jueves, octubre 25, 2007

Chrysler Newport Town & Country 1950 de Franklin Mint







La denominación 'Town & Country' -'Ciudad y Campo'- fue introducida en Chrysler en el año 1941 tras una idea de su entonces manager general, David Wallace, para dar a los coches con carrocería familiar con inserciones de madera y un nuevo halo de exclusividad e impulsar el interés de estos vehículos entre las clases sociales más acomodadas. La receta resultó y los denominados 'Woody Wagon' comenzaron a refinarse y a despertar interés en este nuevo nicho de mercado. Es por eso que Chrysler extendió el acabado de madera 'Town & Country' a sus modelos descapotables, coupés e incluso a alguna berlina, siendo automóviles que empezaron a hacerse habituales en las zonas residenciales más exclusivas, desde los elegantes club de golf de Beverly Hills a las marinas de Los Hamptons.

La versión Town & Country del elegante coupé Newport de 1950 figuraba en lo más alto de la gama Chrysler para ese año sólo superado por la gran berlina New Yorker. Era un automóvil con un diseño muy elegante y llamativo a la vez. La ausencia de pilar B, su cintura alta y el cristal trasero panorámico le conferían un aire muy deportivo. Igualmente su interior contaba con todos los lujos y comodidad disponibles en el catálogo.

Sólo se construyeron 700 unidades siendo el último Town & Country que Chrysler construyó como coupé, pues a posteriori sólo los familiares de la firma de Detroit emplearían esta denominación. El Newport montaba un motor de ocho cilindros en línea de 5.3 litros (323 ci) con 135 CV de potencia. Usaba frenos de disco en las cuatro ruedas y sólo estuvo un año en producción.

Esta miniatura fabricada por todo un clásico del coleccionismo como es la firma americana Franklin Mint data de 1991, de una serie realizada por este fabricante bajo la denominación 'Classics of the 50s'. Está fabricada en metal con partes de plástico y piezas operables, como el capó y las puertas. Goza de un molde de proporciones y formas correctas y un acabado que si bien no está a la altura de fabricantes más actuales, logra un conjunto muy atractivo. Quizás lo mejor de esta miniatura es el encanto que tiene por ser todo un clásico del coleccionismo.

No hay comentarios: