viernes, febrero 19, 2016

Fiat 500 Nuova Normale Aperta 1957 de Brumm






Foto de grupo con otras diferentes versiones del 500 de mi colección.

El Fiat 500 se fabricó durante casi dos décadas entre 1957 y 1975  y en esos años se produjeron diferentes series y derivados, además de los que bajo las marcas Steyr-Puch y Neckar se construyeron en Austria y Alemania. Escribir toda su historia nos llevaría a una entrada demasiado larga y dispersa, además de llena de tópicos y lugares comunes de este coche, como que es un símbolo nacional de Italia y un mito de la automoción, por lo tanto y en aras de poder incluir en el futuro más entradas sobre otras versiones de este coche en el blog tal y como hemos venido haciendo, hoy nos centraremos en una versión concreta, el 500 Nuova Normale de 1957.

Tres meses después de la presentación del Nuova 500, Fiat introdujo dos nuevas versiones: La Economica, que era en realidad un Nuova 500 con la evolución del motor bicilíndrico que pasaba de cubicar 479 cc a 499 cc, y la 'Normale', que además de la mejora mecánica incluyó novedades en el plano estético y del confort. Una de las más importantes era la adopción de unas ventanillas de mayor tamaño que casi llegaban a la altura de las manillas de las puertas, además de nuevos ornamentos cromados en las puertas, en los costados traseros y los tapacubos. En el interior, el mando de los intermitentes se sitúa sobre la caña de la dirección, el tacómetro recibe los mismos colores que el 600 y su mismo claxon. Los pedales de freno son cubiertos de goma para mejorar su efectividad de manejo. Los modelos de 1958 reciben plásticos de revestimiento de nuevo color y el accionador del claxon en negro. El nuevo motor proporcionaba un 15 por ciento más de velocidad que permitía al 500 llegar a los 90 Km/H de máxima. Su precio era de 490.000 liras con respecto al Economica, que costaba 465.000 liras. La variante de carrocería Aperta -abierta- ofrecía una configuración semidescapotable de techo de lona que se retraía de forma similar al del Citroen 2CV y que confería un aspecto aún más alegre y juvenil al popular utilitario que Dante Giacosa diseñara.

El fabricante italiano de miniaturas Brumm es todo un clásico y es famoso por emplear el lema "100% made in Italy" como respuesta a la cantidad de marcas de modelos a escala del Viejo Continente que trasladaron su producción a China y países con mano de obra más económica. El catálogo de Brumm se compone básicamente de clásicos italianos tanto vehículos de calle como de competición, siendo Fiat la marca que más reproducen y el 500 su miniatura estrella. No hay fabricante que posea un catálogo más completo dedicado al pequeño utilitario italiano. Hoy es protagonista en 'El Kekomóvil' una reproducción del Fiat 500 Nuova Normale Aperta de 1957 en su característico color 'verde chiaro'. Sin duda lo mejor de Brumm son sus exactos y proporcionados moldes, un plus de garantía, aunque es en el detallado y en el ornamentado donde el fabricante transalpino flaquea. Si bien las miniaturas de Brumm vienen con todos sus detalles estos están realizados en plástico o con calcas lo que viene a restar puntos a la miniatura en su ejecución final si la comparamos con otros fabricantes similares que ya emplean el metal fotograbado que otorga un nivel más refinado. No estamos diciendo que la miniatura de Brumm sea mala, todo lo contrario, es muy buena, pero su acabo final es un poco basto y grosero. Y además no podemos decir que el hecho de que fabriquen a mano sea un punto a su favor, pues es muy corriente en estas miniaturas la colocación de las piezas de ornamentos desplazadas de su lugar o algo torcidas. No obstante, los modelos de Brumm gozan de un encanto especial y la adquisición de uno de vez en cuando puede suponer un punto a favor de una colección más que en contra. Eso sí, de este Cinquecento podemos destacar detalles muy simpáticos y no vistos en otras miniaturas como los asientos abatibles.

4 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Me debo un buen "500", un modelo de automóvil que no debe faltar en ninguna vitrina de un aficionado a los automóviles clásicos. Este que presentas me causa muy buena impresión, pero el que me gustaría conseguir es el de Minichamps.

El color quizás es loq ue me falla un poco, pero supongo que en vivo la cosa mejora.

Saludos!

Keko dijo...

Yo tengo el de Minichamps, es la versión L, está muy bien aunque Brumm tienen un catálogo muy nutrido con muchas variantes y colores y de calidad está muy bien sin ser un Minichamps. échate un vistazo a las versiones de Spark y Ebbro -la de Ebbro usa el mismo molde de Spark- que se encuentran por buen precio y sin duda son las mejores.

Anónimo dijo...

Interesante blog y elegante

SALUDOS

Ricard

Keko dijo...

Gracias Ricard

Saludos