jueves, febrero 12, 2009

Saab 99 Saloon de Neo Scale Models







Tras varios años de intensa planificación, Saab comenzó a desarrollar un automóvil diferente a los que había estado vendiendo hasta ahora. Recibió el identificativo de Proyecto Gudmund, ya que se empezó a trabajar en él el 2 de abril de 1965, en la festividad sueca conocida como el Día de Gudmund. 

Fue el diseñador de la casa, Sixten Sason, quien se encargó de coordinar los trabajos. La idea básica era crear un coche algo más grande que introdujera a Saab en una parcela del mercado en la que hasta ahora no había penetrado. Los primeros trabajos consistieron en cortar por la mitad un Saab 96 y ensancharlo, trabajo que dio lugar al prototipo conocido como Paddan (seta, hongo), que fue desechado. Finalmente, el 22 de noviembre de 1967 se mostró en Estocolmo el Saab 99. 

Su diseño rompía claramente con las líneas que hasta ahora habían caracterizado a la segunda firma de automóviles sueca, de formas aerodinámicas y claramente inspiradas en la aviación, aunque seguía siendo un coche, al igual que sus anteriores hermanos, con una marcada personalidad, de hecho, fueron las formas que desde entonces caracterizarían a los modelos de Saab. 

En el apartado mecánico, al principio surgieron algunos dilemas. Hasta ahora los Saab habían usado mecánicas de dos tiempos, pero para este coche los ejecutivos de la marca exigieron una de cuatro tiempos, cosa que la marca no se podía permitir desarrollar debido a los altos costes. Por tanto, se recurrió a mecánicas británicas Triumph, concretamente derivadas de las montadas en la berlina Dolomite, que en manos de Saab y convenientemente modificadas perdieron los problemas de fiabilidad que siempre las caracterizaron. 

El 99 se fabricó en la fábrica finlandesa de Valmet tanto en versión de dos como de cuatro puertas. Uno de los aspectos más curiosos del Saab 99 fue que la ranura del contacto estaba ubicada en el piso, entre los asientos y detrás de la palanca de cambio, de hecho, el sistema antirrobo bloqueaba el cambio y no el volante. El 99 tuvo dos versiones de altas prestaciones, el EMS y el Turbo, aunque de ellos no hablaremos aquí. En 1984, tras 16 años en el mercado, fue susituído por los modelos 90 y 900.

Viendo el trabajo que ha hecho Neo con esta miniatura, sólo nos queda decir que el fabricante holandés tiene una muy buena mano para los Saab. Si bien el conjunto entero podríamos afirmar que es perfecto, sí es cierto que el exterior destaca aún más que el interior, ya que el coche real de por sí tenía un interior algo soso. No obstante viene perfectamente moldeado y decorado con las calcas del cuadro de instrumentos o la línea de imitación de madera. El exterior, tal y como se puede ver en las fotos, está ricamente decorado con piezas independientes, fotograbados o calcas, con detalles tan buenos como la cerradura del maletero o las típicas faldillas-guardabarros con el logo de Saab.

No hay comentarios: