domingo, octubre 24, 2010

Mercedes O302 'WM 74-BR Deutschland-World Champions' de Minichamps

En el mundo de la automoción, sustituir un vehículo que ha sido todo un éxito y que ha estado muchos años en el mercado puede hacerse, pero que la operación salga bien y que el nuevo modelo repita el éxito de su antecesor es más complicado.

13 años en producción y casi 30.000 unidades vendidas le valieron al Mercedes O321 el título "campeón del mundo de los autobuses", por tanto, buscar un sustituto en principio parecía que iba a ser difícil, pero Mercedes Benz, uno de los más sólidos y reputados fabricantes de vehículos industriales a nivel mundial, no se iba a arrugar, y de hecho, lanzó un escrito a todos sus clientes antes de lanzar el O302 donde les dijo que "no habría duda de que el O302 logrará igualmente ser el líder de la producción mundial de autobuses". El O302 comenzó a venderse bajo un nuevo lema, "uno para todo", dejando claro que era un bus apto para el servicio urbano, las largas distancias y como vehículo de turismo.

La carrocería del O302 se diseñó bajo los austeros parámetros del estilo Bahuhaus de los años 60. Mientras que el O321H tenía una línea muy redondeada y unas ventanas relativamente pequeñas, el nuevo bus de Mercedes tenía el techo alto, ventanas muy grandes y líneas donde predominaban las aristas y las formas cúbicas. Estas características también se vieron plasmadas en los turismos de Mercedes de la época, como los sedanes de la Clase S W108 y W109 y el popular biplaza Pagoda. Los vestigios de la década de los 50 aún se notaban en la cantidad de líneas cromadas de adorno. Según el uso al que iba a destinarse el vehículo, podía optarse por ventanas laterales rectas o panorámicas.

Mercedes ofrecía cuatro longitudes de chasis que iban entre los 9,6 y los 11,6 metros. Según el servicio al que se destinaba iba equipado con puerta simple corredera o de doble de apertura interior, tanto delante como detrás. Mercedes introdujo en 1963 las mecánicas diésel de inyección directa en los camiones y en 1965 estas se adaptaron al nuevo autobús. Según la longitud del chasis, Mercedes ofertaba una u otra mecánica. El escalón básico era el seis cilindros en línea OM352 de 5,7 litros y 130 cv. Le seguían el OM327, de ocho litros y 150-160 cv; el OM360 de 8,7 litros y 170 cv y el OM355 de 11,6 litros y 240 cv.

En 1974 la República Federal Alemana organizó el Campeonato Mundial de Fútbol y todos los equipos participantes viajaron en sendos O302 pintados en amarillro con su respectiva bandera. Hoy día Mercedes sigue buscando algunos de estos ejemplares.

Otra característica que hace a estos autobuses excepcionales es que ya en la década de los 70 Mercedes los ofrecía con sistema híbrido de propulsión tal y como lo conocemos hoy, o sea, con un sistema que mezcla el motor de gasoil tradicional junto con la electricidad. Los OE302 fueron usados tanto para el transporte urbano como para las largas distancias equipando un sistema de baterías.

Al final de su trayectoria, Merecedes había logrado un nuevo récord al producir en torno a 32.000 unidades del O302, ya fuesen buses completos o chasis para carrozar. Por tanto, parece que el O302 consiguió superar al O321H.

La miniatura que hoy presentamos es la primera variante del Mercedes O302 hecha por Minichamps. Se trata de la réplica del modelo que durante el Mundial de Alemania 1974 usó la Selección de la República Federal, que fue la campeona. Esta miniatura fue realizada por Minichamps hace ya unos años y está descatalogada. Este año se ha reeditado el molde pero con la decoración de otras de las selecciones participantes como Brasil, Argentina, Holanda, Italia, Polonia y la República Democrática Alemana. No obstante se trata de una miniatura de una manufactura excelente, que reproduce muy bien las formas del bus a la par que está repleta de detalles. Uno de los mejores está en su interior y es sin duda el impresionante efecto visual que producen los asientos, que dan la impresión de ser de tela de de verdad. Otro detalle del interior que bien merece es la pequeña cocina de la trasera, donde se ve perfectamente un simpático grifo de cerveza, además de las paredes del cuarto de baño. En el exterior conviven los elementos cromados, las piezas independientes y las tampografías. Aparte de las versiones del Mundial de Fútbol Alemania 1974 Minichamps presentará próximamente una versión normal en colores beige y azul.

domingo, octubre 17, 2010

Bentley S3 Continental MPW de Neo Scale Models

El Bentley S3, al igual que su hermano gemelo, el Rolls Royce Silver Cloud III, supusieron el capítulo final de los modelos de chasis independiente de carrocería. Realmente había pocas diferencias con sus predecedores, de hecho, para distinguirlos simplemente hay que fijarse sólo en los nuevos grupos ópticos dobles.

