domingo, junio 20, 2010

BMW M535 i E12 de Neo Scale Models

Aún siendo el segundo BMW en portar en su nombre la mágica sigla M, en relación a la división deportiva de la marca bávara, BMW Motorsport, realmente fue el precursor de la filosofía que siempre hasta hoy día caracteriza a los BMW más deportivos y radicales. El BMW M1 fue un superdeportivo de motor central cuya producción fue mayoritariamente destinada a la competición, más que nada a las pruebas de resistencia y a las Series Procar, una competición monomarca que entre finales de los 70 y principios de los 80 teloneó a la Fórmula 1. Los M1 de calle fueron muy pocos y menos los que se pudieron de ver circulando con cierta normalidad, la mayoría fueron a parar a manos de coleccionistas.

La primera generación de la Serie 5, la E12, vio la luz en 1972 y estaba disponible con motores que iban desde los 1,8 hasta los tres litros, de cuatro y seis cilindros. La versión más radical de todas se presentó en el Salón de Frankfurt de 1979, el M535i, y fue el único Serie 5 que montaba el motor seis cilindros de gasolina M30, que sólo se usaba en los modelos superiores de ls Serie 6 y de la Serie 7. El motor cubicaba 3,5 litros y erogaba 218 cv de potencia.

El M535i compartía gran parte de los componentes con sus hermanos pequeños de gama, de hecho se ensamblaban en la factoría de Dingolfin, donde históricamente BMW siempre ha fabricado los Serie 5. No obstante, los últimos ajustes en el chasis se terminaban en la central de BMW Motorsport de Munich.

Estéticamente sí había una serie de características especiales que diferenciaban a los M535i del resto, el gran faldón delantero, las dos bandas tricolores (rojo, violeta y azul) laterales confluyentes en la zaga, el alerón trasero de goma o las llantas BBS de 14 pulgadas. En el interior la diferencia con el resto de modelos de la Serie 5 estaban en su asientos delanteros Reccaro, un volante deportivo de tres radios como el del M1 o una caja de cambios especial con la primera marcha invertida. No obstante, la gran mayoría de estos elementos, sobre todo los exteriores, podían ser eliminados si el propietario quería que su coche tuviera un aspecto más civilizado.

En la cadena de montaje de Dingolfin y Munich se ensamblaban tantos los ejemplares para el mercado europeo (LHD) como para el anglosajón (RHD). La gran excecpción fueron los modelos destinados al mercado sudafricano, que se enviaban a la factoría de Rosslyn por piezas. Presumiblemente, esta fábrica se encarga también de la distribución de modelos para mercados de Asia y Oceanía. Los modelos de Sudáfrica no llevaban faldones ni bandas laterales, pero se diferenciaban por unos grandes focos antinieblas.

Antes de la llegada del M535i, Motorsport ofrecía, bajo pedido, la oportunidad de modificar los Serie 5 con los primeros motores E30 de tres y 3,2 litros, aunque como se basaban en modelos de serie con sus propios números de bastidor, es difícil precisar el número que se fabricó.

Y siguiendo con BMW, tras el 2800 presentamos una de las últimas creaciones de Neo relativas a la marca bávara. Se trata de una miniatura 100% inédita, un M535i E12. Hasta ahora la única miniatura similar que podíamos encontrar era el 520 E12 de Minichamps o los E28 M535i y M5 de Auto Art. Neo nos presenta su modelo en un clásico tono blanco (Alpine Weiss) con las bandas tricolores y las llantas BBS en tono bronce. Las líneas del molde y sus proporciones son exactas a las del E12 de Minichamps, con la salvedad de que este M535i es un modelo perteneciente a los últimos ejemplares, con los riñones del frontal más pronunciados y los pilotos traseros del Serie 6. El modelo de Minichamps se corresponde con un E12 de 1972. Aparte de los excelentes detalles exteriores, destaca especialmente su cuidado interior, donde se reproducen los asientos Reccaro con la banda tricolor y el volante deportivo. Neo ha desarrollado una versión propia para la tienda Modelcarworld, en rojo anaranjado con la banda azul, aunque creo que esta blanca es la más característica e interesante. Sin duda, todo buen coleccionista de BMW valore esta especial miniatura de uno de los primeros M de la historia.

BMW 2800 E3 de Neo Scale Models

La introducción de la 'Neue Klasse' no sólo supuso para BMW la salvación de una inminente bancarrota, sino la demostración a todo el mundo de que era un fabricante adaptado a los nuevos tiempos. Tras la presentación de las berlinas 1500 y 1800 y los coupés 1600-02 y 2002, que conformaron la imagen de una nueva BMW más moderno y dinámica, el siguiente paso fue la introducción de un modelo del segmento superior con la misión de competir con Mercedes en su propio terreno, el de las grandes berlinas de lujo.

En 1968 se presenta el modelo conocido internamente como E3. Era una berlina de cuatro puertas, de gran tamaño, con un interior espacioso y bien equipado, y un diseño sencillo pero que resaltaba sus buenas cualidades dinámicas. Todos los modelos que se presentaron iban equipados con motores de seis cilindros y sus denominaciones hacían referencia a la cilindrada de los mismos.

De este modo, el modelo básico era el 2500, de 150 cv, que iba seguido del 2800 de 170 cv. Éste último en su versión tope incluía en su equipamiento un interior todo revestido de cuero, ventanillas eléctricas y techo solar corredizo. A partir de 1971 se introdujo el modelo 3.0 S, de 180 cv, al que siguieron la versión de inyeción 3.0 Si (192 cv) y el 3.3 LSi (197 cv), incorporando este último una carrocería de batalla larga para dar más habitabilidad aún a las plazas traseras.

En 1971, el importador oficial de BMW en los Estados Unidos, Max Hoffman, encarga una partida de 2500 cuyos motores fueron sustituídos por los del 2800, de este modo nació el modelo Bavaria, exclusivo para el mercado estadounidense, el cual era más ligero y potente que el 2800 para Europa.

De las berlinas E3 derivaban los coupés E9, los 2000 CS, 2500 CS, 2800 CS, 3.0 CS, 3.0 CSi y 3.0 CSL. Cuando la prestigiosa revista 'Road & Track' probó los 2500 y 2800 los definió como coches exquisitos y espléndidos, destacando su buena manejabilidad y cualidades dinámicas en comparación con sus equivalentes de Mercedes. La serie E3 se mantuvo en el mercado hasta 1977, fecha en la que se introdujo la primera generación de la Serie 7.

De la mano de Neo Scale Models nos llega una excelente reproducción de uno de los modelos más olvidados de la casa BMW, aunque no por ello menos interesantes. Concretamente Neo nos presenta el modelo 2800 de la serie E3. La única marca actual que ofrecía esta miniatura era Schuco, modelo que ya no está en catálogo. La miniatura es bastante sobria, en comparación con otros Neo, aunque se respeta a rajatabla el acabado del modelo original. La calidad es la habitual a la que esta marca nos tiene acostumbrado y destacamos las limpias y cuidadas formas del molde. Aparte de este color rojo oscuro, Neo ofrece una versión en celeste metalizado que sólo se vende en la tienda Modelcarworld. Se trata de un modelo que no puede faltar en la colección de todo buen aficionado a la firma BMW.

domingo, junio 06, 2010

Lincoln MK VI de Neo Scale Models

El cambio a la plataforma Panther en 1980 trajo consigo una notable reducción del tamaño de los Lincoln, de este modo, los nuevos modelos eran 36 centímetros más cortos en longitud y 15 en batalla. Igualmente, la prestigiosa serie Mark (MK) empezó a ofrecerse con carrocería sedán de cuatro puertas.

