domingo, enero 28, 2018

Ford Zodiac MK III Abbott Estate de Neo Scale Models







Gran Bretaña. Principios de los años 60 del siglo pasado. Los ejecutivos de clase media y profesionales liberales solían guiarse de un concepto muy peculiar a la hora de adquirir un automóvil que pudiera satisfacer sus necesidades a la par que reforzar su estatus social: el 6x6, o sea, seis plazas y motor de seis cilindros. Sin duda, el fabricante que entonces mejor podía responder a esa demanda era la Ford, especialmente con los modelos Zephyr 6 y Zodiac de su gama alta, conocidos allí como 'Big Fords'.

Ford UK renovó en 1962 su gama alta con la introducción de los Zephyr/Zodiac. Se perdía la denominación Consul para el modelo de acceso, cuyo relevo lo recibía el Zephyr 4 con motor cuatro cilindros 1.7. En el escalafón medio se hallaba el Zephyr 6 con mecánica 2.6 de seis cilindros en línea. Ambas versiones del Zephyr compartían la misma estética y se diferenciaban en la forma de su frontal. El tope de gama volvía a ser el Zodiac, modelo que presentaba más diferencias estéticas respecto a sus hermanos de gama y fácilmente identificable por su frontal con dobles grupos ópticos y un pilar C más estrecho e inclinado al albergar una ventana lateral extra.

Diseñados por Roy Brown, que se inspiró en una propuesta estilística de la casa italiana Frua, la tercera generación Zephyr/Zodiac tenía un estilo anguloso y rectilíneo coronado por dos elegantes aletas traseras que le daban un aire muy americano, aspecto que suponía un especial atractivo para sus potenciales compradores. En el caso de los modelos con motor de seis cilindros, éste seguía siendo el mismo bloque de 2.5 litros del modelo antecesor, aunque convenientemente modificado con un radio de compresión más alto que le hizo ganar 20 CV de potencia extra, quedándose en unos decentes 110 CV. La nueva caja de cambios de tres velocidades en sustitución de la vieja de dos, que resultó muy problemática, contribuyó a la mejora de su rendimiento. Al estar situada en la columna de la dirección permitía colocar en la parte delantera una banqueta corrida, de este modo se lograban las seis plazas que el coche vendía.

Al igual que en la generación antecedente, Ford UK ofrecía la posibilidad de elegir una práctica carrocería familiar denominada Estate, cuya fabricación era subcontratada al especialista Abbott de Farnham. Esta firma fue un nombre muy popular en la industria británica del motor y destacó por su trabajo como subcontratista de diferentes fabricantes para dotar a algunos de sus productos de carrocerías especiales. Edward Dixon Abbott inició su carrera profesional en la industria del motor en Wolseley para a posteriori pasar a la firma de carrocerías Page & Hunt. Cuando Page & Hunt cesó su actividad en 1929, Abbott adquirió su fábrica de Farnham en Surrey y allí fundó empresa ED Abbott Limited. Sus primeros trabajos fueron sobre chasis Austin 7, Daimler y Talbot. En 1934 logró contratos para Lagonda y Frazer Nash y unos años antes fabricó un interesante avión velero sin motor. Durante la II Guerra Mundial produjo radares aéreos para la Royal Aircraft Establishment, empresa tuteada por el Ministerio de Defensa. Tras la Contienda recuperó su actividad con proyectos para Bentley, Jowett, Sunbeam-Talbot y Lanchester. Aunque sin duda sus contratos más sustanciosos fueron los firmados con Ford UK en los 50 y principios de los 60 para fabricar carrocerías familiares para sus modelos Consul, Zephyr y Zodiac, como es el caso que nos ocupa. Abbott cesó su actividad en el momento en el que la demanda de autos familiares de Ford aumentó y la firma asumió su producción al salir ya los costes rentables. Cerró sus puertas en 1972.

Las versiones Estate de los Zephyr 6 y Zodiac resultaron autos sumamente atractivos para las familias de clase media británica, ya que además de ofertar seis plazas y un motor con buenas prestaciones, añadía un mayor espacio de carga que aumentaba su practicidad. Sus cualidades también fueron valoradas por la Policía, pasando a formar parte del parque móvil de muchos constabularios.

