domingo, febrero 12, 2012

Lincoln Continental X100 'JFK' 1961 de Minichamps

Algunos de los coches más excepcionales de la historia de la automación fueron realizados para las personas más influyentes y poderosas del mundo. Uno de estos personajes es sin duda la figura del presidente de la que es la gran potencia mundial, Estados Unidos. John Fitzgerald Kennedy ha pasado a la historia por ser uno de los presidentes más queridos y populares de Estados Unidos, no ya sólo por el triste, desolador y prematuro final de su vida, sino por carismática figura y su modo de hacer política, claramente adelantado a su tiempo.

El vehículo de parada presidencial denominado internamente X100 nace de un Lincoln Continental convertible de 1961. La Ford Motor Company y la empresa carrocera Hess & Eisenhardt trabajaron codo con codo para desarrollar el vehículo presidencial más adelantado y moderno hasta ese momento. El X100 pintado en 'azul medianoche' venía equipado con una larga lista de extras que incluía dos radioteléfonos, asientos abatibles extras, un sistema especial de iluminación interior y dos puntos en la trasera con plataformas y agarraderas para los agentes de escolta. Igualmente un sistema hidráulico permitía elevar el asiento trasero once pulgadas para permitir al presidente poder ser visto mejor por la multitud. También se construyeron una serie de paneles de acero y plástico para cerrar de forma modular el coche. Llama la atención que este coche no estaba blindado ya que su cometido era acercar al presidente a la gente.

Esta filosofía cambió radicalmente tras aquel fatídico 22 de noviembre de 1963, cuando el presidente Jonn F. Kennedy, junto a su mujer, Jaqueline Bouvier, y el gobernador del Estado de Texas, John Connally y su esposa fueron tiroteados en Dallas, siendo Kennedy asesinado, Connaly y su esposa heridos junto a los dos agentes de la escolta tras el magnicidio perpetrado por Lee Havey Oswald.

Tras este triste suceso, se decidió reconstruir de nuevo el X100 de modo que pudiera seguir siendo un coche para actos públicos pero también más seguro. El auto volvió a los talleres de Hess & Eisenhardt en Cincinatti, Ohio, y se le sometió a un proceso de renovación denominado 'Quick six' que costó 500.000 dólares. Se pintó de negro, se sustituyeron los cristales por otros antibalas, se le dotó de un techo transparente llamado 'jardinera', se sustituyó el motor, se incorporó un tanque de gasolina anti explosión, se reforzó su estructura. Todo esto originó que el coche pesara una tonelada más que originalmente. La reconstrucción del X100 finalizó en mayo de 1964. Hasta que fue retirado del servicio activo en 1977, el X100 fue usado por los presidentes Lydon B. Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford y Jimmy Carter. Después de ser retirado del servicio activo el X100 fue donado al Museo Henry Ford & Greenfield Village, en Dearborn, Michigan.

Hoy la miniatura que presento es especialmente célebre, se trata del Lincoln X100 en su versión del presidente John F. Kennedy, en una escena de días antes al magnicidio. La miniatura está realizada por Minichamps y se trata de uno de los primeros coches de la seria 'Presidential Cars. Es una miniatura muy correcta, especialmente bonito, pues además de un buen nivel de detalle viene con todos los personajes, JFK, Jaqueline, el matrimonio Conally, el chófer y un escolta.

lunes, febrero 06, 2012

Dodge Custom Royal Lancer Hardtop Coupé 1959 de American Excellence

El año 1959 supuso el cúlmen del diseño automovilístico de la era espacial en los Estados Unidos, cuando las aletas, los cromados, las dobles antenas o los faros tipo cohete llegaron a su máximo esplendor. Tanto los modelos básicos como los topes de gama de esta época lucían unos llamativos y barrocos diseños. En este sentido, cabe resaltar que la marca Dodge se movía en el segmento medio de la Chrysler Corporation, entre los básicos Plymouth y los más elitistas Chrysler de la conocida 'Letter Series'. Los Dodge rivalizaban directamente con los Buick, Pontiac y Oldsmobile de la GM y con los Mercury de la Ford Motor Company.