De hecho, el nuevo Mark VI era en esencia un sedán Towncar con los rasgos distintivos de los antiguos Continental, como la rueda de repuesto al estilo Continental Kit, las ventanillas laterales ovaladas tipo ópera, la parrilla estilo Rolls Royce, los faros con cubiertas, el medio techo trasero de vinilo y unos tapacubos imitando las clásicas llantas de radios. También estaba disponible con carrocería coupé.

Entre las novedades que introdujo el Lincoln MK VI destaca ante todo la incorporación de múltiples elementos electrónicos, como los displays digitales fluorescentes o el mando a distancia para la apertura del cierre centralizado. El motor V8 de cinco litros recibió un sistema de inyección del combustible. Pero tal cantidad de innovaciones electrónicas trajeron consigo que los primeros modelos no tuvieran la fiabilidad adecuada.

Al igual que en el MK V, el MK VI podía solicitarse con el equipamiento Signature o en versiones Design, apadrinadas por algunos de los diseñadores más prestigiosos. Tres eran los equipamientos disponibles, Pucci, Blass y Givenchy. El Cartier ya no estaba disponible. Mientras el coupé estaba disponible con todos estos equipamientos, el sedán sólo podía conseguirse con acabado Pucci.

La crítica especializada alabó las virtudes de confort y espacio interior de los nuevos Lincoln MK VI en comparación con sus contendientes de Cadillac, su principal competidor.

Este MK VI es el tercer Lincoln realizado por Neo Scale Models, tras el Continental MK V y el Towncar, modelos que también se ofrecen bajo la marca American Excellence, para la que Neo fabrica sus piezas para su venta en el mercado norteamericano. Este MK VI cuenta con el nivel habitual de calidad de los coches americanos de Neo y destacamos la gran profusión de piezas en fotograbado que adornan su carrocería. El color elegido es particularmente elegante y propio de este coche en la vida real. Uno de los elementos que más llaman la atención es la fina reproducción de los tapacubos imitando las llantas de radios, cuyos radios se han reproducido de verdad. El uso de calcas que imitan la madera en tonos claro causa muy buen contraste con el interior burdeos.

Borgward Hansa 2400 de Neo Scale Models

El primer intento de Karl F. Borgward por crear un automóvil de lujo se llamó Hansa y posiblemente se trata del vehículo más sorprendente que haya fabricado la firma de Bremen.

El Hansa 2400 fue presentado en 1952. Se trataba de una berlina de gran tamaño con un estilo muy extravagante. Sus líneas mostraban un diseño tipo hatchback, o sea, que la línea del techo bajaba hasta la misma trasera, de este modo el coche tenía sólo dos volúmenes. El nuevo Borgward tenía un gran parecido con el recién presentado Hudson Super Wasp, además de otros coches con diseño 'stepdown' de la propia Hudson, como el Hornet y el Commodore, o el Nash Ambassador. También guarda cierto parecido con el Ford Vedette y con algunos modelos de Tatra. Su rasgo más representativo estilísticamente hablando eran las cuatro puertas con apertura contraria al sentido de la marcha.

Mecánicamente, el Hansa iba equipado con una versión extragrande del motor Borgward de cuatro cilindros que cubicaba 2.400 cc. Erogaba una potencia de 82 cv que permitían alcanzar los 150 Km/H. Más tarde se incluyó una versión potenciada hasta los 100 cv.

La lista de extras del Hansa era perfectamente equiparable a la de cualquier sedán delujo, de este modo destacan elementos como un sistema de aire acondicionado que dividía el coche en sectores y que cada pasajero controlaba a su gusto, mechero, ventanillas que se ocultaban en las puertas por completo al bajar o un sistema para sacar la rueda de repuesto sin necesidad de abrir y vaciar el maletero.

Un año después de su presentación se incorporó una versión de carrocería con batalla larga de diseño más convencional, especialmente dirigida a coches de cortesía. En 1955 el sedán hatchback fue retirado del mercado y hasta 1959 el Hansa sólo se ofrecía con la carrocería Pullman. En seis años sólo se vendieron 1.032 unidades. Estas pobres cifras de ventas suelen argumentarse en una pobre calidad de fabricación del modelo, siendo sus frenos su principal punto débil. Además, el Hansa militaba en un segmento muy complejo, encontrándose una competencia especialmente dura en otros fabricantes alemanes como Mercedes y Opel.

Tal y como acreditan las imágenes, Neo Scale Models ha hecho un gran trabajo con este Borgward. Si fabricantes como Minichamps y Norev han optado por reproducir el modelo Isabella de la firma de Bremen, quizás el más famoso de todos, Neo ha optado por algo diferente y nos ofrece modelos menos conocidos aunque quizás más interesantes de la casa Borgward, como los Arabella y P100 que ya mostré en su día, o este Hansa, que representa una versión sedán hatchback de 1953-1955. Es indiscutible que lo que más llama la atención en esta miniatura es la precisión con la que se han reproducido los elementos ornamentales de su exterior, como los anagramas, los diminutos faros traseros, el gran emblema de Borgward de la parrilla, las llamativas matrículas o las faldillas de las ruedas traseras, con el anagrama de la marca.

sábado, junio 05, 2010

Mercedes O321H de Minichamps

Casi 30.000 unidades vendidas a lo largo y ancho del mundo hacen que el O321H de Mercedes sea considerado como "el campeón del mundo de los autobuses". Nunca antes un autobús había alcanzado tanto éxito dentro y fuera de la fronteras de su país.

El 6 de diciembre de 1954 se presenta en la planta de Manheim de Mercedes el nuevo autobús, el O312H, que venía s sustituir al O6600H. Su principal novedad era su sistema de construcción, semi integral, la carrocería iba fuertemente soldada a un chasis muy resistente, esto permitía también que otras empresas pudieran comprar el conjunto chasis-motor desnudo con vistas a un carrozado personalizado.

El modelo estándar, entiéndase como los que salían completos de la factoría, se vendía en dos versiones, transporte urbano, fácilmente reconocible por su puerta delantera plegable hacia dentro, y el turismo, con portón deslizante detrás del eje trasero y techo solar. En 1957 Mercedes lanza una carrocería más larga de 10,4 metros por los 9,2 del H, así el número de pasajeros se incrementaba de 37 a 45. De 1954 a 1962 se ofrecía con un motor OM321 de seis cilindros y 5,1 litros de 110 cv de potencia, y desde 1962 a 1970 fue sustituído por el OM322 de 5,7 litros y 125 cv. Ambos con cajas de cambio de cinco velocidades sincronizadas.

Además del enorme éxito que tuvo en Alemania, el O321H también se vendió en países de los cinco continentes, siendo Grecia, Brasil y Argentina los que acapararon más pedidos de Manheim. Además de las versiones estándar, también se vendían en kits para ensamblaje e incluso como chasis desnudos para ser carrozados por especialistas de los países de destino. hasta se llegaron a ver configurados como casas rodantes.

Hoy presentamos uno de los muchos O321H que tiene Minichamps en su catálogo, concretamente se trata de un ejemplar de la flota de transporte urbano de Stuttgart decorado con publicidad del popular licor de hierbas alemán "Jagermeister". Se trata de una miniatura que Minichamps ofrece en exclusiva para los concesionarios Mercedes, o sea, lo que los coleccionistas llamamos 'Dealer Edition'. En esta miniatura destacamos especialmente el rico y cuidado acabado de su exterior, donde hay muchas piezas independientes. También el interior está muy trabajado. La miniatura sigue la tónica habitual de los industriales de Minichamps, muy llamativos aunque con algunos toques que los hacen un tanto inferiores a sus homónimos de Schuco, como los faros traseros y los cercos cromados de las ventanas simplemente pintados, no obstante se trata de una miniatura muy apetecible, que gustará a cualquier coleccionista de industriales clásicos y que puede encontrarse por un precio bastante competitivo para lo que suelen costar.