernes, septiembre 12, 2008

Volkswagen T1 Samba 'Story Bus' de Minichamps







Hablar de la Volkswagen T1 es quizás hacerlo de uno de los vehículos más carismáticos de la historia del automóvil y para ello hay que hacer referencia a un nombre, el del empresario holandés Ben Pon.

Al final de la II Guerra Mundial las autoridades británcas habían tomado el control sobre la marca Volkswagen y Pon se desplazó hasta la localidad de Minden el 23 de abril de 1947 para sostener una reunión de cara a la necesidad de que los automóviles VW llegasen a los Países Bajos. Pon no sólo consiguió ser el primer agente de VW fuera de Alemania sino que en su cuaderno de notas llevaba dibujado un boceto de lo que sería el futuro segundo vehículo de la VW, un pequeño camión-furgoneta basado en el Escarabajo y que se denominó internamente Typ 29.

Se construyó un prototipo sobre chasis de Escarabajo pero resultó ser demasiado frágil, por lo que VW desarrolló un chasis nuevo. Tras barajar varios nombres, en principio se opta por Typ 2, ya que el Escarabajo era el Typ 1, aunque cuando la furgoneta ve la luz se le denominó Transporter, acompañado de un ordinal según versión y año, de esta forma hasta la fecha VW ha fabricado la T1, la T2, la T3, la T4 y la T5.

El modelo que nos ocupa, es la T1 con carrocería clase Samba, un excelente Microbús con espacio para siete personas. El primer Transporter estuvo en producción durante 17 años en Alemania, Brasil, Sudáfrica y Australia alcanzando 1,8 millones de unidades producidas. El ejemplar denominado como 'Story Bus' parece ser que corresponde a un minibús que realiza el transporte escolar en el Villa Story Institut de la ciudad de Saint Moritz.

Se trata de una preciosa realización de la marca Minichamps donde no se ha escatimado en detalles ni exteriores ni interiores. La carrocería cuenta con numerosos adornos, piezas independientes y logos y la apertura del techo sirve para contemplar un precioso y vistoso interior.

Volkswagen 1303 Cabriolet 'World Cup 1974' de Minichamps







El popular Beetle o Käfer de Volkswagen llegó al final de su producción en Europa en la década de los 70 con la versión denominada 1303. Este coche fue apodado por los aficionados como el Superbeetle, ya que era posible equiparlo con una versión de 1.600 cc de su tradicional motor bóxer. El cabriolet se construía en la factoría de Osnabruck del carrocero Karmann. 

Desde la década de los 70 muchos fabricantes de automóviles tomaron la costumbre de realizar tiradas específicas de alguno de sus modelos patrocinadas por algún producto o evento, costumbre que en los 80 alcanzó su sublimación. Con motivo del Mundial de Fútbol de Alemania' 74, Volkswagen presentó una tirada limitada de su 1303 Cabriolet conmemorando este evento. Fue pintado en una combinación de colores específica, carrocería en verde pistacho y negro mate para el capó motor y la tapa del maletero. Estaba tapizado en negro. En la parte inferior de los laterales se podía leer el logo 'World Cup 1974' además del emblema del campeonato futbolístico.

La versión a tratar corresponde a una reproducción hecha por el fabricante alemán de miniaturas Minichamps de la serie conmemorativa 'World Cup 1974'. Ante todo cabe decir que se trata de una miniatura muy querida por los coleccionistas y cuya serie limitada ya consta en la web de Minichamps como "vendida". No obstante si se busca bien es posible encontrarla. Goza de un nivel de terminación muy bueno, en la mejor línea de Minichamps y destaca ante todo la finura de su detallado exterior. El interior, pese a ser monocolor, está perfectamente moldeado y decorado con calcas.

jueves, septiembre 04, 2008

Cadillac Serie 62 Sedan 1952 de Brooklin Models







En una época de boom automovilístico en los Estados Unidos, donde la pomposidad campaba a sus anchas, los fabricantes introducían todos los años pequeñas variantes en sus modelos para diferenciarlos. La prestigiosa Serie 62 de Cadillac del año 1952 supuso para la firma de Detroit el modelo de sus bodas de oro desde la fundación de la casa en 1902. 

