martes, enero 24, 2017

Chevrolet Special Deluxe Cantrell Station Wagon 1941 de Neo Scale Models







Las carrocerías que en castellano estamos acostumbrados a denominar 'familiar' y que en el mercado internacional son conocidas como 'station wagon' existen desde los primeros años del automóvil y tienen su origen en los Estados Unidos. Pese a que la Ford Motor Company inició en aquellos lejanos tiempos la producción en cadena con su Ford T, en la inmensa mayoría de los casos la construcción de estas carrocerías, entonces conocidas como 'huckster wagon', 'estate wagon' o 'suburban', eran confiadas por los fabricantes a un especialista. 

Tenían la particularidad de estar realizadas en madera con el fin de ahorrar el alto coste que suponía la cantidad de metal extra que demandaba un vehículo carrozado de esta forma, es por eso que a este tipo de autos también se les conocía popularmente como 'woodies'. Entre los especialistas en la construcción de carrocerías de madera tipo 'station wagon', uno de los nombres de referencia es la compañía JT Cantrell, de Huntington, Nueva York.

Joseph Theodore Cantrell fue el primero en construir una carrocería familiar de madera, lo hizo en 1915 sobre la base de un Ford T y se denominó 'Depot Wagon'. En 1941 JT Cantrell se ocupó de la construcción del 15 por ciento de las versiones 'station wagon' de Chevrolet, el denominado Special Deluxe. En total fueron unas 300 unidades. GM también subcontrataba aquel año este trabajo a otros especialistas como Ionia o Hercules.

El Chevrolet Special Deluxe de 1941 era fácilmente reconocible por su nuevo frontal rediseñado, obra de Harley Earl, donde la calandra, grupos ópticos, intermitentes, parachoques y cromados eran nuevos y muy similares a los de su hermano más lujoso Buick. En relación a la berlina, el station wagon aumentaba considerablemente el espacio de carga así como la capacidad de viajeros, gracias a una tercera fila de asientos.

Los modelos Master Deluxe y Special Deluxe de 1941 fueron una sensación desde el primer momento de su irrupción en el mercado. El motor de seis cilindros y 3.5 litros -216 ci- tipo Blue Flame, que fue apodado también 'Victory Six', fue optimizado para ofrecer 90 CV y contrarrestar la competencia del Ford V8 de 85 CV. El cambio era manual de tres velocidades.

En plena II Guerra Mundial, los Estados Unidos, dentro de una "cómoda" posición al no vivir en su suelo patrio el conflicto armado, se centró en la producción militar, tal y como declaró el presidente Roosevelt, "el arsenal de la democracia". Ello provocó una importante inflación de los precios. Con todo, la mayoría de los americanos seguían trabajando y pese a que esta inflación, los automovilistas percibieron el nuevo Chevrolet como una ganga, por lo que sus ventas fueron todo un éxito. Aparte de la versión station wagon, el Special Deluxe se vendió con carrocerías sedán, coupé y convertible.

Mi pequeña familia de 'woodies station wagon' de Neo Scale Models crece un poco más gracias a la reciente incorporación del precioso Chevrolet Special Deluxe del 41, una miniatura que salió al mercado a lo largo del pasado año 2016 y que pertenece a una serie de este fabricante de miniaturas denominada 'Deluxe', que se diferencian del resto de modelos de Neo por tener un acabado ligeramente superior y estar presentados en unas cajas más grandes con el nombre del modelo del coche real en una plaquita metálica. El modelo es de una realización magnífica, correcto en formas y proporciones y con un acabado que destaca por su rico detallado y el profuso empleo de piezas de fotograbados. Un modelo que no puede faltar entre aquellos coleccionistas de clásicos americanos y que dentro de esta temática, dedican un buen espacio a los 'woodies'.

domingo, enero 22, 2017

Iso Grifo IR8 7 Litri Can Am de Neo Scale Models








En 1970 el Iso Grifo recibe una serie de cambios estéticos desde su aparición cinco años antes. Su frontal fue completamente rediseñado y la parrilla dividida con dobles grupos ópticos dio paso a una de estilo más aerodinámico con faros semi ocultos. También se incorporaron llantas de aleación de nuevo diseño. 

