domingo, marzo 09, 2014

De Tomaso Longchamp de Matrix Scale Models





Conocedor del éxito, pero también del trabajo duro, del sacrificio y de empezar desde cero, Alejandro de Tomaso logró hacerse con un nombre en el mundo de los automóviles deportivos. Llegado a Italia desde Argentina y tras unos años de trabajo para los hermanos Maserati en su proyecto OSCA, De Tomaso puso en marcha su propia compañía de autos deportivos, que gracias a su tercer modelo, el Pantera de 1970, se ganó a pulso un lugar junto a la élite de los autos más exclusivos del mundo.

Los buenos resultados del Pantera hicieron creer a De Tomaso que era posible diversificar el producto. En 1971 vio la luz el Deauville, una gran berlina que copió el estilo y la filosofía del Jaguar XJ6, quizás el auto que mejor mezclaba la elegancia señorial propia de los grandes sedanes con el carácter y las prestaciones de un deportivo. Un año después el italoargentino hizo exactamente lo mismo, aunque en esta ocasión el modelo a imitar era el Mercedes 450 SLC.

De este modo, el gran protagonista del stand de De Tomaso en el Salón de Automóvil de Turín de 1972 fue un elegante coupé 2+2 denominado Longchamp, en honor a la localidad de la provincia de Buenos Aires de donde Alejandro de Tomaso era oriundo.

Tomando como base el chasis recortado del Deauville, el diseño fue encomendado a la empresa Ghia, concretamente al prestigioso diseñador Tom Tjarda -hijo del mítico John Tjarda, artífice de las líneas del precioso Lincoln Zephyr de los 40-, con el que De Tomaso ya había trabajado en el diseño de sus anteriores productos. Si bien Tjarda con el Deauville se ciñó al plan de De Tomaso de inspirarse en el Jaguar XJ6, en esta ocasión el diseñador tomó como base uno de sus prototipos, el Lancia Marica, pese a que De Tomaso se había fijado en el Mercedes 450 SLC como "referente".

La fabricación del Longchamp se desarrollaba en dos fases, Ghia ensamblaba las carrocerías y la parte mecánica e interior se terminaba en Módena, en la propia planta de De Tomaso. Al igual que el Deauville, el Longchamp empleaba el motor Ford Cleveland V8 de 5,7 litros con 330 cv de potencia al principio y 290 después. En 1980 se presentó en el Salón de Turín la versión GTS de altas prestaciones, con aditamentos esteticos deportivos, como pasos de rueda ensanchados, defensas en el mismo color que la carrocería o llantas Campagnolo, así como una caja de cambios manual ZF de cinco velocidades frente a la estándar automática Ford C6 Cruise-O-Matic de tres. Igualmente se presentó una versión descapotable denominada Spider, realizada por Carrozeria Pavesi de Milán.

Pese a que el éxito del De Tomaso Longchamp fue discreto, de hecho nunca estuvo a la altura de sus rivales en términos de calidad de fabricación y prestaciones, De Tomaso se sintió tan orgulloso de su coche que cuando compró Maserati a Peugeot cuando ésta adquirió Citroen, literalmente fabricó un Longchamp al que montó el V8 de Maserati, naciendo así el Kyalami.

Matrix Scale Models, la marca de miniaturas fundada por Jaap Van Dick, el a su vez fundador de Neo Scale Models, sigue dando pasos de gigantes pese a su corta andadura y sorprende al mundo de los coleccionistas tanto por la calidad que ofrece como por los modelos que escoge para su reproducción. Así pues hoy os muestro el segundo modelo de este fabricante que añado a mi colección, una excelente miniatura de un De Tomaso Longchamp 1ª Serie. Realmente se trata de una miniatura con un acabado extraordinario, cosa que vemos bien en detalles como el color elegido y su contraste con el interior o los logos de 'Pirelli' en los neumáticos. Creo que estamos ante una miniatura que además gozará de una buena acogida por el público, dado que desde que Alezan realizó su Longchamp, a precio aquilatado, los coleccionistas llevan mucho tiempo esperando uno, encontrándose ahora con una magnífica reproducción aunque juega en su contra su precio, algo más alto que los Neo.

No hay comentarios: