martes, marzo 08, 2011

Lamborghini Miura SV de Auto Art 'Signature Series'


Desde su misma presentación en el Salón de Ginebra de 1966, el Lamborghini Miura se convirtió en uno de los más codiciados objetos de deseo del mundo de la automoción. Artistas de cine, grandes empresarios y millonarios playboys lo eligieron como símbolo para exhibir su estatus en los escenarios más glamourosos del planeta. No obstante y pese a su halo de divinidad, el Miura distaba mucho de ser un coche perfecto, es por eso que a lo largo de su trayectoria, bastante corta comparado con otros modelos de la marca de Santa Agatha, fue objeto de mejoras y modificaciones.


En 1971 los Miura incluyeron de serie los discos de freno ventilados que se incluyeron en los últimos modelos del Miura S, nueva variante introducida en 1969 con el motor modificado para entregar 370 cv por los 350 del original. También se trabajó en el chasis, pero quizás la mayor novedad técnica era que tanto el motor como la caja de cambios ya no compartían el mismo depósito de aceite en aras de una mejor y eficiente lubricación de sus componentes, uno de los puntos flacos del Miura hasta el momento. Igualmente, por el módico precio de 275.000 liras podía incorporar un nuevo diferencial autoblocante fabricado por ZF. Todos estos cambios supusieron el nacimiento de la última y más radical variante del Miura, el SV.

Estéticamente, podemos diferenciar al Miura SV de sus antecesores, los Miura P400 y P400 S por montar un nuevo juego de neumáticos traseros más anchos que obligaron a ensanchar los pasos de rueda, ganando así unas formas aún más sensuales. El esquema de suspensión trasero pasó de ser de triángulos a cuadriláteros. Igualmente, se modificó la carburación del motor, por lo que el V12 de 4.0 litros rendía ahora 385 cv, 15 cv más que el Miura S y 35 más que el Miura original de 1966. Pese al aumento de potencia, las prestaciones del SV no diferían mucho con las del S en cuanto a la velocidad máxima precisamente debido a los nuevos neumáticos Pirelli más anchos que le daban mucho más agarre.

Con todo, el Miura SV es para muchos especialistas del motor el primer superdeportivo de la historia. Con sus 385 cv era el coche más rápido y potente de su tiempo, superando a otros superclase como el Ferrari 365 GTB/4 Daytona, el Aston Martin V8, el De Tomaso Pantera, el Iso Grifo 7 Litri e incluso el Monteverdi Hai. De hecho, el Miura SV sólo se construyó por encargos y en los apenas dos años que estuvo en producción no se fabricaron más de 150 ejemplares.

Hoy en día el Miura SV es el Lamborghini más buscado por los coleccionistas de clásicos y el precio de un ejemplar en perfecto estado de conservación es superior al de un Murciélago de concesionario. Todos los fans del Miura siempre recordarán muy bien las primeras escenas de la comedia de los 70 'The Italian job', protagonizada por Michael Caine, donde un Miura rojo circula por las reviradas carreteras de Los Alpes italianos hasta que sufre un aparatoso accidente.

Posiblemente los lectores del blog al ver que en esta entrada he usado una presentación gráfica más extensa de lo normal intuyan que se trata de una miniatura realmente especial. Y no están equivocados. Ya he hablado muchas veces en este blog de lo poco que Auto Art se prodiga con la escala 1/43, y últimamente es cierto que han aparecido muy pocas miniaturas de esta escala, menos aún de mi interés como coleccionistas, de hecho creo que los últimos Auto Art que he mostrado aquí son el BMW M3 Sport Evo y el Porsche 928. Pero hace poco antes del verano en varios foros especializados nos hacíamos eco de que Auto Art preparaba una nueva línea de productos 1/43, cuya principal característica era que incorporaban un buen número de partes operables. Realmente para los coleccionistas europeos era algo casi nuevo, pues sólo habíamos visto algo similar en las miniaturas de la marca australiana Trax de su serie Opal, modelos con una difusión muy limitada en Europa, y en Kyosho, precisamente con un Lamborghini Countach LP 400 realizado en colaboración con el fabricante artesanal italiano MR, que sí fabrica miniaturas con todas las partes operables, pero lo hace en resina y en tiradas muy limitadas. Por tanto, la expectación por estos nuevos Auto Art era máxima. Unas semanas antes de la celebración del Salón de Nuremberg 2011 Auto Art ya nos anunciaba en su web el primer modelo de su nueva gama de productos, denominada 'Signature Series'. Era un Lamborghini Miura SV, disponible en dos de los colores más comunes para este coche, amarillo y naranja.

Hoy aquí muestro el Miura SV amarillo de la 'Signature Series' de Auto Art. Como coleccionistas, ni estoy a favor ni en contra de las miniaturas 1/43 con aperturas. Simplemente me fijo en cómo las resuelven. tengo experiencias positivas con Kyosho, Minichamps y la propia Auto Art (sólo abren capó), pero no tanto con otras marcas como Franklin Mint o Detail Cars, cuyos rudimentarios sistemas de aperturas creo que desvirtúan sus miniaturas, aunque claro, hablamos de modelos con unos años encima. Así pues, el poseer en mi colección el nuevo Miura SV de Auto Art obedece más que nada a incorporar un nuevo tipo de miniatura. Con el modelo en la mano, creo que el precio que he pagado por él es razonable, pues bajo mi punto de vista es un trabajo de orfebrería. Una de mis dudas era precisamente cómo se resolverían los mecanismos de apertura y si ello afectaría a las formas del coche, pero no es así, los mecanismos son muy similares a los del coche real y las piezas encajan muy bien gracias a unos imanes estratégicamente colocados. El nivel de detalle es abrumador, vamos, más propio de una miniatura de resina que de metal y no destaco nada en particular, pues el conjunto es increible. Los logos, los limpiaparabrisas y muchos de los elementos del interior son de fotograbado. El enmoquetado es real. Las ruedas tienen dirección. A mi juicio, Auto Art ha realizado una apuesta súmamente atractiva y valiente, dado el terreno que últimamente están comiendo al diecast muchos fabricantes nuevos que han optado por la resina y a precios más asequibles, tal es el caso de gente como Neo o Spark, y que marcas como Minichamps, otrora líderes del diecast en 1/43, parece que se han dormido en los laureles. Eso sí, el precio de este Auto Art 'Signature Series' triplica al de las series normales, por lo que habrá que ver que respuesta logran a largo y plazo y si es cierto que estamos ante una nueva forma de hacer miniaturas. Por lo pronto, ya hemos sabido que la 'Signature Series' de Auto Art va a tener continuidad y ya hay anunciados un Lamborghini Countach 5000 S QV, un McLaren F1 y varios Porsche. Permaneceremos atentos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola keko,

Me llamo Jaime. He visto en un foro que conoces a Manolo, el dueño del amphicar en Cadiz. Estoy interesado en adquirir un amphicar, así que me gustaría contactar con Manuel para hacerle algunas preguntas y pedirle consejo.
¿Podrías darme un contacto para tratar de localizarlo?.
Si es posible te lo agradezco.
En cualquier caso gracias.
Un saludo,
Jaime.
Te dejo mi email:jalcalamedina@hotmail.com

Keko dijo...

Hola Jaime, ante todo gracias por tu visita. te mando un email.

Saludos