Unos de sus rasgos distintivos más visibles con respecto al modelo del 51 eran los emblemas en oro. También incorporó las luces traseras integradas en la cola y una nueva línea cromada que iba desde los faros delanteros hasta la mitad del coche. En el capítulo mecánico la marca recurrió al gran V8 de 331 Pulagadas Cúbicas y 190 cv con carburador Rochester de cuatro cuerpos.

Año tras año, los modelos de Brooklin van mejorando en detallado y perdiendo sencillez, dando así mucha más vistosidad a los coches a los que representan. En este Cadillac se ven añadidos nuevos como los limpiaparabrisas independientes las líneas cromadas de adorno lateral o los emblemas dorados. No obstante siguen fallando el interior y los marcos de las puertas y de los parabrisas, que en vez de ser cromados los han dejado pintados del color de la carrocería. Pese a todo, se trata de una buena reproducción del Sedan 62.

Mercedes 770 K Cabriolet F 'Kaiser Wilhelm II' de Minichamps








Friedrich Wilhelm Viktor Albrecht von Hohenzollern o Wilhelm II fue el último emperador de Alemania y último rey de Prusia. Fue el hijo primogénito del Federico III y de la princesa Victoria de Inglaterra y ostentó el Gobierno de Imperio Alemán y Prusia desde 1888 hasta 1918.

El Kaiser Wilhelm II se decía que era un firme defensor del caballo y un gran detractor del automóvil. Llegó a calificarlo como "fenómeno pasajero" y afirmó que habiendo caballos, que eran seres vivos, jamás se subiría en un artefacto "apestoso" como eran los automóviles. Mantuvo esta opinión hasta que vio al millonario americano Clarence Gray Dinsmore en su Merecedes y fue entonces cuando encargó su 'Grosser' 770 K, que siempre se lo conoció como Cabriolet F. 

Fue fabricado en 1931 y era un falso landaulette descapotable de seis asientos y cuatro puertas. Como todos los 'Grosser', montaba el enorme motor de ocho cilindros en línea y 7.7 litros que ofrecía 150 CV gracias a la sobrealimentación, lo que le permitía llegar a los 160 Km/H. El Kaiser usó este automovil durante sus años de exilio en Holanda. Hoy día está expuesto junto a un modelo similar que perteneció al Emperador Hiro Hito en el Museo Mercedes de Stuttgart.

Recientemente presentado, el 770 K Cabriolet F supone la décima miniatura de la serie que Minichamps ha dedicado a los líderes políticos y de la que ya mostramos en su día la limousine del emperador Hiro Hito. Este modelo no supone otra cosa que la reedición en 1/43 del clásico 1/24 de Paul´s Model Art. Su nivel de acabado resulta muy bueno aunque es más sencilla que la limousine imperial japonesa. Destaca la profusión de piezas independientes como los dobles parabrisas, los tiradores de las puertas, los soportes de las banderas junto a la parrilla del radiador y el escudo imperial alemán en vez de la clásica estrella de tres puntas.

martes, septiembre 02, 2008

MG MGA Roadster 1500 & Coupé 1600 de Bizarre













El sustituto de los populares deportivos de la Serie T de MG fue presentado en sociedad en el Motor Show de Londres de 1955 bajo el nombre de MGA en versión descubierta Roadster. Su moderno diseño marcó un nuevo rumbo para la firma de Abingdon, ya incluida dentro del poderoso consorcio BMC. Obra de Syd Enever, estaba basado en un prototipo construido sobre un chasis MG TD llamado Le Mans. Su carrocería destacó por su ligereza, que vino a atenuar el excesivo peso de su obsoleto chasis, y por su buena penetración aerodinámica.

Tal y como era costumbre en la industria de los deportivos británicos, la gran mayoría de sus componentes mecánicos provenían de la gran serie, como es el caso del motor, un BMC B Series de cuatro cilindros y 1.5 litros de 72 CV. Un año más tarde, en 1956, llegaría una atractiva versión coupé de techo rígido que gracias a su mejor aerodinámica mejoró las prestaciones del modelo Rodaster, aunque lo cierto es que su habitáculo resultó demasiado pequeño y claustrofóbico. 