Desde siempre los modelos de la tercera generación Zephyr/Zodiac fueron siempre muy especiales para mi dado que mi abuelo José Sánchez poseyó en su día un Zephyr 6 de color gris. Hasta ahora el único modelo que encontré en miniatura fue el Zephyr 4 de Vanguards en rojo, un excelente modelo cuya entrada pueden visionar en un enlace colocado varios párrafos arriba. Me fue imposible hacerme con el Zephyr 6 de dicha firma. Cuando Neo Scale Models anunció el lanzamiento de este precioso Zodiac Abbott Estate en el mismo color que el Zephyr 6 de mi abuelo, supe que tenía que añadirlo a la colección. Y aquí está, como regalo de Navidad de mi mujer Paola. La miniatura suele pude calificarse de una forma: espléndida. Correcta en las formas y proporciones de su molde y con un magnífico acabado que reproduce todos sus detalles con minuciosa precisión, haciendo mucho uso de las piezas realizadas en metal fotograbado que le dan un gran realismo a la réplica. Dado el componente sentimental que para mi tiene esta reproducción, me gustaría dedicar esta entrada a mis abuelos Pepe (QEPD) y Concha, además de a mi madre, Concha, y a mis tíos, pues fueron ellos los que durante unos años disfrutaron de inolvidables viajes en el Zephyr 6 gris.

sábado, enero 27, 2018

Maserati 3500 GT Coupé Touring de Neo Scale Models








Casi todos los fabricantes de automóviles cuentan en su trayectoria con un vehículo especial por muy diversos motivos. En el caso de la firma italiana Maserati, ese honor recae en el 3500 GT, auto trascendental que situó a la marca del tridente por derecho propio en el mercado de los coches de Gran Turismo, siendo el primer Maserati en producirse en serie.

Maserati comenzó a hacerse visible gracias a los éxitos que comenzó a cosechar a principios de la década de los años 50 del siglo pasado, logros que tenían como artífice al motor de seis cilindros Twin Cam ideado y desarrollado por el ingeniero jefe de la firma, Giulio Alfieri. Con un cubicaje inicial de 2.0 litros para el modelo A6CGM, fue creciendo hasta los 3.0 y 3.5 litros siendo empleado por los modelos de competición 300S y 350S que tomaron parte en el Campeonato de Resistencia. Paralelamente, Maserati ofrecía como autos de calle la serie A6, coches que tuvieron muy buena aceptación entre el exclusivo público que podía acceder a ellos, pero que se fabricaban en series limitadas y con carrocerías a medida, lo que suponía que Maserati no podía satisfacer la alta demanda que generaban sus coches, pero a la vez probaba que la idea de fabricar un automóvil de calle en serie podía ser factible.

El desarrollo del proyecto de un nuevo coche de calle para Maserati comenzó a gestarse en 1955. En aquellos tiempos la marca también fortaleció su programa de participación en la Fórmula 1, que culminaría con el logro del Título Mundial de 1957 con el Chueco Juan Manuel Fangio en sus filas, precisamente el mismo año que se lanzó el 3500 GT. Alfieri partió de la base del motor del modelo de competición 350S. El ingeniero tuvo que desplazarse al Reino Unido en busca de proveedores, y es que en aquella época, la regulación gubernamental italiana obligaba a los fabricantes de autos a fabricarse sus propios componentes, cosa que para un fabricante pequeño y semi artesanal como Maserati era absolutamente inviable. Con todo, Alfieri logró el suministro de algunas piezas italianas, como carburadores Weber o e sistema de encendido Marelli. Otros componentes provenían de firmas británicas como Salisbury -ejes traseros-, Girling -frenos- o Alford & Alder -suspensión-. La instrumentación interior corrió a cargo de Jaeger.

El siguiente paso era la carrocería, pieza fundamental de todo deportivo italiano que se precie. Los hermanos Orsi eran entonces los propietarios de Maserati. A través del empresario Franco Cornacchia, un importante distribuidor de Ferrari, Omar Orsi contactó con Carlo Felice Bianchi Anderloni, de Carrozeria Touring de Milán. Como muestra, Touring realizó un 3500 GT con carrocería 2+2 en color blanco, que se denominó 'Dama Bianca', que fue expuesto en marzo de 1957 en el stand de Maserati del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra. Estaba construido en aluminio siguiendo el método Superleggera'. También se expuso un ejemplar con carrocería de Allemano. Finalmente, fue Touring quien logró el contrato para producir la carrocería cerrada del 3500 GT. Un año más tarde se presentaría en el Salón de Turín la versión descapotable, en este caso las carrocerías eran obras de Vignale, que en esos años contaba con el prestigioso Giovanni Michelotti como principal diseñador.

En el capítulo mecánico, el nuevo Gran Turismo de Maserati hacia gala de su excelencia. El motor seis cilindros en línea Twin Cam de 3.5 litros erogaba 220 CV en su versión de carburación, mientras que en los modelos posteriores con inyección mecánica Lucas ésta era de 235 CV. En ambos casos, la transmisión era manual y fabricada por ZF. Inicialmente de cuatro velocidades y más tarde de cinco. Durante sus siete años de vida entre 1957 y 1964 se fabricaron 2.226 Maserati 3500 GT: 245 eran Spider Vignale, cuatro Allemano, un Zagato, dos Boneschi, un Bertone, un Moretti y 1.972 Touring, el grueso principal de la producción.

Hace ya unos años, por lo menos 13, que Minichamps lanzó su popular miniatura del Maserati 3500 GT Spider Vignale, el cual tiene su propia entrada en este blog tal y como atestigua un enlace dos párrafos más arriba. Desde entonces siempre he tenido el deseo de añadir la versión coupé con carrocería Touring, bajo mi punto de vista, el 3500 GT más característico de todos. Durante mucho tiempo, la única opción era la cara miniatura del fabricante semi artesanal BBR, que con un precio cercano a los 300 euros era una opción a no tener en cuenta por mi. A posteriori llegó la miniatura realizada por Leo Models para un coleccionable de kiosco italiano dedicado en exclusiva a Maserati, réplica en el extremo opuesto al primero, con un nivel de calidad que no me satisfacía. La respuesta final llegó de Neo hará cosa de tres o cuatro años y finalmente la he añadido a la colección como un regalo de Reyes de mi querida Madrina. La miniatura es realmente espléndida y me atrevo a decir que la considero uno de los trabajos más finos realizados por Neo. Un molde correcto y acertado en formas y proporciones con un acabado de gran precisión y detallado, lo que unido a un precio intermedio, ni caro ni barato, hacen de él una magnífica miniatura. Neo viene a ofrecerla en dos colores y con diferentes acabados, la versión bicolor con llantas Borrani de radios que aquí mostramos y otra gris con tapacubos. La elección de ésta me resulta obvia por ser de un color muy característico tanto de Maserati como de la firma que realiza su carrocería, el denominado 'azul Touring'. Una miniatura redonda en todos los aspectos y digna de estar en cualquier colección que se precie, sobre todo entre los que poco a poco queremos reunir los Maserati más clásicos.

domingo, enero 21, 2018

Opel Diplomat A Coupé V8 de Minichamps







Corría el año 1964 cuando Opel lanza al mercado la conocida como Gama KAD, una nueva generación de berlinas de gran tamaño dirigidas al público de alto poder adquisitivo fácilmente reconocibles por su diseño 'Nueva Visión', un estilo que rompía claramente con la barroquismo que había caracterizado a los Opel de años anteriores y que apostaba por las líneas rectas y las formas sobrias y sencillas, todo muy influenciado por la casa matriz del otro lado del Atlántico, General Motors.

La nueva generación de grandes sedanes Opel estaba compuesta de tres modelos, el Kapitan, el Admiral y el Diplomat, de ahí el acrónimo KAD. Mientras el Kapitan con su motor de seis cilindros en línea y 2.6 litros era el modelo de acceso a la gama, el Diplomat se situaba en lo más alto, ofreciendo un motor Chevrolet de 4.6 litros. En medio se hallaba el Admiral, el cual podía solicitarse con ambas opciones mecánicas. Los modelos de la gama KAD de Opel estaban disponibles con el equipamiento más completo y avanzado.

Un año después de su lanzamiento se une a la familia el modelo más exclusivo de todos: el Diplomat Coupé. Su carrocería fue construida por el especialista Karmann en Osnabruck. Este modelo demostraba la apuesta de Opel por tener presencia en el mercado de los autos de alta gama y prueba de ello fue que lo equipó con el motor Chevrolet 327 Small Block de 5.3 litros, el mismo que General Motors empleaba para su deportivo Corvette. En este caso, la mecánica estaba optimizada para ofrecer 230 CV de potencia dado que el Diplomat Coupé no era un deportivo como el Corvette, sino más bien una gran berlina de dos puertas con la que poder circular a gran velocidad y de forma más tranquila por la Autobahn.

Aparejado a una caja de cambios automática Powerglide de dos velocidades, el Diplomat Coupé era el Opel de producción más rápido del momento, capaz de alcanzar los 206 Km/H de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 en 10 segundos. Ello se traducía también en su precio: el modelo básico de la gama KAD, el Kapitan con motor de seis cilindros se vendía por 6.900 Marcos y el Diplomat berlina con motor V8 4.6, por 17.500 Marcos. El precio del Diplomat Coupé V8 ascendía a los 25.500 Marcos, sin duda también el Opel más caro de su tiempo.

Fue precisamente su alto precio el factor que acortó la vida del Diplomat Coupé V8. Vendido bajo el eslogan "Para viajeros con clase", realmente no tenía mucha competencia en el mercado ya que tan sólo Mercedes ofrecía en su gama un automóvil similar, el Clase S Coupé W111 con motor V8 de 3.5 litros y 200 CV. En dos años apenas se fabricaron 304 unidades. En 1969 se presenta la nueva generación KAD, pero en esta ocasión no se incluyó el Coupé. No obstante, el piloto y especialista Erich Bitter desarrolló su auto deportivo Bitter CD partiendo como base de un conjunto chasis-motor Opel Diplomat, aunque esa es ya otra historia.

Desde hace ya unos de años, Minichamps ofrece la preciosa reproducción del legendario Opel Diplomat A Coupé V8, y es al fabricante alemán de miniaturas, pocas reproducciones de sus modelos patrios le faltan en su extensísimo catálogo. La miniatura que nos ocupa está realizada en diecast tal y como ha venido haciendo la firma tudesca hasta hace bien poco. El molde es correcto en formas y proporciones. El detalle del techo de vinilo está resuelto con pintura mate. La parrilla y los limpiaparabrisas son de plástico. El nivel de detalle es el habitual de las creaciones de Minichamps tanto a nivel exterior como interior. Es una miniatura muy recomendable, dado que es posible encontrarse a precios muy competitivos.

Pontiac GTO 'The Judge' 1970 de Neo Scale Models








"Si usted es una persona a la que no le gusta ser vista, éste no es su coche", fue la frase con la que la prestigiosa revista americana 'Road Test' se refirió a la nueva generación del Muscle Car por antonomasia, el GTO de Pontiac. Los años 60 llegaban a su fin y Chrysler había dado un importante golpe de efecto en el mercado de los Muscle Cars a su competencia. John Z Delorean, padre del Pontiac GTO, considerado el Muscle Car original, se puso de nuevo al frente de su equipo para trabajar en revertir dicha situación.

El enemigo a batir era el Road Runner de Plymouth, un modelo vendido en la gama económica de Chrysler pero que a base de añadirle opciones y personalización terminaba costando igual que el GTO de Pontiac. El nuevo GTO tenía un diseño más estilizado que su antecesor y destacaba su nuevo frontal, presidido por la gran nariz y los faros descubiertos. La zaga quedaba coronada por un gran alerón trasero "digno de un Boeing 747". El conjunto estético quedaba completo con las franjas ornamentales de colores sobre los guardabarros y las inscripciones 'The Judge' -El Juez- en las aletas delanteras y detrás. El nombre 'The Judge' se debía a un programa de TV muy popular en Estados Unidos en los años 60, denominado 'Laugh In'.

John Z Delorean se opuso categóricamente a la propuesta de su comité de trabajo, que recomendó un motor 350 ci para el nuevo GTO,  "un coche con espacio suficiente para un 400 ci". Así pues dos fueron las opciones mecánicas del GTO de 1970, el Ram Air III de 366 CV y el Ram Air IV con 370 CV como opción. Esta última podía competir de tú a tú con el Plymouth Roadrunner 440 Six Pack. Los motores podían combinarse con cajas de cambio manuales de tres y cuatro velocidades y una automática de cuatro, todas con el clásico selector en forma de T fabricado por Hurst. Ofrecido tanto en coupé como en descapotable, Pontiac vendió un total de 32.737 unidades del GTO del 70.

Fabricado en resina y con un acabado de enorme calidad, hoy presentamos en el blog esta preciosa miniatura de Neo Scale Models, un fabricante con un más que extenso catálogo repleto de referencias de clásicos americanos, muchos de los cuales ya han pasado por aquí. Destacan de este modelo la precisión de sus formas y proporciones y el fino acabado que incluye todo tipo de detalles incluyendo piezas de fotograbado que otorgan un gran realismo al conjunto, sin olvidar el pequeño cuentarrevoluciones extra sobre el capó. Sin duda, el coleccionista de clásicos americanos y Muscle Cars no podrá aguantar la tentación de añadir este GTO del 70 a su vitrina.

miércoles, enero 17, 2018

Lancia Flaminia 3C 2.8 Coupé Speciale Pininfarina de Neo Scale Models






Lancia eligió a Pininfarina -entonces aún conocida como Pinin Farina- para el diseño, construcción y producción de las carrocerías para su nuevo modelo Flaminia, tras el éxito de crítica que supuso el prototipo 'Florida', obra precisamente de la citada firma carrocera. Disponible como berlina y coupé, el Flaminia entró en producción en 1957.

Contrariamente a su antecesor, el Aurelia, el Flaminia se fabricó como chasis unitario y Lancia no ofrecía la posibilidad de venderlo como chasis desnudo para instalarle una carrocería personalizada. No obstante, hubo algunos Flaminia con carrocería especial, como los magistrales diseños de Ercole Espada para Zagato sobre el chasis corto Super Sport, modelo del que ya hemos hablado en este blog, así como otros ejemplares realizados por Touring y el caso que nos ocupa, el Coupé Speciale de la propia Pininfarina.

El stand de Pininfarina del Motor Show de Turín de 1963 estaba presidido por un esbelto y elegante coupé que en su frontal lucía el logo de Lancia. El responsable de sus líneas era el joven diseñador norteamericano Tom Tjaarda, hijo de John Tjaarda, padre de magníficas creaciones estilísticas sobre ruedas como por ejemplo el Lincoln Zephyr. El frontal, con grupos ópticos dobles y calandra de forma pentagonal era muy distintivo del estilo Lancia mientras que su trasera, coronada con unos futuristas pilotos trapezoides le conferían un aire muy vanguardista. La ausencia del pilar B acentuaba la fluidez de sus formas. El conjunto fue rematado con una atractiva pintura de color blanco perla y detalles cromados muy racionales, incluidos los tapacubos.

Bajo el capó latía el novedoso motor Lancia V6, en esta ocasión en su evolución de 2.8 litros de cilindrada y 150 CV de potencia gracias a sus tres carburadores dobles. La caja de cambios de cuatro velocidades Transaxle, los discos de frenos en todas las ruedas y la sofisticada suspensión trasera De Dion eran los mismos que en las berlinas.

En 1964 sufrió algunos cambios estéticos. Fue pintado dos veces, una en color arena metalizado y otra en plata, además de que se le añadieron unos pilotos traseros extra provenientes del Lancia Flavia de cara a su homologación para circular por carretera. Su primer propietario fue el propio Battista Pininfarina, para sustituirlo por el Lancia Florida II prototipo que había empleado como coche personal los siete años anteriores. El capo Pininfarina lo presentó a diversos concursos de elegancia, de los que ganó los de Alassio y Cortina de Ampezzo. Fue el último coche que condujo el genio carrocero italiano, que falleció en 1966. El Flaminia Coupé Speciale acumulaba entonces 9.100 kilómetros.

En 1972 la familia Pininfarina vendió el coche al doctor Richard Buckingham, presidente del American Lancia Club, que lo tuvo durante dos décadas, exponiéndolo en Peeble Beach en 1989. El siguiente propietario, el japonés Yoshio Matsuda, lo pintó en su color original blanco perla. El canadiense David Cohen fue su nuevo dueño desde 2003 a 2008. Fue su actual propietario, italiano y coleccionista especializado en autos de su país con carrocerías especiales, quien devolvió al Flaminia Coupé Especiale a su estado original de 1963, incluyendo la retirada de los horrendos pilotos traseros extra de la primera homologación. Su última aparición pública fue en Villa D´Este 2012.

La miniatura que inaugura la temporada 2018 de 'El Kekomóvil' está fabricada por Neo Scale Models. Ciertamente se trata de un modelo no exento de polémica por dos motivos: el primero, Neo lo lanzó al mercado casi simultáneamente que otra firma, Matrix, lo que dio lugar a rumores sobre plagio de moldes. Y el segundo, es de los primeros modelos de Neo en los que esta firma está empezando reducir el número de piezas en metal fotograbado, uno de los grandes atractivos de esta marca de siempre. La miniatura cuenta con un molde correcto y proporcionado y un acabado muy delicado y minucioso en lo que al exterior respecta, sin embargo, el interior sólo está modelado y sólo el volante es diferente, aunque tampoco con el nivel de detalle que estamos acostumbrados en esta firma. O sea, es un modelo un tanto irregular, aunque tiene mucho encanto. Pertenece a la serie 'Neo Concept' dedicada a reproducir a escala coches únicos o muy exóticos.

A modo de epílogo: es una enorme lástima cómo Lancia ha ido muriendo poco a poco. Triste es el contraste de sus tiempos de grandeza, bien representados con el modelo que hoy nos ocupa, con la situación de la marca actualmente, que ya hace tiempo que no presenta un coche nuevo y parece que sus propietarios del Grupo Fiat Chrysler ya tienen decidido darle el tiro de gracia. Una pena.