sábado, mayo 14, 2011

Alpina B7 S Turbo Coupé de Spark

Burkard Bovensiepen funda en 1965 la empresa Alpina en el distrito de Ostallgäu, en Baviera. Desde el primer momento su actividad se basó en la preparación de modelos de BMW, tanto en el aspecto mecánico como en la mejora de su equipamiento hacia una mayor exclusividad. Su primer trabajo lo realizó sobre el BMW 1500, a cuyo motor dotó de un nuevo doble carburador de fabricación propia. Los resultados fueron tan buenos que hasta la propia BMW ofreció para los Alpina garantía de fábrica en cuanto al mantenimiento.

Entre 1968 y 1977 la marca se volcó en la competición, especialmente en los campeonatos de turismos europeos. James Hunt, Niki Lauda, Brian Muir, Jacky Ickx, Harald Ertl, Derek Bell o Hans Stuck cosecharon victorias y campeonatos a bordo de coches BMW Alpina. En 1978 la marca abandona las carreras para centrarse en la producción de coches de calle.

En 1975, Alpina cuenta con una red de concesionarios en Alemania y agentes en Reino Unido y en Suiza. En 1978 todos sus modelos incorporan inyección electrónica, siendo el primer fabricante del mundo en hacerlo. Entre estos coches destacó especialmente uno, el B7 Turbo Saloon, basado en el Serie 5 E12 y que gracias a sus 300 cv fue la berlina más rápida del mercado.

En mayo de 1982 el B7 Saloon finaliza su producción y desde Alpina planeaban ya un nuevo lanzamiento. En esta ocasión se partió de la base del BMW Serie 6 E24 y sería aún más exclusivo, con una producción de 30 ejemplares en vez de 60.

El motor de seis cilindros y 3,5 litros turboalimentado rendía 330 cv contra los 300 del Saloon y montaba la misma caja de cambios ZF de cinco velocidades del BMW M5. El coche era extremadamente rápido, hacía el 0 a 100 en 5,4 segundos y alcanzaba los 260 Km/H. Las mejoras de Alpina también afectaban a los frenos, las llantas y las ruedas. En el plano estético, el B7 S Coupé lucía los logos de Alpina en ambos lados del coche y en faldón delantero, aparte de las leyendas traseras.

Spark viene ofreciendo desde sus inicios miniaturas de modelos de coches preparados, sobre todo Porsche (Ruf, Gemballa, Tech Art), y este año ha inaugurado una nueva línea dedicada a Alpina, estrenándola con el B7 S Turbo Coupé, lo que quiere decir que tenemos una nueva miniatura del BMW Serie 6 E24. Con el modelo en la mano hemos de decir que se trata de un molde realmente bueno y proporcionado que, bajo mi punto de vista, supera al único que teníamos hasta ahora, el de Minichamps. A esto hay que añadirle unos acabados realmente espectaculares, destacando un genial trabajo de carrocería con los logos de Alpina. Por supuesto, no nos faltan los clásicos detalles en material fotograbado. El interior también está más que a la altura y destaco los llamativos y pecualiares asientos de tapizado en cuadros escoceses tan propios de los 70. No obstanta deberemos estar atentos, pues próximamente aparecerá en el mercado una nueva miniatura del Serie 6 E24, esta vez de manos de Auto Art, por lo que la pugna por ver el mejor E24 en 1/43 está más que servida. Igualmente seguiremos a la espera de nuevos Alpina por parte de Spark.

No hay comentarios: