jueves, abril 24, 2008

Jaguar MK 2 3.4 Litres de Minichamps







El MK II de Jaguar puede considerarse el auténtico precursor del concepto de berlina deportiva, hoy tan de moda. Tenía una línea de lo más atractiva que se combinaba con una gama de excelentes y potentes propulsores de seis cilindros. Culminaba a la perfección la máxima expresada por el entonces presidente de Jaguar, Sir William Lyons, de "grace, pace and space" -gracias, paz y espacio-


El hecho de ofrecerse en tres niveles de cilindrada, 2.4 litros, 3.4 litros y 3.8 litros, con potencias entre los 120 y los 225 CV constituyó uno de sus grandes éxitos. Entre sus muchas innovaciones mecánicas destacaban una caja de cambios sincronizada con overdrive, dirección asistida y frenos de disco, que le conferían una conducción muy agradable. Tanto los motores de 3.4 y 3.8 litros derivaban directamente de los empleados por los deportivos de la serie XK

La literatura especializada siempre ha destacado que el MK 2 fue un coche muy querido tanto por policías como por ladrones, aspecto que se idealizó en la serie de TV británica de los 60 'Inspector Morse', en la que el protagonista conducía un MK I2 rojo con techo de vinilo negro.

Cuando Jaguar se hizo con Daimler, el MK 2 tuvo una versión vendida bajo esta marca denominada Daimler 2.5 V8, con motor de ocho cilindros y con una conducción más suave. A partir de 1967 el MK 2 fue renombrado como Jaguar 240 y 340, cayendo del catálogo el modelo con motor 3.8. El diseño de este coche se volvió a rescatar a finales de los 90 con el turismo S-Type.

Esta excelente miniatura de Minichamps cuenta con muchos atributos que la hacen muy atractiva, como sus cuidados detalles exteriores, un precioso interior y llantas con radios reales.

Fiat 124 Sport Coupe 1600 BC de Starline Models







Este precioso automóvil supuso para muchos conductores la posibilidad de tener un potente y bonito deportivo italiano por un precio más que razonable. Derivaba de la berlina 124, todo un icono automovilístico mundial y uno de los coches más queridos de Italia. Se vendió desde 1967 hasta 1975. Su atractivo diseño fue obra de Boano, mientras que Pininfarina se encargó de la versión spider. 


Se vendieron tres series, conocidas internamente como AC, BC y CC. El AC se distinguía por sus faros simples delanteros y su motor de 1.4 litros. El BC (la miniatura de Starline), ya tenía cuatro grupos ópticos y un excelente motor 1.6 litros. En el CC, la cilindrada subió hasta los 1.8 litros. 

El cuatro cilindros 'Twin Cam' fue diseñado por Aurelio Lampredi, creador de los famosos motores V12 Lampredi para Ferrari. Para ser un coche de gran difusión, contó con grandes innovaciones propias de modelos mucho más caros y lujosos, como frenos de disco en las cuatro ruedas y una caja de cambios de cinco velocidades más marcha atrás. Cabe destacar que las series BC y CC llegaron al mercado español de mano de Seat y fue el coche con el que toda una generación de jóvenes soñó.

La marca Starline presenta una miniatura con una gran terminación y en la que sobre todo destaca su excelente relación calidad precio. La manufactura general es muy buena y detallada, tanto en el exterior como en el interior. Cuenta con muchas piezas independientes, como los faros, la parrilla o los logos y anagramas. El interior está también muy bien rematado.

domingo, abril 20, 2008

Aston Martin DB2 1950 de Spark







El DB2 fue el segundo Aston Martin de la existosa serie DB en la etapa en la que David Brown tenía la presidencia de la compañía. Fue un coche de gran calidad de construcción, aspecto que lo diferenciaba de sus competidores. Su diseño fue obra de Frank Feeley y la construcción del chasis estuvo dirigida por el ingeniero Claude Hill. Se basaba en un chasis muy similar a su antecesor, el 2.0 Litres Sport o DB1, aunque en este caso se trataba de un coupé con carrocería cerrada.


En el apartado mecánico se apostó por un motor de seis cilindros en línea de 2.6 litros que rendía 105 CV, y fue el apartado más criticado de este coche por su pobre fiabilidad. Dicha mecánica provenía de la empresa Lagonda, recientemente comprada por Aston Martin, pero su detrás de su diseño estaba Walter Owen Bentley, que proyectó dicho mecánica derivándola de un motor V12 de antes de la II Guerra Mundial obra de William Watson. El interior del coche era muy simple e inglés, asientos de cuero Conolly, moqueta Wilton y un salpicadero de paneles de madera.

El DB2 se presentó en sociedad en el New York Motor Show de 1950. Los segundo, tercer y cuarto modelos fabricados participaron ese año en las 24 Horas de Le Mans, logrando el doblete en su categoría. Ese mismo año se añadió al catálogo la versión de carrocería descubierta denominada 'Drophead Coupé'. En 1951 Aston Martin lanzó una versión carburadores más grandes que lograba 125 CV de potencia a la que se denominó Vantage, nombre aún muy presente en nuestros días en el catálogo de la firma. El DB2 se sustituyó por el DB2/4.

Spark hace una apuesta arriesagada y se lanza con un modelo de Aston Martin muy poco reproducido. El resultado es muy bueno, un molde muy acertado con gran cantidad de detalles en piezas independientes y fotograbados. Destacan las llantas de radios. El interior está muy conseguido resaltando el finísimo volante y el salpicadero de madera.

Lancia Stratos HF Stradale de HPI Racing







En 1970 Bertone presentó en el Salón de Turín un estudio de diseño con perfil en cuña y de líneas muy angulosas que captó la atención del director deportivo de Lancia, Cesare Florio, y que vio en él al sustituto del invencible Fulvia, el arma de Lancia en el mundial de rallies. Al año siguiente se pudo ver otro prototipo equipado con el motor V6 del Dino. 


Cuando definitivamente Fiat, que tenía el control de Ferrari, se hizo con Lancia, el Stratos con motor Dino-Ferrari se convirtió en la nueva arma de la marca turinesa para correr en rallyes. El Stratos era un coche extremo, se le mirase por donde se le mirase. Su perfil en cuña y sus líneas angulosas acentuaban sus prestaciones. A la potencia del motor Ferrari V6 de 2.4 litros se le sumó una construcción en fibra de vidrio y así nació un coche de leyenda. 

A la hora de la homologación, se exigió la fabricación de 500 unidades y así nacieron los modelos Stradale o de calle, que aunque se fabricaron hasta 1975, se pudieron comprar hasta 1980. En el capítulo de la competición, fue el italiano Sandro Munari el que no tuvo rival en las pistas de todo el mundo, además de otros aguerridos héroes, como Bjorn Waldegaard.

Una vez más nos encontramos ante un más que cuidado modelo de la marca HPI Racing, con un molde perfecto, grandes detalles exteriores en materia de fotograbados, anagramas y piezas independientes y un interior muy cuidado, pese a la simpleza del interior del Stratos.

Audi V8 Quattro de Minichamps











El hecho de no poseer un vehículo de clase superior venía suponiendo para Audi, la firma de autos premium del grupo Volkswagen, un serio lastre que cada vez lo alejaba más de las marcas con las que aspiraba a competir, BMW y Mercedes. Las tres marcas eran competidores naturales en el terreno de las berlinas de gama alta -Mercedes Clase E, BMW Serie 5 y Audi 100- desde principios de los años 70. Casi a mediados de esta década, BMW daría un paso más en esta competición presentando el coche llamado a ser su buque insignia, el Serie 7, el primer contendiente serio que el Mercedes Clase S tendría en su propio país. Sin embargo, Audi se quedó atrás, pues su modelo 200, una variante del 100 más lujos y con motores turbo seguía estando lejos del recién aparecido BMW Serie 7 y sus potentes motores de seis cilindros, y, por supuesto, del todopoderoso Clase S y sus mecánicas V8. No fue hasta el 1988 cuando por fin Audi presentó su réplica, pero bueno, "más vale tarde que nunca", que dice la expresión popular.

El nuevo buque insignia de la casa de Ingoldstadt vio la luz en 1988. Fue el primer Audi de la historia en incorporar un motor V8. Como baluarte principal de la marca, estaba equipado de serie con su legendaria tracción integral Quattro. Su diseño era muy similar al de los modelos 100 y 200 Typ 44, aunque era más largo, ancho y musculoso. La calandra del frontal era más estrecha y las defensas estaban muy marcadas, lo que acentuaban su tamaño. Estaba construido sobre la plataforma C3 de Grupo Volkswagen. Su producción dio comienzo en octubre de 1988 en las planta de Audi en Neckarsulm así como en el Audi Motor Assembly de Tokyo, Japón.

En un principio estaba equipado con un motor de 3,6 litros y 230 cv de potencia. Más adelante se ofreció una evolución de esta mecánica con 4,2 litros y 280 cv de potencia. El afortunado comprador podía elegir entre una caja de cambios automática de cuatro relaciones o manual, de cinco velocidades en el 3,6 y de seis en el 4,2. El V8 lograba velocidades máximas de 230 y 250 km/H, y lo que es más importante, ya tenía un automóvil con el que enfrentarse no ya sólo a los BMW Serie 7 y Mercedes Clase S, sino también a la competencia que tenía fuera de su país, como el Jaguar XJ. El equipamiento de serie era muy completo, incluyendo un equipo de sonido Bose, guarnecidos en madera de nogal, tapicería de cuero o asientos calefactables. La planta Steyr-Puch de Graf, en Austria, se encargó de fabricar las carrocerías con batalla larga, tradición que hoy sigue vigente.

Con el objetivo de demostrar que estaban ahí y el que el V8 venía para quedarse, Audi lo empleó como su coche oficial para competir en el prestigioso campeonato alemán de turismos DTM, donde históricamente las tres marcas siempre han competido en los circuitos. Los V8 Quattro del DTM entregaron potencias de 414 y 456 cv. En 1990 y 1991 el V8 resultó ganador de este certamen con Hans Joachim Stuck y Frank Biela respectivamente al volante.

El V8 Quattro es un automóvil singularmente famoso en España. El 19 abril de 1995, la banda terrorista ETA hacía explotar un coche bomba al paso del automóvil del entonces líder de la oposición y a posterior presidente del Gobierno, José María Aznar. El auto, con la curiosa matrícula M-9972-PP, resultó destruido pero ni Aznar, su escolta y su chófer sufrieron daños de gravedad gracias a los 930 kilos de blindaje con que iba equipado. En cambio un edificio aledaño resultó completamente destrozado y una señora falleció. El vehículo en cuestión es actualmente propiedad de un desguace madrileño que lo ha mostrado en alguna exposición pública.

Este post reúne a dos miniaturas realizadas por el mismo fabricante con cerca década o más de diferencia entre ellas. En color burdeos (cayenne) figura el Audi V8 Quattro realizado por Minichamps en la década de los 90 cuando entonces la marca se denominaba Paul Models Art. Y en negro metalizado está el V8 Quattro de reciente manufactura. El primero representa a un modelo 3,6 y el segundo a un 4,2, cosa que notamos tras ver las llantas de cada uno. En ambos casos los moldes son proporcionados y correctos en formas, aunque me cuesta creer que sean los mismos, pero seguramente lo serán. En el primero vemos un acabado bastante más sencillo que el de los actuales Minichamps aunque viéndolo con perspectiva, en su tiempo eran muy buenos. El segundo cuenta con el nivel de de calidad habitual de Minichamps y, sorprendentemente, es muy parecido al coche del atentado del presidente Aznar. En ambos casos se trata de dos miniaturas muy recomendables, si bien es cierto hay coleccionistas dispuestos a pagar los altos precios que en el mercado de segunda mano se pide por el más antiguo, no obstante, el que yo recomendaría es el segundo. En mi caso, ambos modelos los conseguí con mucha distancia en el tiempo entre ellos y lo cierto es que merecía la pena añadir el nuevo V8 Quattro a la colección, pues además hacen muy buena pareja juntos.

jueves, abril 03, 2008

DKW F93 3=6 de Norev






En septiembre de 1955, Auto Union presentaba el nuevo modelo F93 de DKW en sustitución del F91.  La configuración técnica era muy similar a su antecesor, aunque en esta ocasión se beneficiaba de un nuevo motor más potente, un tricilíndrico de dos tiempos de 850 cc y 38 cv de potencia, además de un nuevo embrague automático Saxomat. Su carrocería creció en anchura y longitud, además de tener más ornamentos cromados.

El coche fue vendido bajo el nombre de DKW 3=6 y apodado 'Grösse 3=6' (Gran 3=6) y es que desde Auto Union se aseguraba que duplicando la carrera del pistón el DKW conseguía con un motor más pequeño el mismo rendimiento que un seis cilindros, una buena publicidad para vender un automóvil de gran carácter utilitario y económico, siendo la prueba los 137.800 vehículos construidos durante su vida comercial hasta 1959.

Otro de los factores que contribuyó a su éxito fueron las diferentes versiones de carrocería ofertadas, además del sedán de dos puertas original estaban el modelo Kombi o rural y los descapotables fabricados por Karmann. En 1957 se introduce el F94 de cuatro puertas con una distancia entre ejes ampliada en 10 centímetros. Los DKW F93/94 gozaron de un gran éxito y discusión en Latinoamérica gracias a la producción bajo licencia que realizó la empresa Vemag-DKW en Brasil y en Argentina. Igualmente, los DKW F93/94 constituían la base mecánica para la popular furgoneta 'Schnellaster', la popularmente conocida en España como F89L.

El DKW 3=6 de Norev es una auténtica miniatura de nuevo cuño, no una reedición de un antiguo molde, por lo que presenta un óptimo nivel de acabado, formas acertadas, buenos detalles y adornos exteriores y un interior decorado y diferenciado. Quizás la parte negativa sea que los cromados de las ventanas se han resuelto con pintura plateada en vez de ser de verdad.