Las primeras unidades fueron equipadas con una nueva especificación del motor Chevrolet, pero a partir de 1972 las relaciones entre Iso y la marca americana que le suministraba las mecánicas se empezó a deteriorar, por lo que la firma llegó a un acuerdo con otro fabricante norteamericano, en este caso la Ford Motor Company.

La nueva generación Iso Grifo, denominada ahora IR8, montó mecánicas Ford, concretamente los Boss 351 también conocidos como Cleveland y, su buque insignia, el modelo 7 Litri, fue equipado con un descomunal V8 de 7,7 litros que erogaba 420 cv de potencia, el cual le permitía una velocidad punta de 300 Km/H, el coche seguía mirando de tú a tú a los todopoderosos Ferrari Daytona y Lamborghini Miura tal y como había hecho su antecesor, la primera generación con mecánica Chevrolet 427. 

El tamaño del nuevo motor del óvalo azul obligó a rediseñar el capó y se le instaló una cúpula rectangular que incluía toma de aire. Esta versión fue conocida como Can Am, pues el motor que empleaba era usado en los autos de dicha competición norteamericana. El interior permaneció prácticamente igual, con profusión de cuero, adornos en madera y el clásico volante Nardi de tres radios.

El nuevo Grifo 7 Litri Can Am no resultó tan rápido como su antecesor con motor Chevrolet, no obstante, sus pocos propietarios destacaron su comodidad al volante pese a ser un auto tan brutal. La segunda generación del Grifo 7 Litri sólo estuvo en producción dos años y en 1972 se interrumpió su producción. Dos años después y motivado especialmente por la crisis del petróleo, Iso SPA cerraba sus puertas como fabricante de coches deportivos.

El fabricante Neo Scale Models cuenta con una nutrida representación de reproducciones de coches de la extinta casa italiana Iso. En esta ocasión presento en el blog un Grifo de la segunda serie o IR8, en su versión más extrema, el 7 Litri o Can Am, un coche que hasta ahora no tenía miniatura en 1/43, por lo menos en marcas de gran difusión fácilmente localizables para los coleccionistas. El Grifo de Neo está muy bien terminado, con un molde muy logrado y gran profusión de adornos y piezas independientes.Su color hace un contraste muy bueno con los elementos de plástico negro y los cromados.

domingo, enero 15, 2017

Lincoln Zephyr Coupé 1937 de Neo Scale Models






No todos los coches de los que se dijo que eran "adelantados a su tiempo" tuvieron una vida longeva, más bien lo contrario. A finales de la década de los 30 diversos fabricantes de los Estados Unidos comenzaron a experimentar con los denominados diseños 'streamlined' o aerdinámicos, tendencia que venía plasmándose también en el mobiliario, los electrodomésticos y la arquitectura. Gente como Cord, Chrysler o Hupmobile aplicaron estos principios a sus coches y los resultados no fueron los esperados. 

Esta corriente estilística se distinguía principalmente por la integración de los guardabarros en la carrocería y la total profusión de líneas curvas que, teóricamente, incrementaban el coeficiente aerodinámico de los coches mejorando su eficiencia y prestaciones. Pero también provocó que estos diseños resultaran, dicho sin ambages, "feos" ante los ojos de los automovilistas dentro de un mercado altamente conservador en lo que al coche se refiere como es el estadounidense. Sólo un coche de esta clase logró un éxito razonable.

A finales de 1935 Lincoln presentó el prototipo de un coche de medio tamaño que debía cubrir el hueco entre el Ford V8 y los grandes y lujosos Lincoln K-Series. Tenía un diseño muy llamativo y moderno que destacaba por su parabrisas de perfil bajo, los guardabarros y parachoques integrados y líneas aerodinámicas. Fue este último factor el que motivó su denominación, Zephyr, en relación al término griego 'Zephyrus', la deidad mitológica que representa al viento del oeste, viento fresco y agradable asociado al buen tiempo.

