sábado, septiembre 29, 2018

Oldsmobile 98 Hardtop Coupé 1959 de Neo Scale Models








El modelo 98 ha sido desde 1940 hasta 1996 el buque insignia de la división Oldsmobile de General Motors. Debe su denominación a que pertenece a la Serie 90 y equipa un motor V8. En términos comerciales, el Oldsmobile 98 se situaba justo por debajo de Cadillac y Buick y era competencia directa de las divisiones Mercury y De Soto de la Ford Motor Company y la Chrysler Corp respectivamente.

La sexta generación del Oldsmobile 98 vio la luz en 1959. Contrariamente a sus hermanos mayores de Buick y Cadillac, no iba montado sobre la nueva plataforma X-Frame. Se ofrecía con cuatro tipos de carrocería, el Hardtop Coupé, el Convertible y los sedán de cuatro y seis ventanas. 

El equipamiento que ofrecía era muy completo, incluyendo un reloj eléctrico, dirección asistida, servofreno, así como el poderoso motor Rocket V8 394 ci de 6.5 litros de cilindrada y 315 CV de potencia, aparejado a una efectiva caja de cambios automática denominada Hydra Matic Jetaway, todo por un precio de 4.300 dólares.

Su diseño era completamente novedoso y queda manifiesto su intención de competir con el 'Forward Look' de los Chrysler de Virgil Exner. Comparado con su antecesor de 1958, tan barroco y con tantos cromados, esta nueva generación del Olds 98 es mucho más elegante y estilizado, muy ancho y llaman la atención sus aletas traseras estilo 'Rocket' o 'Jet' cuya forma se asemeja a las toberas de un reactor.

1959 vio como Oldsmobile produjo un total 383.000 coches, un siete por ciento de la producción total del mercado americano de aquel año. Con su motor Rocket de 315 CV de potencia, el Olds 98 se mostró un auto muy rápido, tanto que en manos del legendario Richard ´The King' Petty, logró ser el primer coche en ganar la edición inaugural de la mítica Daytona 500.

Sinceramente, queridos lectores, debo ir admitiendo que tengo un serio problema de adicción a las increíbles reproducciones a escala 1/43 de autos clásicos americanos de la década de los 50 que Neo Scale Models realiza. Y este Olds 98 me lo apunto como un triunfo personal. Ya hace unos años que salió al mercado y a muy poco tiempo ya era prácticamente imposible hacerse con él. Pero la paciencia es la virtud de buen coleccionista, y en este caso, pues supe mantenerla y no comprar ni la versión descapotable en color blanco ni el nuevo en tono ocre. Y en mi reciente viaje a Berlín lo encontré en una tienda denominada Turberg en pleno centro de la capital alemana. Es una pieza que impresiona: es muy vistosa y tiene un tamaño y un peso generosos pese a ser de resina. Sus formas y proporciones parecen correctas y el nivel de terminación es el habitual de Neo, con muchos detalles y piezas independientes que le otorgan un impresionante realismo. Una nueva alegría para contemplar en esas vitrinas que cada mañana me alegran el día nada más mirarlas y cada noche me voy a dormir contento.

domingo, septiembre 23, 2018

Opel Kapitän 1953 & Dethleffs Globetrotter de Schuco








Una vez terminada la II Guerra Mundial, General Motors retomó el control sobre su filial europea Opel después de que en los años del III Reich el Partido Nazi entonces en el poder se la expropiara. Y fue en esos años cuando la influencia de Detroit se acentuó especialmente en los productos de la firma del rayo, siendo el Kapitän de 1953 uno de los mejores ejemplos de ello.

La nueva generación Kapitän, lanzada en noviembre de 1953, presentaba un aspecto completamente renovado respecto a sus antecesores: era más largo y ancho y tenía un estilo muy similar a los Chevrolet coetáneos: Carrocería bicolor, aletines traseros o una gran parrilla frontal con dientes y ornamentos cromados le daban ese inconfundible aire del otro lado del Atlántico.

Técnicamente resultó un automóvil muy avanzado, de gran calidad de construcción, robusto y fiable. Bajó el capó montaba un motor de seis cilindros en línea de 2,5 litros con 67 CV de potencia en sus versiones iniciales, llegando hasta los 75 en las últimas antes de su reemplazo por el modelo de 1958. El motor iba aparejado a una caja de cambios manual de tres velocidades situada en la columna de la dirección y gracias a su par motor la respuesta era muy buena y ello obligaba no tener que usarla en demasía. En 1957 se incluyó una nueva transmisión de tres velocidades y overdrive.

Con unas prestaciones de 140 Km/H de velocidad máxima, suponía una excelente alternativa a los Mercedes Pontón de la Clase E. En su vida comercial el Kapitän 53-58 superó las 154.000 unidades producidas, siendo el coche más vendido en Alemania tras el Volkswagen Beetle y su propio hermano mejor, el Rekord.

Por su parte, Dethleffs es un reputado fabricante de caravanas alemán de la ciudad de Isny im Allgäu. Concretamente su fundador, Arist Dethleffs, construyó el primer vehículo vivienda del país teutón en 1931. En un tiempo donde el término "vacaciones en familia" era considerado un lujo reservado a unos pocos, el señor Dethleffs se mostró como un pionero en la democratización del turismo.

El modelo que nos ocupa es su caravana modelo Globetrotter -trotamundos- fabricado entre 1950 y 1959. Cuenta con un diseño patentado de tres habitaciones. Con un vehículo similar, Úrsula Detheffs realizó su famoso viaje a Egipto.

Sin duda alguna, no se me ocurre un conjunto de vehículos más sugerentes para hacer turismo con estilo en los años 50 por Europa que una espaciosa y cómoda Dethleffs Globetrotter tirada por un espléndido y potente Opel Kapitän.

Hablar de Schuco es hacerlo de un nombre legendario y con mayúsculas en el mundo del coleccionismo de autos a escala. La firma con sede en Nuremberg lleva años ofreciendo impresionantes réplicas y si se trata de vehículos alemanes, ya sean coches, autobuses, furgonetas o camiones, son punta de lanza y referencia entre los aficionados. Schuco incluye en su catálogo una serie de conjuntos de vehículo con remolque a cada cual más bonito y entrañable. Ya en 'El Kekomóvil' he mostrado varios de ellos y hoy nos llega una novedad especialmente llamativa, el Opel Kapitän tirando de la caravana Dethleffs Globetrotter. Un conjunto ejecutado con una excelente calidad, moldes correctos y proporcionados, la cantidad de pintura adecuada y un acabado de lo más cuidado con piezas independientes de metal fotograbado. El coche está realizado en diecast mientras que el remolque es de resina. No dejen pasar la oportunidad de hacerse con uno de estos precioso conjuntos de Schuco, pues sin duda, serán el centro de atención de sus vitrinas.

sábado, septiembre 22, 2018

Triumph Herald 1200 Coupé de Silas Models







La Standard Motor Company, propietaria de Triumph, decidió sustituir los modelos pequeños Standard Eight y Ten por un nuevo Triumph. El motivo, pues que la firma entendía que en los años 50 tenía más prestigio vender un auto bajo el nombre de Triumph que de Standard, sinónimo de 'sencillo' o 'regular'. De este modo, en 1959 veía la luz el Herald, uno de los coches más populares de Triumph en particular y de Gran Bretaña en general.

Con más de 544.000 unidades fabricadas, el Herald fue todo un éxito de la industria automotriz británica. Su diseño, fresco y muy atractivo, fue obra de Giovanni Michelotti y destacaba por sus faros delanteros saltones y una características aletas traseras muy propias de su tiempo. No obstante, el Herald era muy tradicional y conservador en su construcción: chasis y carrocería independientes, frenos de tambor y motor derivado de antiguas unidades mecánicas Standard.

El Herald equipaba el motor Standard Pennant de cuatro cilindros, primero con 950 cc, más tarde de 1.200 y 1.300 cc. Se ofreció con cuatro tipos de carrocería, sedán de dos puertas Saloon; el pequeño  familiar Estate también transformable en la furgoneta Courier; el descapotable; y el que nos ocupa, un atractivo coupé hardtop que se fabricó durante muy breve tiempo. 

Los primeros prototipos fueron sometidos a finales de 1958 a una serie de durísimas pruebas entre las que se incluía un viaje de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, hasta Tánger, Marruecos. El coche se presentó en sociedad en el Royal Albert Hall de Londres el 22 abril de 1959. El Herald tuvo un hermano mayor con motor de seis cilindros que ya protagonizó en este blog su entrada, el Vitesse, distinguible por su frontal de dobles grupos ópticos. Su fórmula de chasis separado le valió para servir de base a varios deportivos artesanales, como el Bond Equipe GT. Una vez finalizada su producción, los Herald Saloon fueron sustituidos por la nueva berlina Toledo, mientras que los coupé y descapotable tuvieron al legendario Spitfire como reemplazo, aunque esas son otras historias.

Déjenme que les cuente una pequeña anécdota. Quien estas líneas les escribe lleva destrás del Triumph Herald de Silas desde que salió, pero cuando lo fui a comprar no hubo manera, todas las tiendas y lugares de venta virtual que frecuentaba lo tenían ya vendido. Ya cuando lo había dado por imposible, cuando tenía decidido optar por otros Herald, tengo la suerte de encontrarlo en la célebre tienda de miniaturas Budig Modellautos de Berlín. Y no lo dudé un momento. Y aquí por fin lo tengo para mostrarlo. Se trata del primer modelo de la firma francesa Silas Models que incorporo a la colección y lo cierto es que la compra ha resultado muy satisfactoria. Silas Models está especializada en reproducir clásicos populares británicos. Fabrica sus miniaturas en resina con un nivel de acabado y calidad similar a fabricantes como Spark, Neo, Matrix o TSM. En el caso del Herald, destaco las formas y proporciones del modelo, absolutamente correctas, con un acabado muy fino y detallado pese a que todos sabemos que el Herald es un auto sencillo. Tengo muy claro que hay buenas y más económicas miniaturas del Triumph Herlald, pero ésta es la que quería tener. Y ya la tengo.