miércoles, junio 06, 2012

Ford Gran Torino Sport 1972 de American Excellence

 La Ford Motor Company puede presumir de haber creado coches realmente icónicos, como son el T, el Thunderbird o el Mustang, por sólo citar unos ejemplos. En cambio otros modelos suyos, no menos excepcionales, han cobrado fama gracias a otros factores indirectos aunque no por ello menos importantes. Es el caso del Torino, un automóvil de la gama medio-alta de la firma del óvalo cuya aparición en el cine y en la TV los hizo muy populares, como es el caso del modelo 1972, que gracias al gran actor y director Clint Eastwood fue el protagonista de una excelente película que precisamente lleva su nombre, 'Gran Torino'.

La gama 1972 del Torino tenía un estilo muy continuista respecto a la generación antecedente pero era muy elegante y agresivo. Lo que más llamaba la atención era su parrilla frontal ovalada y con rejilla de estilo 'cartón de huevos'. El periodista del motor Tom McCahill llegó a definirla como "la boca abierta de Namú, la ballena asesina'. Otro detalle llamativo era la toma de aire 'Direct Air' para ventilar el motor. El diseño era de tipo 'Coke Bottle', con un morro muy largo que contrastaba con una zaga compacta. También se incorporaron nuevas manillas para las puertas integradas.

La gama de motores disponible comenzaba con un seis cilindros 4,1 litros (250 ci), seguido de los V8 Windsor de 4,9 y 5,8 litros (302 y 351 ci), el Cleveland 5,8 litros (351 ci) y 335 Series de seis litros (400 ci) y el Cobra Jet 428 de siete litros, con el sello de inconfundible de la empresa de Carroll Shelby. Podían elegirse dos cambios manuales de tres y cuatro velocidades y un automático de tres.

Con gran alegría y satisfacción muestro una miniatura que tenía muchas ganas de recibir, el Ford Gran Torino del 72 como el que conducía Walt Kowalsky en la extraordinaria película 'Gran Torino', del, y valga la redundancia, gran Clint Eastwood. Este modelo está realizado por Neo-American Excellence y viene a engrosar el nutrido y variado catálogo de autos americanos 1/43 de esta marca. El modelo cuenta con el acabado habitual y es una pieza especialmente cuidada y llamativa, donde uno no se aburre de mirar sus muchos detallitos. Está disponible en dos colores, rojo y este dorado-amarillo que es una edición limitada a 300 ejemplares. Es una miniatura muy recomendable para todos los coleccionistas pues es un coche que ahora se ha puesto de moda gracias al mencionado film. Pero como los fabricantes de miniatura suelen pecar de poca originalidad, se dice que Ixo anuncia una versión en diecast que venderá con su marca Premium X, miniatura a la que habrá que estar atentos. Con todo, he aquí el único Gran Torino del 72 que hoy por hoy tenemos en la escala 1/43.