Por norma general se ofrecía el modelo base, si es que este término puede emplearse aplicado a a un Bentley, la berlina de carrocería 'pressed steel', pero los compradores más exigentes solían acudir a carroceros especializados para solicitar una versión algo más especial, como el bonito cabriolet de James Young o el elegante y deseado coupé Continental.

Desde que apareció como modelo tope en la gama R-Type, el Continental siempre ha sido el Bentley más exclusivo y refinado, un automóvil de gran tamaño, muy lujoso, pero con una carrocería coupé perfectamente apta para que sea el propietario quien se encargue de conducirlo contrariamente a las berlinas, que normalmente eran conducidas por el chófer.

Fue especialmente atractiva la carrocería que Vilhelm Koren diseñó para el S2 Continental, la cual también se ofreció para el S3 Continental, aunque en este caso HJ Mulliner de Parkward rediseñó los faros simples por grupos ópticos dobles dispuestos de forma oblícua, lo que le daba un aspecto muy particular que le valió el apodo de 'chinese eyes' (ojos de chino). Hay quien también halló cierto parecido en los grupos ópticos con el fracasado Edsel de la Ford.

Mecánicamente, el S3 montaba el mismo motor V8 que se introdujo en el S2, de 6.230 cc y una potencia que se estimaba en los 200 cv. La caja de cambios era automática de cuatro relaciones. El Bentley S3 Continental MPW (Mulliner Parkward) tenía un hermano gemelo, el Rolls Royce Silver Cloud III MPW y ambos se podían pedir en carrocería coupé y descapotable. Fueron coches tremenda exclusivos de los que se construyeron muy pocas unidades, la mayoría con el volante a la derecha.

Todo un símbolo del máximo glamour automovilístico de los 60, siempre se decía que todo aquel que quería ser alguien conducía un Rolls Royce Silver Cloud III MPW mientras que quien ya era alguien optaba por el Bentley S3 Continental MPW. Este coche ha tenido muchas apariciones en grandes clásicos del cine, como el que conducía el actor Jack Warden en 'Shampoo', el descapotable de David Hemmings en 'Blow up' y también se lo puede ver en 'El Guateque'.

Esta miniatura fabricada por Neo era muy esperada por los coleccionistas. Antes los únicos modelos disponibles eran el de FYP Creations, muy costoso y muy difícil de conseguir, y otro fabricado de forma artesanal en China vendido sólo por Ebay bajo diferentes fabricantes. Este modelo de Neo tiene una combinación de colores muy atractiva y propia de su época, gris oscuro con interior burdeos. Las formas están muy bien captadas y el nivel de detallado es muy alto, destacando la finura de su mascota, la parrilla, los pilotos traseros o los faros delanteros. Resaltar también un fantástico interior donde no faltan los guarnecidos en madera o el detalladísimo salpicadero y cuadro de intrumentos. En definitiva, una miniatura que destaca especialmente en cualquier vitrina.

Chevrolet Camaro LT 1978 de American Excellence


La palabra 'Camaro' es un vocablo francés que en argot quiere decir 'camarada, compañero, colega' pero su significado en la jerga de los denominados pony car bien podría ser 'anti Mustang'.


El modelo de 1978 introdujo un nuevo frontal de material plástico en el que se integraba el parachoques, los faros y la parrilla del radiador y en la trasera había un nuevo grupo óptico rediseñado tricolor colocado sobre un panel negro o gris plata. Las llantas de aleación también eran de nuevo diseño.

Realmente todos estos nuevos elementos estéticos eran muy necesarios para contrarrestar la progesiva bajada de potencia que durante la crisis del petróleo sufrieron los motores de los coches americanos.

La gama 1978 incluía varios niveles de equipamientos, el base, el más deportivo Z-28, el Rally Sport y el LT, en el que predominaba el equipamiento extra de lujo por encima de la deportividad. Tres eran las opciones mecánicas disponibles, un seis cilindros de 250 ci y 110 cv y dos V8, un 305 ci de 145 cv y un 350 ci de 170 cv.

Este modelo fabricado por Neo y vendido bajo su marca especializada American Excellence es una miniatura extremadamente llamativa, como suele pasar con todos los coches americanos. El modelo esá muy bien acabado y destaca el refinamiento de elementos como las llantas con cerco cromado, los tiradores de las puertas, la parrilla del radiador y el bonito interior. Este modelo está disponible en dos colores, el rojo que presento aquí y un marrón-dorado, para mi gusto no tan atractivo.

sábado, octubre 16, 2010

Mercury Monterey Sun Valley 1954 de American Excellence

La nueva generación del Mercury Monterey de 1954 difería bastante de su antecesor, tanto en el aspecto técnico, como en el estilístico. La marca abandonaba esa estética agresiva y con guiños de deportividad que había caracterizado al modelo de 1948-1953, el clásico coupé de ventanas pequeñas, en post de unos aires más clásicos y convencionales. Por su parte, bajo el capó se estrenaba un nuevo V8, denominado Flathead, de 256 ci y 160 cv de potencia gracias a un carburador de cuatro cuerpos.

Entre las muchas carrocerías que se ofertaban era particularmente atractiva el coupé Sun Valley, que destacaba por incorporar parte del techo en plexiglás tintado, lo que daba al conductor y al acompañante la sensación de ir conduciendo un descapotable. Esta característica era la primera vez que se introducía en un coche de producción, sólo se había visto antes en algunos concept cars, por lo que el público se sorprendió bastante. Hoy día no es muy raro encontrar coches con parte del techo de cristal.

El Monterey Sun Valley tuvo un equivalente más económico, el Ford Skyliner, y sus rivales directos eran el Buick Skylark, el Oldsmobile Super 88 y el Pontiac Chieftain. Cabe recordar que ya presenté la miniatura de este coche que realizó la marca argentina Collector´s Classics y en dicho post se hizo referencia a la aparición de un Mercury Monterey Cabriolet en la comedia de los 50 'Un remolque muy, muy largo', protagonizada por Desi Arnaz y Lucille Ball. Otra referencia cinéfila es la película 'Peggy Sue se casó', donde aparece un Monterey Sun Valley celeste.

Como acabo de recordar, en mi colección ya tenía dos versiones del Monterey del 54, fabricadas en metal blanco por el extinto fabricante argentino de miniaturas Collector´s Classics. Ahora he añadido esta de American Excellence-Neo, que es una miniatura realmente bonita y muy llamativa. Para empezar, tenemos que decir que las proporciones son correctas, pues tanto esta como las de CC, miden lo mismo. El acabado general es el habitual de Neo y en un coche así destacamos la gran profusión de cromados y elementos en material fotograbado. El interior es toda una obra de arte y el techo transparente permite poder verlo perfectamente. La miniatura se ofrece en dos colores, rojo y este azul, que es una edición exclusiva de 300 piezas para la tienda Modelcarworld. Ambos son colores reales e idénticos a los que Mercury ofrecía en el catálogo. Una miniatura que no podría faltar en la colección de un aficionado a los clásicos americanos.

Jaguar 420 de Neo Scale Models

Jaguar puso punto y final a la serie de berlinas compactas iniciada en 1955 con el MK I con el 420, al que conviene no confundir con el 420 G, restyling del MK X que a su vez puso punto final a la serie de grandes berlinas que comenzó con el MK VII. El 420 venía a sustituir al S-Type y en esencia eran el mismo coche, aunque el 420 perdió un poco del estilo deportivo y ágil del S-Type al incorporar un frontal más cuadrado y muy similar al del MK X, con dos faros gemelos y parrilla cuadrada.

Bajo el capó montaba el mismo motor XK de 4,2 litros del MK X, pero con sólo dos carburadores. No obstante sus 245 cv de potencia eran suficientes para lograr una velocidad máxima de 200 Km/H. Al igual que en el S-Type había la posibilidad de elegir entre dos cajas de cambio, una manual de cuatro velocidades y overdrive y una automática Borg-Warner de tres. Entre sus principales mejoras destaca la incorporación de frenos de disco Girling en las cuatro ruedas.

En dos años de ventas se alcanzó la cifra de 9.801 unidades, a las que habría que añadir las 5.700 de su gemelo Daimler Sovereign. Tal y como he dicho al principio, en 1968 Jaguar reestructuró su gama de productos y sintetizó sus dos gamas de berlinas en una sóla de tamaño intermedio entre ambas, naciendo así el Jaguar XJ. No fue hasta 1999 cuando Jaguar volvió a ofrecer una berlina de tamaño medio, volviendo a rescatar la denominación S-Type a la par que el estilo de guiños retro a la estética Jaguar de los 50 y 60.

Neo sigue agrandando su atractiva gama de berlinas Jaguar con un modelo poco o nada reproducido, el 420, que es quizás uno de los Jaguar que más desapercibido ha pasado en la historia de la automoción, cosa que ya de entrada es de agradecer. En un principio Neo ofrece este modelo en un clásico British Racing Green aunque con volante a la izquierda y matrícula holandesa, cosa que no ha gustado mucho a los puristas coleccionistas británicos, que lo querían en versión RHD. La tienda Modelcarworld también ofrece una versión exclusiva en gris oscuro y llantas de radios tipo Dunlop. El color del interior, en un verde más claro, causa un contraste muy agradable. También están muy bien realizados los guarnecidos imitando la madera y los adornos de material fotograbado, tal y como viene siendo norma en Neo.

domingo, octubre 03, 2010

Bristol 411 SII de Lansdowne Models

Bristol es una de esas marcas que representa a la perfección la quintaesencia del automóvil británico de lujo. Sus modelos nunca han destacado por estar a la última en cuanto a estilo y tecnología, es más el rasgo que más ha definido a la marca siempre ha sido su conservadurismo. Hoy día la marca aún sobrevive y puede presumir de ser, junto con otras como Morgan, cien por cien británica. Tal es el conservadurismo de Bristol que el modelo principal de su gama actual, el Blenheim, sigue usando la misma carrocería que se introdujo en 1982 con el modelo Britannia aunque con ligeros cambios estéticos (faros, llantas, interiores) y un motor V10 similar al del deportivo americano Dodge Viper.

El modelo que aquí tratamos es el 411, quizás uno de los más exitosos de la firma y que mejor valoración tiene en el mercado del automóvil clásico. El 411 fue presentado en 1969 en el London Motor Show. Siguiendo la máxima que la empresa se aplicaba de cara a su productos, "evolución, no revolución", el 411 era una puesta al día del 408, primer Bristol cuya carrocería apostaba más por las formas clásicas y rectas en detrimento del estilo más deportivo (sólamente estético) que había caracterizado a los 406 y 407.

El 411 era la quinta generación Bristol equipada con motor V8 Chrysler. La decisión de sustituir el viejo BMW de seis cilindros por la gran mecánica norteamericana vino motivada a raíz de que cada vez los Bristol eran más grandes y necesitaban un motor acorde. A esto hay que añadir que esta fórmula de usar motores americanos en coches europeos estaba dando muy buenos resultados en marcas como Jensen o Facel Vega.

Las series 407-410 equipaban una variante de 5,2 litros del V8 Chrysler, pero el 411 incorporó una nueva potente mecánica de 6,3 litros que rendía en torno a 340 cv (Bristol, al igual que Rolls Royce y Bentley nunca revelaba la potencia de sus coches). La caja de cambios automática se manejaba con un selector tradicional colocado en el piso ya que el sistema de botones visto por primera vez en el 408 causaba una gran confusión entre los usuarios europeos. La velocidad máxima del 411 era de 220 Km/H.

Los 411 SI y SII tenían como rasgo diferenciador su elegante frontal presidido por dos grandes faros y una gran parrilla rectangular de lamas horizontales con el anagrama de Bristol y dos faros auxiliares encastrados. Con una elegante carrocería sedán de dos puertas, un silencioso y gran motor V8 bajo el capó y un interior donde predominaban los materiales nobles, el 411 más que un deportivo era un gran turismo con el que viajar cómodo y rápido por grandes autovías y una alternativa al Bentley Continental T y al Rolls Royce Silver Shadow MPW.

La representación de modelos Bristol en el mercado actual de las miniaturas ha sido y sigue siendo muy limitada. Por un lado Bizarre recreó algunos de los modelos de competición de la firma mientras que en lo que a coches de calle se refiere ha sido Lansdowne, la división de Brooklin Models dedicada a los autos británicos, quien se está encargando de cubrir ese nicho del mercado. Ya presentamos hace casi un año en el blog el Bristol 400 de Lansdowne y ahora mostramos esta miniatura del 411. Al igual que dije en el post dedicado al Bentley 4,25, hay que destacar ante todo cómo Brooklin Models está evolucionando favorablemente en el detallado de las miniaturas, que como fabricante en metal blanco había sido su gran talón de Aquiles. En este Bristol observamos gran cantidad de detalles realizados con piezas independientes, como las líneas cromadas de los flancos, faros, intermitentes, antena de radio o tiradores de las puertas. También notamos la favorable evolución de la marca en cuanto a detallado en el interior, donde se distingue perfectamente volante, salpicadero en imitación de madera, tapicería burdeos y selector del cambio en cromado. Las llantas se componen de dos piezas, la llanta propiamente dicha y el tapacubos. A todo esto añadimos la gran exactitud de los moldes de la marca, como viene siendo habitual.

viernes, octubre 01, 2010

Bentley 4,25 Litres Concealed DHC de Lansdowne Models

En 1933 Bentley comenzaba una nueva andadura sin su fundador, Walter Owen Bentley, y bajo el control de Rolls Royce, que salvó a la firma de Derby de la quiebra. El primer modelo bajo la influencia del Espíritu del Éxtasis fue el 3,5 Litros, que montaba el mismo motor de seis cilindros que el 20-25 de la Rolls Royce. Este modelo fue sustituido por el 4,25 Litres, que llegó al mercado en 1936. 3,5 y 4,25 llegaron a convivir un año. Como era norma entonces, los coches se servían a su propietario en conjunto chasis-caja de cambios-motor, además de la parrilla y los faros. Cada usuario tenía por tanto la oportunidad de elegir el modelo de carrocería que desease.

El modelo que hoy les presento es un 4,25 Litres Concealed Drophead Coupé construido por HJ Mulliner para Woolf Barnato, piloto y ejecutivo de la Bentley. En un principio, Barnato encargó la elegante carrocería a HJ Mulliner para un chasis 3,5 litres, pero en 1936 se adaptó para un 4,25 debido a lo satisfecho que estaba con su coche el financiero británico.

El término Concealed siginifica "oculto" y hace referencia al ingenioso sistema que escondía la capota de lona tras un panel de metal detras de los asientos traseros, un sistema al que hoy día ya estamos acostumbrados pero que entonces tuvo una extraordinaria acogida debido a que mantenía mucho mejor la pureza de las líneas del coche.

Este modelo es el tercer Bentley que realiza la marca Lansdowne, división especializada en clásicos británicos de Brooklin Models. Se trata de una miniatura excelente, pues no sólo se reproducen a la perfección las lineas y formas del coche original, sino que viene muy bien detallado, factor que siempre había sido un talón de Aquiles en los Brooklin-Lansdowne. Poco a poco esta firma de miniaturas va recurriendo cada vez más a las piezas independientes para los diferentes detalles. Excelente el interior, con un salpicadero detallado y los paneles imitando la madera, amén del color de los asientos en contraste con la carrocería. Las llantas de radios son de muy buena manufactura también. La mascota de Bentley viene aparte en una bolsita y es el coleccionista quien tiene que fijarla a la parte superior de la parrilla. Quizás el punto más negativo siguen siendo los garos cromados, aunque teniendo en cuenta el hermoso conjunto, se puede dejar pasar, aunque no convendría mal ir buscándoles una solución de cara a futuros modelos. A esto se añade que no podemos olvidar que es un Bentley en 1/43 y a un precio que sin ser altísimo, es medianamente asequible. El mismo hecho de ser Bentley hace que tenga que venir en un envoltorio especial y que cuesta algo más caro que una miniatura del mismo fabricante.