miércoles, septiembre 16, 2015

Ebro B45 'Iberia' de Altaya





El Gobierno español nacionalizó la empresa Ford Motor Ibérica en el año 1954 expropiándosela a la Ford Motor Company. La marca del óvalo se estableció en España en el año 1907 con la apertura de una agencia para la importación de sus vehículos. Unos años más tarde, en 1920, se abre en Cádiz la sociedad Ford Motor Company SAE, con un capital social de 500.000 pesetas y ocupando unas naves situadas junto a la estación de ferrocarril denominada Segunda Aguada (estas naves se conocían popularmente en Cádiz como 'Bodegas Abarzuza' ya que es el negocio que más permaneció en las mismas tras la marcha de Ford a Barcelona). La planta de Cádiz produjo automóviles Ford T, camiones ligeros y tractores Fordson. En 1932 Ford Motor Company SAE se traslada a Barcelona y en 1929 pasa denominarse Ford Motor Ibérica al pasar su cotización a bolsa incluir accionario español. La actividad de Ford Motor Ibérica se interrumpió en la Guerra Civil y Ford pudo medio recuperarla a principios de los 50, pero ya no era lo mismo. El nuevo Gobierno surgido tras la Guerra y sin apenas apoyo exterior emprendió una política económica basada en la autarquía y el autoproteccionismo, por lo que llevó a cabo diversas nacionalizaciones de empresas privadas, entre ellas la Ford Motor Ibérica en el año 1954, que pasó a denominarse Motor Ibérica.

La nueva empresa pública inicia su andadura con la misma actividad que antes, la producción de camiones ligeros y tractores, siendo su primer producto el Ebro B35 de 1961, un pequeño camión basado en gran parte en el Ford Thames Trader británico (estética y mecánica). La denominación Ebro, en relación a uno de los ríos más importantes de España, viene a mantener la tradición iniciada por la Ford -en ese caso Ford GB- que llamó a sus camiones Thames -Támesis-, en alusión al popular río que atraviesa Londres.

Un año más tarde, en 1962, Motor Ibérica lanza un nuevo camión de chasis largo basado en el B35, el B45, que no era más que una evolución natural del anterior. Su capacidad de carga se veía aumentadas hasta las 5,3 toneladas desde las 3,8 del B35. El motor seguía siendo el mismo, un diésel de cuatro cilindros con 3,7 litros de cilindrada y 70 cv basado en la mecánica Ford Thames. Su tamaño compacto y su buena capacidad de carga, unido a una excelente maniobrabilidad, hicieron del Ebro B45 un camión muy demandado por las administraciones públicas, sobre todo por Ayuntamientos, para los distintos servicios que prestaban (basura, Bomberos, Policía). Los transportistas del sector de la alimentación también tuvieron especial predilección por el Ebro.

La versión más peculiar y también popular del Ebro B45 es sin duda la tractora de chasis recortado a la que se le acopló un remolque de plataforma carrozada para el transporte de pasajeros al estilo autobús que fue encargado por Iberia Líneas Aéreas Españolas y que prestó servicio en el Aeropuerto de Barajas (hoy Adolfo Suárez-Barajas). Este impresionante y vistosos vehículo se dedicaba a transportar a los viajeros desde la terminal al avión y viceversa y se le conocía como 'La Jardinera'.

La colección 'Camiones Articulados' que lanzase la editorial Altaya hace unos meses ha tenido entre los coleccionistas españoles una excelente aceptación. En el blog he mostrado dos de sus lanzamientos, el Pegaso 'Mofletes' con remolque cisterna de 'Campsa' y el Unic portacoches.  Hoy presento la que bajo mi opinión va a ser una de las grandes joyas de esta colección, la reproducción del Ebro B45 de Iberia conocido popularmente como 'La Jardinera'. Como puede verse en las fotos la miniatura cuenta con una realización muy buena. El molde y las proporciones de la tractor son muy buenas así como su acabado. En relación al remolque, hay que decir que tiene una serie de imperfecciones con respecto al original en lo que al diseño de las puertas se refiere, pero son fallos que pueden perdonársele. Sin duda Altaya, que no olvidemos basa sus colecciones normalmente en miniaturas Ixo, ha realizado un muy buen trabajo y ha puesto al alcance de todos los coleccionistas españoles y a un precio muy competitivo una miniatura de un vehículo clásico del transporte nacional.

5 comentarios:

SEAT PC dijo...

Excelente este Ebro de la colección de camiones articulados, recuerdo que uno de los nuestros Joan, se volvió loco para hacerse uno él solo; lo cual le dio mas merito si cabe.

En esta ocasión Altaya se ha anotado un tanto y que como bien nos muestras tú con la foto de familia quedan de lujo


Saludos

Keko dijo...

Gracias Pau por tu nueva visita y comentario. Yo no soy mucho de miniaturas de coleccionables de kioscos, pero con los camiones he hecho algunas excepciones y seguro que alguno más cae. Para mi, esta es la mejor entrega de todas por su originalidad.

Saludos

A.Sivianes dijo...

Para mí también es de los buenos y ya me hice con él, prontamente espero presentarlo en el blog.
En general me gusta pero encuentro al modelo más vistoso que otra cosa. Creo que el Scania de Tradisa (que también tengo) está más trabajado.

En todo caso merece la pena conseguirlo, es una pieza muy "nuestra".

Saludos!

Alejandro T. dijo...

Hola, buenas tardes. En primer lugar felicidades por el blog, es muy bueno. En segundo lugar, recientemente he adquirido la furgoneta DKW de Iberia que acompaña al Ebro (que espero tener tener pronto) y querría saber qué función hacía en el aeropuerto. Saludos!

Keko dijo...

Hola Alejandro

Realmente la furgoneta de Altaya debía ser un minibús todo acristalado y según leí en su día era el transporte para las tripulaciones de los aviones.

Saludos, gracias por tu visita y que llegue pronto el Ebro, es una miniatura muy interesante.