El diseño de la carrocería con forma de gota y de estilo 'Art Deco' fue encomendado a John Tjaarda y Eugene Gregory. El Zephyr fue equipado con un motor V12 de nuevo cuño desarrollado tomando como base el V8 Flathead de Ford. Cubicaba 4.7 litros y erogaba 110 CV de potencia. El coche se presentó en el New York Motor Show de 1936, siendo el primer auto de la Ford Motor Company con construcción monocasco.

Estaba disponible con tres tipos de carrocería, sedán, coupé y descapotable. El Zephyr tuvo la misión de ser la competencia del Lasalle de General Motors así como de la serie 120 de Packard. Pese a sus buenas cifras de ventas nunca llegó a las de estos. El propio presidente de la Ford Motor Company, Edsel Ford, quedó prendado del Zephyr. En 1941 todos los modelos de Lincoln estarían basados técnicamente en el Zephyr, incluido el mítico Continental MK I. La entrada de los Estados Unidos un año después en la II Guerra Mundial puso fin a la producción del Zephyr. 

De entre las apariciones del Lincoln Zephyr en la cultura popular, podemos destacar la del modelo descapotable de 1938 en color amarillo que conduce el Capitán Haddock en la aventura 'Las 7 bolas de cristal' del popular personaje de cómic Tintín, creado por Hergé.

El catálogo de reproducciones de autos americanos de Neo Scale Models es cada vez más amplio y completo, siendo el único fabricante de miniaturas en resina del mercado en poseer uno con tanta variedad. Una de las reproducciones más destacadas del último año fue este excelente Lincoln Zephyr Coupé de 1937 que hoy reflejamos en las páginas de 'El Kekomóvil'. El modelo cuenta con un molde correcto en formas y proporciones y el habitual acabado de gran calidad que Neo Scale Models imprime a sus creaciones. Destaca la acertada elección de la combinación de colores, muy propia de este modelo, a la par que elegante. No podemos dejar de comentar la excelente aplicación de la pintura, cuya terminación otorga un gran realismo. Otro modelo de Neo que fácilmente encontrará acomodo en la vitrina de cualquier coleccionista de clásicos americanos en escala 1/43.

sábado, enero 14, 2017

Lasalle Series 50 Coupé 1937 de Neo Scale Models






Durante las dos primeras décadas del siglo XX, Cadillac ostentó una incontestable posición de liderazgo en el segmento de los automóviles de lujo en los Estados Unidos. Esta tendencia comenzó a cambiar en 1925 cuando su principal competidor, Packard, comenzó a disputarle la plaza como marca premium favorita. Ello se debió a un hábil movimiento comercial de esta última: La diferencia de precio en el escalafón superior de General Motors, o lo que es lo mismo, entre Cadillac y Buick, era notable, y Packard supo aprovecharlo ofreciendo una nueva línea de modelos más compactos pero con su habitual nivel de lujo, potencia y distinción, que supusieron un éxito inmediato.

Esta situación fue advertida por Afred P. Sloan, entonces CEO de General Motors, que como solución lanzó una nueva división de modelos denominada Lasalle, que cubrirían el hueco existente entre Buick y Cadillac. El entonces presidente de GM, Larry Fisher, puso al frente de esta nueva división a un brillante prometedor diseñador proveniente de un distribuidor de Cadillac de California, Harley J. Earl. Del mismo modo que pasó con Cadillac, la marca Lasalle debía su nombre al explorador francés René Robert Cavelier Sieur de La Salle o Robert de La Salle, el cual exploró la zona de los grandes lagos, el río Mississipi y el Golfo de México.

La división Lasalle de General Motors comenzó a operar en 1927 y sus coches pronto de distinguieron por su estilo moderno y juvenil. 10 años después del lanzamiento de la marca hizo su aparición la popular Series 50. La apariencia moderna e innovadora que Lasalle había llevado a gala hasta entonces quedaba bien patente, destacando su imponente calandra vertical en el frente. El coche compartía la plataforma con el Cadillac Series 60, incluido el motor V8 de 5.3 litros -322 ci- y 125 CV de potencia aparejado a una caja de cambios manual de tres velocidades. 

Estaba disponible con varios tipos de carrocería, sedán cerrado, sedán abierto, Convertible y el Coupé, este último de líneas gráciles y esbeltas que lo hacían tremendamente atractivo y una competencia directa para los Packard 120 y Lincoln Zephyr. Sin quererlo, el Lasalle Coupé anticipó el concepto de 'Personal Car' que en años venideros sería tan popular en Estados Unidos. Un modelo Convertible fue empleado ese año como 'Pace Car' en las 500 Millas de Indianápolis, con el piloto Ralph de Palma al volante. la cifra de 32.000 unidades vendidas ese año supuso un sonado éxito para General Motors, aunque no pudieron superar a Packard.

La evolución posterior de la marca Lasalle no fue nada positiva, dado que al final terminó siendo una competencia directa para Cadillac. A partir de 1940, los Lasalle terminaron compartiendo carrocería con Buick y Oldsmobile y en 1941 la marca fue eliminada. Hubo un par de intentos infructuosos por resucitarla. En 1963, el prototipo del coche llamado a convertirse en el Buick Riviera recibió el anagrama 'Lasalle II', pero ello se descartó. En 1976, Cadillac lanzó un modelo de dimensiones compactas para el que se propuso el nombre de Cadillac Lasalle, pero finalmente la denominación Seville terminó imponiéndose. 

Los autos americanos de la finales de la década de los 30 y de los 40 son muy populares entre los fabricantes de miniaturas a escala que trabajan con el metal blanco. Pese a contar con un enorme catálogo de modelos americanos, Neo Scale Models tenía una presencia simbólica de modelos de esta época que poco a poco se va incrementando, y buena prueba de ello es este excelente Lasalle Series 50 Coupé de 1937, una miniatura con formas y proporciones correctas y un magnífico nivel de acabado como no cabía esperarse lo contrario de este fabricante de modelos a escala, con infinidad de detalles que le otorgan un gran refinamiento. Muy acertada la elección del color. Una réplica que no puede faltar en toda buena colección de clásicos americanos a escala que se precie.

viernes, enero 13, 2017

Maserati Sebring II de Neo Scale Models






El 23 de marzo de 1957, el Maserati 450 S pilotado por la dupla Juan Manuel Fangio y Jean Behra cruzaba en primer lugar la línea de meta tras completar 197 vueltas en la mítica carrera de resistencia de las 12 Horas de Sebring celebradas en dicho circuito del estado americano de Florida. Con dos vueltas de diferencia y en segundo lugar llegó otro auto de la escuadra del tridente, en este caso el 300 S de Stirling Moss y Harry Schell. Cinco años más tarde, la firma de Modena rendiría homenaje a esa épica gesta dando el nombre del trazado norteamericano a su nuevo modelo de calle.

Presentado en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 1962, el Sebring derivaba técnicamente del 3500 GT de 1957. Se trataba de un atractivo coupé de cuatro plazas con una sensual y esbelta carrocería de líneas clásicas obra de Giovanni Michelotti cuando era diseñador jefe de Carrozeria Vignale. Compartía con el 3500 GT el motor de seis cilindros en línea y 220 CV de potencia y suponía una competencia directa para los GT más exclusivos del momento, el Ferrari 250 GT y el Aston Martin DB4. Fue concebido al gusto americano y su principal mercado fue la exportación, de hecho fue todo un guiño hacia los potenciales compradores de este país ofrecerlo bien con cambio manual ZF de cinco velocidades, o automático Borg-Warner de tres. 

En 1963 el motor ganó 15 CV de potencia extras alcanzando los 235 CV, y en 1964 se lo dotó del motor de 3.7 litros del Mistral y 245 CV. Un año después se le aplicó un restyling estético a su carrocería, fácilmente distinguible por unos nuevos grupos ópticos frontales y paragolpes rediseñados. Las luces traseras se montaron horizontalmente al igual que en su hermano mayor, el Quattroporte. Igualmente se estrenó un nuevo motor de 4.0 litros y 255 CV de potencia. En 1968 la producción del Sebring se interrumpió al acusar el paso del tiempo, pues técnicamente estaba basado en un coche fabricado hace 11 años. Fue sustituido por el Indy, aunque ésa ya es otra historia.

El popular periodista del motor y showman, otrora presentador del exitoso programa de TV 'Top Gear' de la BBC, Jeremy Clarkson, en su lista de los 100 mejores coches colocó al Sebring en el número 77. Sea como sea, el Sebring está considerado como el último GT clásico de los 60, y es que resulta irresistible imaginarlo circulando por la Costa Azul, los Campos Elíseos o el Paso del Stelvio.

El fabricante de modelos a escala en resina Neo Scale Models no sólo cuenta con un impresionante catálogo de reproducciones de Maserati clásicos, sino que demuestra un especial talento y maestría para realizarlos. Algunos de ellos ya han pasado por este blog y hoy nuevamente tenemos otro. La miniatura corresponde a un Sebring II, o sea, un modelo post 1965, fácilmente distinguible por su frontal y trasera. La miniatura muestra una realización de matrícula de honor. Formas correctas y proporcionadas y un detallado de absoluta impresión que reproduce hasta el detalle más mínimo. Las piezas independientes y los logotipos en metal fotograbado le hacen lograr ese nivel de excelencia. Sin duda, una de las creaciones más finas que nos haya dejado Neo Scale Models hasta ahora.

miércoles, enero 11, 2017

Chrysler 300 B 1956 de Neo Scale Models






Los astros del universo se alinearon en el año 1955 para alumbrar el nacimiento del primer coche de la serie más legendaria que jamás fabricó la Chrysler Corporation. Denominado C300 -La 'C' identificaba a todos los modelos Chrysler, y 300 indicaba su potencia-, se trata de un auto del tipo 'Personal Car'. Su atractivo e imponente diseño, denominado 'Forward Look', fue obra del entonces jefe de estilo de la Chrysler, Virgil Exner, uno de los grandes nombres del diseño automotriz americano.

Exner combinó en una carrocería los elementos más llamativos de los modelos más exitosos, de este modo, el C300 lucía el frontal del Imperial, incluida su doble calandra. La sección media era la misma que en el New Yorker y los cuartos traseros provenían del Windsor. La guinda del pastel se encontraba bajo el capó, donde se hallaba el nuevo motor V8 con culatas hemisféricas, de 5.4 litros y 300 CV de potencia gracias a sus cuatro carburadores dobles. Un automóvil así captó pronto la atención del campeonato Nascar, donde el C300 corrió decorado con el lema 'The world fastest stock car' en su librea. 

En 1956 Chrysler renombra el C300 como 300 B, de este modo desde entonces los modelos 300 serían conocidos popularmente como 'Letter Series', pues cada año, el Chrysler 300 sería identificado con una letra del alfabeto. Siempre se ha dicho aquella expresión de "segundas partes nunca fueron buenas", pero en el caso del Chrysler 300 B respecto a su antecesor el C300, las expectativas mejoraron notablemente.

El 300 B mantuvo el estilo del C300, diferenciándose en un rediseño de sus aletas traseras, integradas en la carrocería y más prominentes. Nuevamente, lo más interesante latía bajo el capó. El motor V8 Hemi creció desde los 5.4 litros -331 ci- hasta los 5.8 litros -344 ci- con dos niveles de potencia, 340 y 355 CV. El 300 B fue el primer coche americano en superar el CV por pulgada cúbica de potencia específica. El 300 B se podía combinar con una caja de cambios manual de tres velocidades o una automática Torqueflite de dos.

El 300 B pudo dar el sorpasso definitivo a su antecesor gracias al éxito del piloto Carl Kiekhaefer en el campeonato Nascar del mismo año. Un total de 1.102 300 B fueron fabricados y vendidos. Cabe resaltar que Chrysler dio a su marca más modesta De Soto un modelo de altas prestaciones ese mismo año de 1956, el Adventurer, que compartía mecánica con el Chrysler 300 B. 

El fabricante Neo Scale Models añade recientemente a su catálogo esta preciosa reproducción del legendario Chrysler 300 B. Neo ya contaba con una estupenda miniatura de otro integrante de la 'Letter Series', el 300 F. La reproducción viene a tener el habitual alto nivel de calidad de las realizaciones de Neo Scale Models, con un molde correcto y proporcionado en formas y un acabado rico y detallado con numerosas piezas independientes y de metal fotograbado. Imprescindible para los coleccionistas de clásicos americanos.