El MGA resultó no sólo un más que digno sucesor de los Serie T, sino un brillante automóvil deportivo de excelente manejabilidad que pronto comenzó a gozar de éxito en rallyes y carreras de aficionados gracias a sus entusiastas propietarios. Consciente de ello, BMC obsequió a su público con un nuevo motor de 1.6 litros y 80 CV, además de dotar a sus coches con frenos de disco. La versión con motor Twin Cam resultó un coche extremadamente rápido gracias a los 108 CV de su motor 1.6 modificado, aunque resultó muy frágil en su fiabilidad.

Bizarre, la marca hermana de Spark, incluye en su catálogo dos bonitas variantes del MGA fabricado en resina. Las miniaturas gozan de un acabado de gran calidad como es norma habitual en todos los productos de esta marca, con un molde correcto en formas y proporciones y un más que llamativo acabado donde destacan las piezas independientes y el uso de fotograbados. En la versión descubierta podemos ver la cuidada realización del interior.

Porsche 911 930 Turbo 3.3 USA 1985 de Neo Scale Models







Porsche decidió en agosto de 1977 que había llegado el momento de introducir los primeros cambios en el 930 Turbo, que desde su introducción en septiembre de 1974 no había experimentado apenas modificaciones y se había convertido en el talismán de la marca. 

Los de Stuttgart sustituyeron el motor de 3.0 litros por una nuevo de 3.3 litros, que vio incrementarse  su potencia hasta la mágica cifra de los 300 CV. Tanta potencia requirió que se le añadiese un nuevo intercambiador de calor, lo que motivó su principal cambio estético, un nuevo alerón trasero más grande y macizo que se diferenciaba de los usados en la generación anterior por tener una única rejilla grande sobre el mismo. 

El incremento en el rendimiento del nuevo Turbo le posibilitó alcanzar los 161 Km/H en 12 segundos. Paradójicamente durante casi 10 años el Turbo estuvo equipado con una caja de cambios de cuatro velocidades y no fue hasta 1988 cuando se le añadió la quinta marcha. Un año antes, en 1987, Porsche comenzó a ofrecer el Turbo con carrocería Targa y en 1988 con la CabrioletCon la llegada del nuevo Carrera 2 en 1990, también se introdujo una nueva variante Turbo, pero ya es otra historia. 

Al igual que en el Carrera del post anterior, se trata de una versión para mercado estadounidense. El nivel de acabado de la miniatura es de primer nivel, con un excelente molde de proporciones y formas acertadas y el habitual nivel de calidad que viene ofreciendo Neo. Además, esta miniatura es la única réplica del modelo 3.3 que existe en 1/43.

Porsche 911 Carrera 3.2 USA 1985 de Neo Scale Models









Veinte años después de la presentación oficial del 911 2.0 en 1963, Porsche introdujo el Carrera con la nueva versión de 3.2 litros del legendario 'Flat Six' de Stuttgart. Igualmente, Porsche volvía a rescatar la denominación Carrera. El nuevo motor de 3.2 litros era una síntesis del anterior 3.0 del 911 SC y del 3.3 del 930 Turbo, del que incorporaba algunos de sus componentes.

Algunos aspectos se mejoraron con respecto al SC, como la antena de radio integrada en el parabrisas o una palanca de cambios con recorridos más precisos y cortos. Las llantas Fuchs de forja con vino brazos bien negras o bien del color de la carrocería fueron una opción hasta 1985, pero casi todos los compradores terminaban por pedirlas. El nuevo volante de cierto estrenaba diseño de cuatro brazos sustituyendo al anterior de tres. 

La opción 'Turbo Look' daba a los Carrera coupé y cabriolet el aspecto del 930 Turbo. De esta serie se derivaron atractivas ediciones limitadas como el Club Sport o el Carrera 3.2 Giubileo. En 1989 se introdujo el Speedster, un descapotable de dos plazas y parabrisas más pequeño, que homenajeaba a los populares Speedster 356.

Este modelo que nos reproduce Neo corresponde a una unidad destinada al mercado norteamericano, identificable por el cerco de los faros delanteros más pronunciado y los dos grandes topes traseros que hay a ambos lados de la matrícula. El modelo de Neo está realizado con la misma finura que el fabricante holandés siempre confiere a sus creaciones, con un exterior muy bien moldeado y repleto de detalles, piezas independientes y fotograbados. También el interior reproduce con mucho esmero el estilo tan característico de los Porsches 911.