Ese año 1959 el modelo Custom Royal Lancer se convierte en el tope de gama de Dodge. Tenía un diseño muy futurista y tremendamente barroco obra, como todos los productos de la Chrysler entonces, del genial Virgil Exner, el responsable de diseño de la corporación y uno de los nombres propios de la época junto a gente como Harley Earl, Bill Mitchell o Raymond Loewy.

Entre los rasgos más distintivos del coche figuraban como no las aletas traseras con los faros tipo 'Jukebox' y un frontal con una gran parrilla ovalada y los grupos ópticos dobles con una filigrana inclinada hacia el centro, lo que hacía que su semblante diera la sensación de un rostro enfadado. Entre las opciones de motorización que la casa ofrecía destacan los sensacionales y potentes motores V8 D500 y Super D500, con 320 y 345 cv de potencia cada uno. Todos se ofrecían con la caja de cambios automáticas accionada por botones Torqueflite.

Todos los modelos americanos de Neo-American Excellence de la década de los 50 destacan especialmente por su vistosidad, dado lo barrocos que son a lo que se añade su nivel de detalle, en este caso, especialmente rico, con multitud de elementos en material fotograbado. Como es habitual, dos son las posibilidades de color que hay, negro y amarillo, y éste lavanda y amarillo, opción por la que me he decantado al verlo como más elegante.

domingo, febrero 05, 2012

Ford Thunderbird 1979 de American Excellence

Si el Corvette y el Mustang son los grandes iconos de la automoción norteamericana es muy posible que el tercero sea el Thunderbird. Si el primero responde al paradigma del deportivo perfecto y el segundo es el coche personalizable por excelencia, el Thunderbird es el gran representante de lo que en Estados Unidos se conoce como el 'personal car', un coche potente y estiloso orientado al ejecutivo de clase media alta americana que busca ante todo la distinción.

A lo largo de su trayectoria, el Thunderbird ha sufrido innumerables cambios pero realmente es que en cierto sentido ha mantenido la filosofía que siempre le caracterizó. Con todo, muchos puristas de este modelo consideran que sólo las primeras generaciones fueron los realmente auténticos.

En 1974 Ford introduce una nueva generación de su modelo Torino, el Elite, que se vendió bajo el eslogan 'Thunderbird inspired' (inspirado en el Thunderbird). Esta camapaña publicitaria no fue otra cosa que un experimento para comprobar si el público estadounidense aceptaba un Thunderbird de dimensiones más reducidas. No podemos olvidar que el Thunderbird de entonces era realmente un hermano pobre del Lincoln Continental.

En 1977 aparece una nueva generación Thunderbird, de tamaño más compacto, que destacaba por su anchura y un aspecto más ágil que su antecesor. Su estética seguía teniendo mucho en común con el Lincoln Continental, de hecho su frontal con faros escamoteables y un parrilla estilo Rolls Royce le daban un aire muy similar. El diseño del techo era muy barroco, con una pieza central que imitaba el arco de seguridad de un descapotable en el color de la carrocería que lo dividía en dos partes. El modelo fue denominado popularmente como 'Torino Bird', pues además empleaba el mismo chasis que el Torino. Había tres motorizaciones disponibles, el 5,2 Windsor (302 ci), el 5,8 351 M (351 ci) y el seis litros Cleveland (400 ci).

El coche no obtuvo buenas ventas para lo que se esperaba de él. Estuvo a la venta hasta 1980 fecha en que se introdujo un nuevo modelo aún más compacto.

American Excellence-Neo presentó hace poco otras de esas miniaturas que tanto éxito tienen entre los coleccionistas actuales y que representa uno de esos coches que en su día no fue un modelo exitoso pero que hoy día mucha gente gusta de tenerlo a escala en la vitrina de su casa, se trata de un Thunderbird modelo 1977-1979, uno de los muchos patitos feos de la automación americana. La miniatura cuenta con el acabado habitual de esta marca, todo muy cuidado y con detalles realmente buenos. Puede adquirirse en dos combinaciones de color, burdeos-beige y esta gris plata-azul.

sábado, febrero 04, 2012

Buick Le Sabre Estate Wagon 1974 de American Excellence

A lo largo de su historia, Buick ha denominado como 'Estate Wagon' a todos sus modelos de gran tamaño con carrocería familiar. Este nombre ha estado aparejado a la marca americana desde que apareciera por primera vez en el Super de 1940 y dejó de usarse en el Roadmaster de 1993. La generación 'Estate Wagon' de Buick que se fabricó entre 1971 y 1976 destacó por incorporar un novedoso sistema de apertura de su portón trasero que estaba asistido eléctricamente. Denominado popularmente como apertura de concha de almeja ('clamshell'), fue un sistema que ningún otro vehículo incorporó, muy cómodo, pero extremadamente complejo en su técnica y funcionamiento, cosa que hizo que otros fabricantes no optaran por desarrollarlo.

Siendo el 'Estate Wagon' de mayor tamaño que se fabricó en los Estados Unidos, fue un coche que cosechó un notable éxito y en su primer año logró cifras de ventas por encima de las 24.000 unidades. Basado en el Le Sabre, el buque insignia de Buick por entonces, tenía el mismo nivel de lujo en su equipamiento que el sedán y el coupé. Como elemento retro lucía en sus laterales unos paneles de adorno en imitación de madera. El Le Sabre del 74 estaba disponible con dos posibles motorizaciones del mismo V8, un 5,7 litros (350 ci) y un 7,5 litros (455 ci), aunque el 'State Wagon' sólo montaba el motor más grande.

Neo Scale Models a través de American Excellence nos vuelve a ofrecer otro bonito auto americano familiar que llama la atención por su tremenda vistosidad. Se trata de un Buick Le Sabre de 1974, que viene a complementar al elegante coupé que ya presentamos en su día. El modelo cuenta con el nivel de acabado y detallado habitual, destacando en este caso elementos realizados con gran finura en metal fotograbado.

Audi 200 5T (Typ 43) de Neo Scale Models

Tanto Mercedes como BMW ya eran a finales de la década de los 70 unos reputados fabricantes de grandes berlinas del segmento premium, que además de lujosas y cómodas, eran rápidas y potentes, pudiendo circular a todo trapo por las estupendas 'autobahns' alemanas sin miedo a pasarte del límite de velocidad... Porque no había. El que es hoy el tercer gran magnífico de los fabricantes teutones y su gran rival, Audi, empezaba a querer destacar en este segmento de la automoción con el la segunda generación de su modelo 100, conocida internamente como el Typ 43.

El 100 Typ 43 o C2 era un excelente automóvil se le mirase por donde se le mirase y suponía un claro avance con respecto a su antecesor, pero le faltaba todavía algo para poder mirar de tú a tú a sus rivales de Mercedes y BMW. Es por eso que los ejecutivos de Ingolstadt decidieron trabajar en un nuevo modelo que metiera de lleno a la marca en el codiciado mundo de los automóviles premium.

En 1979 se presenta el Audi 200. Realmente se trataba de una versión más lujosa del 100, con el que compartía carrocería. Estéticamente difería de su hermano menor en el frontal, que equipaba dobles grupos ópticos cuadrados por los simples del 100, además de unas llantas de aleación con diseño multirradio. La principal diferencia se encontraba bajo el capó, donde latía un motor de cinco cilindros en línea y 2,2 litros que erogaba 136 cv. Para los más exigentes estaba la versión 5T, cuyo motor estaba sobrealimentado y entregaba 170 cv de potencia, lo que le confería unas excelentes prestaciones, un coche que ya podía mirar de tú a los Mercedes 280 E y BMW 525.

Reproducido por Neo, hoy presento esta bonita miniatura del primer Audi 200. Creo que se trata de un modelo muy interesante y que sólo había sido reproducido por un fabricante artesanal. Minichamps sí realiza los 100 de la misma generación, que ya mostramos aquí. La miniatura de Neo es muy atractiva y cuenta con el nivel habitual de este fabricante. Está disponible con dos combinaciones de color, ésta burdeos y una gris oscuro, ambas muy propias.