jueves, agosto 09, 2007

Peugeot 404 Cabriolet y Coupé de Minichamps












El 404 de Peugeot ha pasado a la historia del automóvil como uno de los mejores modelos de la firma del León. Mecánicamente era robusto y fiable y, estéticamente era muy atractivo. Siempre ha sido norma en la casa del León que en su gama de productos haya derivados de índole más exclusiva y deportiva de sus berlinas, normalmente muy burguesas y sobrias. Y el 404 no iba a ser una excepción de esta norma, pues posiblemente sus versiones Cabriolet y Coupé hayan sido de los modelos más atractivos de Peugeot. 

En el Salón de París de octubre de 1961 fue presentado el 404 Cabriolet con un precioso diseño de Pininfarina. Hay que reseñar que la colaboración entre el estudio de diseño transalpino y la marca del León simpre ha sido muy fructífera. Pininfarina había diseñado también el 404 berlina, que guardaba una gran similitud con otros coetáneos de la época que también habían surgido de su lápiz, casos del Fiat 1800/2100/2300 -Seat 1500 en España-, Austin Cambridge, Morris Oxford o Lancia Flaminia. 

Resulta más que curioso y siempre en contra de la tónica habitual que Peugeot presentó el 404 Coupé un año después que el Cabriolet. Ambas versiones se equiparon con el motor 1.6 litros de cuatro cilindros, pero dotado del sistema de inyección mecánica Kugelfischer. El Cabrio fue un coche muy demandado por las damas y su línea lo asemejaban al Fiat 1600 Spider y al Ferrari 250 GT Cabriolet. 

La versión Coupé llegaría seis meses después. Su rasgos también le hacían parecerse a otro modelo de la firma del Cavallino, el 250 GTE 2+2, sobre todo los faros delanteros y el conjunto trasero de la caída del cristal junto con la zaga. El modelo recibió el sobre nombre de 'Gran Turismo Discreto'.

Recién presentados por Minichamps, la marca teutona le hace la réplica a su contendiente francés Norev, que también presentó hace no mucho sus 404 Cabriolet y Coupé. Minichamps tenía una dura tarea porque el trabajo de Norev había sido muy bueno, aunque el molde del Coupé les hubiese quedado con las ventanillas demasiado pequeñas, dándole aspecto de blindado. Minichamps ha emitido un Do de pecho y sus 404 han salido verdaderamente preciosos. De entrada se han presentado dos colores muy habituales en cada versión. Llama mucho la atención el rico decorado exterior de ambos, sobre todo en lo que a cromados y piezas independientes se refiere, como los faros, matrículas, anagramas y emblemas. Es una pena también que las versiones de Minichamps sean las mismas que las de Norev, y no se hayan decantado por un segunda serie. Por lo demás, dos nuevos tesoros que afianzan un poco más a Minichamps en el camino de las miniaturas de coches franceses.

No hay comentarios: