viernes, noviembre 27, 2015

Pegaso Z102 Berlinetta Touring de Altaya-Tameo






Los talleres de carrocería del norte de Italia de artesanos como Vignale, Zagato, Pininfarina, Bertone o Touring han visto salir de los mismos algunos de los diseños más espectaculares, rompedores y legendarios de la historia del automovilismo. Pero ello no es fruto de la casualidad, pues hay que tener en cuenta el país transalpino fue la patria de gente como Donatello, Bernini o Michelangelo los grandes maestros de la escultura clásica del Renacimiento cuyas obras impresionaron el mundo. Siglos después, los artesanos antes mencionados tomaron el testigo de los viejos maestros y también supieron asombrar al mundo con sus creaciones, las cuales además de poder exponerse en salones y museos daban a sus propietarios la posibilidad de ser conducidos.

Wilfredo Ricart tuvo un trato muy asiduo en su etapa italiana en Alfa Romeo con Carlo Felice Bianchi Anderloni, hijo de Felice Bianchi Anderloni, fundador de 'Carrocería Touring' de Milán. Unos años después, cuando Ricart ejercía su labor ya en España en la recién creada Empresa Nacional de Autocamiones SA (Enasa) su camino volvió a cruzarse con el de Carlo Felice.

Según queda documentado en el libro 'Pegaso Z102, los purasangre de Barcelona', Ricart realizó una visita a la empresa Touring a principios de 1952 y explicó a su antiguo camarada el proyecto en el que andaba trabajando, el deportivo Pegaso Z102. Según parece, Ricart no había quedado muy satisfecho con las carrocerías producidas por la propia Enasa ni con las de Saoutchik, por lo que confió a la firma italiana la fabricación de nuevas carrocerías para sus coches. Tanto el personal de La Sagrera en Barcelona como el de Touring en Milán supieron compenetrar muy bien su trabajo y relación profesional, todo ello facilitado por la idiosincrasia de personas que vivían en dos ciudades de tradición industrial y cultural muy similar.

El primer fruto de la colaboración entre Touring y Enasa se pudo contemplar en el Salón de París de 1952, un automóvil descubierto con una excepcional carrocería descubierta que fue bautizado como 'Spyder Tibiado' y que recordaba vagamente a los exitosos Ferrari 166 MM que Touring diseñó cuatro años antes. El nombre Tibiado hace referencia a la colina que domina la ciudad de Barcelona. 

A finales de 1952 llega a La Sagrera la primera Berlinetta Superleggera o Berlinetta Touring con matrícula provisional B-104440. Era un automóvil con un magnífico y felino aspecto cuyas líneas combinaban a la perfección la suavidad con la agresividad. Hoy día se considera uno de los mejores diseños del automovilismo italiano. En 1953 Ricart envía al Motor Show de Nueva York en una operación de marketing sin precedentes en España cuatro unidades del Pegaso Z102: Los dos nuevos modelos de Touring, un 'coach' Saoutchik y el super exclusivo 'Rosa de Té'. Todos fueron expuestos en el Madison Square Garden junto a modelos tan legendarios como el Mercedes 300 SL ganador de Le Mans, el Alfa Romeo Discovolante, el Cadillac Eldorado o el Packard Caribbean.

La Berlinetta permaneció en EEUU dos años realizando pruebas y demostraciones, como un viaje de costa a costa que terminó en México para acompañar al equipo Pegaso que tomaría parte en la Carrera Panamericana. Tras ser adquirido en 1957 por el Shah de Persia, Mohammad Reza Pahlavi, pasó unos años en Irán entre la inmensa colección de autos de lujo de su monarca hasta que en 1966 es enviado de nuevo a España, donde es objeto en la fábrica de Pegaso de una serie de reparaciones y modificaciones. Uno de los pilotos de la casa, Joaquín Palacio tuvo un accidente con él y tuvo que ser reparado de nuevo. Ya cambiado su color original azul oscuro por el rojo, tuvo tres propietarios, un italiano, un estadounidense y un británico. Según la web www.pieldetoro.net y su magnífico dossier dedicado a la marca Pegaso, éste automóvil lleva parado desde 1976 y pese a estar completo, necesita de una reparación.

Pese a tener la matrícula B-104440 y el color azul oscuro, el modelo que hoy presento no se puede decir que sea exactamente la primera Berlinetta Touring fabricada pese a que ésta habría sido la intención de la editorial Altaya, responsable de la venta de esta miniatura. En este caso las incorrecciones se centran en la calandra frontal, que debería ser de lamas horizontales cromadas; los faros antiniebla no los llevaba este coche en la configuración que Altaya ha querido representar; y los faros traseros tampoco son correctos. En lo que al molde se refiere, tampoco podemos decir que sea bueno, aunque las formas del coche original están, sus proporciones no son adecuadas. Sí es bastante bueno el acabado de la miniatura, su detallado y pintura. Las llantas originales, muy mal ejecutadas y que perjudicaban al aspecto del coche han sido sustituidas por unas de metal fotograbado realizadas por la marca Tameo. Como conclusión diremos que podemos perdonar los fallos de la miniatura puesto que ha sido el primer Pegaso en escala 1/43 en llegar al gran público, cosa que agradecemos a la editorial Altaya. Concretamente este modelo apareció en el fascículo número 23 de la colección 'Nuestros Queridos Coches', editada por la empresa antes citada. En la última de las imágenes aportadas aparece la miniatura fotografiada junto al modelo de Neo Scale Models que presenté hace unos meses aquí en el blog.

4 comentarios:

SEAT PC dijo...

Icono de la industria del motor en España y un gran desconocido para muchos esta berlineta.

cada día me pregunto una y mil veces que hubiere sido de ella si la producción de automóviles hubiera seguido su camino con modelos de series mas largas y accesibles a todas las carteras de aquellos duros años.

Esta claro que sin la ayuda del gobierno que hizo desaparecer muchas empresas nacionales y por tanto de todos nosotr@s no sería nada posible, lo cual demuestra que no tenemos nada gracias a la política de pandereta que se gasta en este país que por una peseta cambia la vida y el futuro de un país y así no paso con la SEAT.

(Me enrollo lo siento pero siempre me pasa igual con la firma ENASA)

La miniatura esta muy bien y me encanta y mas con ese detalle de las llantas nuevas que le dan una nueva vida a esta obra de Altaya

Saludos

Keko dijo...

Tal y como explico en otras entradas, Ricart vendió el proyecto Z102 como una operación de marketing con el fin de que las ventas de los Pegasines en los mercados más pujantes trajeran divisas a la empresa. El problema principal que este proyecto encontró para su continuidad fue la estrechez de miras de los políticos del régimen, básicamente "somos un país pobre y no podemos estar fabricando coches para ricos" fue la razón dada para dar carpetazo a este proyecto. Gracias por tu visita y comentario Pau.

Saludos

A.Sivianes dijo...

Me debo este Altaya pero me ocurre lo siguiente: es un coche que me gusta tanto que me gustaría conseguir el de NEO, no resultando muy satisfactorio para mí este IXO, sobre todo por el color azul metalizado. Este coche lo veo en otros colores, como el tuyo beige que también tienes.

Genial la idea de ponerle las llantas del kit de TAMEO, el modelo ganó muchísimo. Te felicito por ello y por el artículo.

Saludos!

Keko dijo...

Yo aprovecharía que en MCW tienes el de Neo en azul claro a un precio razonable. Si de verdad te gusta el Pegaso Z102 y quieres una buena miniatura, no te lo pienses, si puedes claro. La transformación ha quedado bien, pero lo cierto es que hay fallos que no se pueden subsanar.