lunes, abril 29, 2013

Pierce-Arrow Silver Arrow de Ixo





 Pierce-Arrow era un fabricante norteamericano que desde sus inicios supo ganarse un puesto en el segmento de los coches de lujo y prestigio. Tras ser adquirida en 1933 por un consorcio de hombres de negocios de Buffalo, el vicepresidente de la compañía encargó al diseñador Philip Wright, íntimo amigo suyo, el diseño de un coche especial para la Feria Mundial de Chicago. Dado el carácter innovador y futurista de este tipo de eventos, el coche debía adaptarse bien a la idiosincrasia del mismo.

Conocido popularmente con el lema 'El coche de los años 30 diseñado para los años 40' el Pierce-Arrow Silver Arrow vio la luz como un automóvil con un aspecto muy adelantado a su tiempo destacando su elegante y sobrio diseño en forma de lágrima y con las ruedas carenadas en vez de ir colocadas en aletas independientes, recurso estético que aún no se veía en los coches de calle. El interior era muy lujoso y contaba con sus propios instrumentos para los viajeros de los asientos de delante y para los de los asientos de atrás.

Bajo el capó montaba un enorme motor V12 de site litros de cubicaje cuya potencia se estimaba en 235 cv. Su diseño aerodinámico le posibilitaba alcanzar altísimas velocidades. En total se construyeron cinco ejemplares que fueron encargados por acaudalados propietarios que los compraron tras verlos en exposición, pero nunca se llegó a la fabricación en serie. Hoy sólo sobreviven tres.

El fabricante Ixo con su serie 'Museum' ha logrado reproducir en escala 1/43 y con un excelente acabado un fantástico elenco de automóviles de la 'Edad de Oro' y no podía faltar el futurista y aerodinámico Silver Arrow. La miniatura es especialmente llamativa por su imponente tamaño y una terminación muy elaborada y precisa, al igual que las formas de su molde. 

No hay comentarios: