domingo, enero 21, 2007

Lamborghini 350 GT de Minichamps








Ferrucio Lamborghini era un empresario muy prolífico de Sant´ Agata Bolognese propietario de una compañía industrial de construcción de aparatos de refrigeración y maquinaria agrícola, cuyo producto estrella eran los tractores diesel refrigerados por aire. 

Su principal afición eran los coches deportivos, llevándolo incluso a participar en la mítica Mille Miglia. Por supuesto, Ferrucio tuvo varios Ferrari. Un buen día decidió visitar al Commendatore Enzo Ferrari con el objetivo de transmitirle ciertas carencias que había notado en su coche. Éste le recibió y cuando hubo escuchado a Lamborghini, de la forma más cortés que supo, le invitó a salir de su despacho alegando que cómo un fabricante de tractores osaba decir a uno de los principales constructores de autos deportivos y de competición cómo debían hecerse éstos. A continuación, Ferrucio Lamborghini decidió tomar el guante del desafío que Enzo Ferrari le había lanzado y construiría su propio coche deportivo.

A la hora de afrontar la construcción de su primer coche, el señor Lamborghini se rodeó de grandes colaboradores, expertos en la materia. El motor de 12 cilindros en V, 3.5 litros y 270 cv, fue obra de Giotto Bizarrini, antiguo colaborador de Ferrari y que más tarde crearía su propia empresa y construiría sus propios coches. 

La carrocería salió de los lápices de Touring de Milán y se fabricó en aleación de aluminio. El también ingeniero Giampaolo Dallara se encargó de introducir mejoras tales como frenos de disco Girling, dirección y caja de transmisión de cinco velocidades ZF y un diferencial trasero Salisbury. 

El resultado fue un GT de una línea de indudable hermosura, de singular parecido al coetáneo Aston Martin DB5, otro de los diseños más exitosos de Touring. Además ofrecía muy buenas prestaciones, siendo su velocidad máxima de 243 km/h. Por supuesto el interior contaba con los refinamientos que un coche de esta categoría demanda. Lamborghini inició con el 350 GT su camino hacia el éxito. Dos años después del lanzamiento del 350, Lamborghini incluyó en su catálogo el 400 GT de cuatro plazas y motor 4.0 de 320 cv, mecánica, que equiparían las últimas unidades del 350.

La miniatura de Minichamps tiene una realización modélica. No sólo estamos ante otro molde perfecto, sino que sus detalles vienen a ensalzarlo. Destacan especialmente las llantas de radios de fotograbado, así como un interior que reproduce los relojes, el cuadro, el volante, la caja de cambios, los adornos de las puertas y la tapicería bicolor. En el exterior destacan mucho los letreros y anagramas de la marca y del carrocero, así como retrovisores o tiradores de las puertas.

No hay comentarios: