lunes, abril 29, 2013

Daimler Double Six 50 Córsica DHC de Ixo





La simple pronunciación del nombre Daimler nos hace evocar el amanecer del automóvil, la época de los valientes pioneros que creyeron con valentía en un medio de transporte que diera al hombre la posibilidad de la total autonomía de movimiento y poder viajar allá donde quisiera. Daimler es una de las más vetustas marcas de la historia y tiene su origen en Gran Bretaña, fabricando bajo licencia los ingenios mecánicos de uno de los inventores del automóvil, Gottlieb Daimler, lo que inmediatamente captó la atención de las mismísima realeza británica, ganándose de manera inmediata el sello 'By Appointment' que caracteriza al exclusivo elenco de los proveedores oficiales de la Casa Real Británica.

Llegada de la década de los 20 Daimler vivía un momento muy dulce en su historia con la producción de un buen elenco de coches. No obstante la aparición del Phantom de Rolls Royce hizo que el capo de Daimler, Sir Lawrence Pomeroy, decidiera plantar cara a la casa que hacía gala de fabricar 'El mejor automóvil del mundo'. Para ello comenzó con la construcción de un nuevo motor, de este modo unió dos unidades 25/85 de seis cilindros dando lugar a un monstruoso V12 de siete litros. Eran los tiempos en que los fabricantes competían por hacer la mayor de las mecánicas, con el mayor número de cilindros, la cilindrada más alta y la potencia más descomunal. Finalmente, la complejidad del motor 50 de 12 cilindro, cuyo funcionamiento de cada unidad de seis cilindros era independiente, provocó que no muchos compradores se interesaran por un auto así, por eso apenas se vendieron 10 Daimler con este motor, cada uno con su propia carrocería personalizada, tal y como debe ser en un coche de estas características.

El modelo que nos ocupa es el chasis número 30661 fabricado en 1931. Se trata del automóvil que encargó Richard Owen con una espectacular carrocería Drophead Coupé hecha por Córsica, que además tiene una peculiaridad pues equipaba un chasis extra bajo construido por Thomson & Taylor. Su motor erogaba una potencia de 150 cv. Llama especialmente la atención cómo el espectacular y llamativo diseño del Córsica DHC se desmarca bastante del aspecto habitual de los autos británicos, siempre con estilos más sobrios.

Nos encontramos ante unas miniatura realizada por Ixo, quizás el fabricante de miniaturas diecast más popular que existe en estos momentos dado que es también quien reproduce los modelos que se incluyen en los coleccionables de kiosco. En este caso se trata de un modelo de su prestigiosa serie 'Ixo Museum' dedicada a coches de la denominada 'Edad de Oro'. El modelo de diecast es especialmente llamativo y cuenta con muy buena calidad. Pese a sólo conocer el automóvil original por fotos vemos que la reproducción de Ixo está muy lograda. El acabado es muy bueno y en él vemos detalles de gran calidad como las llantas de radios hechas con material fotograbado y multitud de piezas independientes. Sólo me chirría el desproporcionado tamaño del emblema sobre el capó, que si bien el diseño es correcto, nos parece que afea un poco un conjunto realmente bueno, por lo demás, una estupenda miniatura que luce y llama la atención con mucha facilidad.

No hay comentarios: